Tarragona pospone los Juegos del Mediterráneo a 2018
  • La falta de presupuesto es el principal motivo argumentado por las autoridades gubernativas de la ciudad para retrasar hasta el año 2018 la disputa de un evento en el que la ciudad se da de plazo un año para organizarlo




No hay dinero. Así de contundente se mostraba Josep Fèlix Ballesteros, alcalde de Tarragona y a su vez, presidente del Comité Organizador de los Juegos del Mediterráno, que en una rueda de prensa anunció que los mismos se pospondrán hasta el año 2018 debido a la falta de recursos económicos de la ciudad destinados para este fin.

Tarragona pospone los Juegos del Mediterráneo a 2018



De este modo, los Juegos  se celebrarían, siempre dicho regidor, entre el 22 de junio y el 01 de julio de 2018, una decisión que ha sido apoyada por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ya que la competición "tiene la suficiente trascendencia como para que todas las instituciones que participan en la misma a nivel organizativo se tomen un tiempo y consigan que su celebración sea un verdadero éxito para España".

En una multitudinaria rueda de prensa en la que estuvo acompañado del presidente del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco, Ballesteros defendió que no se ha cuantificado cuál será el coste de dicho aplazamiento aunque defendió la medida como "buena porque los trabajadores dispondrán de un año más de contrato".

Ridículo


Con el acuerdo alcanzado, Tarragona 2017 pasará a ser Tarragona 2018, y se abrirá un nuevo periodo de captación de inversiones y fondos económicos para unos Juegos Mediterráneos que fueron adjudicados a la ciudad catalana el 15 de octubre de 2011.

Sin embargo, no todo el mundo está de acuerdo con la decisión. La oposición política al partido en el poder y que preside Ballesteros calificó la decisión como de "ridículo" con un alto coste para la imagen de la ciudad, recordando al equipo de gobierno que ya se les alertó en su momento de esta circunstancia y de la falta de interés que dicho equipo mostró ante este temor.

Tarragona 2017 contaba con un plan de financiación privada que pretendía obtener 30 millones de euros en forma de patrocinio y de los cuales, hasta el momento, tan sólo habían logrado asegurarse algo más de 15 millones de euros. Firmas como Repsol o CaixaBank invirtieron hasta 3 millones de euros con una tasa de retorno de algo más de 3,4 millones. Otras firmas como Movistar o El Corte Inglés también figuraban en el catálogo de patrocinadores oficiales aunque a un nivel inferior.


La Encuesta del día en Marketing Deportivo MD



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top