Sergio Ramos se sale con la suya: renovará con Nike por 2 millones anuales
  • Ramos firma con la firma norteamericana para los próximos cuatro años un contrato que le reportará dos millones de euros anuales y la firme promesa de la compañía estadounidense de conceder al jugador un papel mucho más relevante dentro de la marca de cara a las estrategias futuras de la entidad norteamericana




Se acabó el culebrón Sergio Ramos. El central andaluz del Real Madrid aparcó de manera definitiva en el último encuentro ante el Sporting de Portugal el misterio de qué marca lucirá en sus botas durante los próximos años. Y aunque es cierto que todo estaba prácticamente cerrado para que el de Camas acabara firmando por adidas (incluso se tenía previsto presentar al jugador el próximo mes de febrero), la posibilidad cada vez más real de que uno de los mejores centrales del mundo acabara en el catálogo de embajadores de su gran rival ha ejercido la presión suficiente sobre la multinacional norteamericana Nike, que ha renovado al  jugador para los próximos cuatro años.

Ramos planta a adidas y se queda en Nike por 2 millones anuales



El pasado martes se puso punto y final a uno de los grandes misterios de los últimos meses dentro del terreno del marketing deportivo: el conocer qué firma de ropa deportiva sería la encargada de suministrar las botas al que está considerado como uno de los mejores centrales del mundo del fútbol durante los próximos años: Sergio Ramos. Y hubo sorpresa.

El central español saltó al terreno de juego en Lisboa con unas flamantes botas nuevas de la que hasta hace tan sólo unos meses era su firma de ropa deportiva, la multinacional norteamericana Nike, un hecho realmente novedoso en el caso que nos ocupa más después de que desde comienzos de la temporada el central andaluz luciera unas botas completamente negras como medida de presión a la firma norteamericana.

Esa medida de presión había dado finalmente sus frutos y el central madridista se salió definitivamente con la suya: antes de que adidas pudiera presumir de fichaje, Nike lo ha evitado ejerciendo el derecho de tanteo recogido en su contrato poniendo encima de la mesa una nueva alianza de 2 millones de euros anuales durante los próximos cuatro años y, sobre todo, la promesa de una mayor consideración del jugador dentro de la compañía.

Las botas negras de Ramos



Se pone punto y final de este modo a un culebrón que nació en plena pretemporada cuando el internacional madridista sorprendió a propios y extraños con unas botas completamente negras durante sus primeros partidos amistosos tanto con la Selección Española como con el Real Madrid.

Pronto se supo que este gesto no era fruto de una estrategia de la marca estadounidense para probar un nuevo prototipo de botas (hecho muy recurrente en las firmas de ropa deportiva) sino más una medida de protesta del jugador que se negaba a seguir luciendo Nike en su calzado después de los sin sabores que la marca le había estado regalando durante los últimos meses.

En ese sentido, el defensa madridista reclamaba de la firma más que un incremento notable en la cuantía que percibía, una mayor atención de la marca hacia el que está considerado como uno de los mejores centrales del mundo. El central blanco consideraba que su papel dentro de la compañía distaba mucho de ser el que le debía corresponder a un jugador de su categoría. La estrategia norteamericana para la última Eurocopa de Fútbol celebrada en Francia, donde Nike apartó por completo a Ramos de la misma fue la gota que colmó la paciencia del jugador.

Desde ese momento, Ramos se puso manos a la obra para encontrar a la firma que aportara todo aquello que Nike rehusaba hacer. Y la encontró en la gran rival de los norteamericanos, adidas. Durante las siguientes semanas se pudo apreciar cómo las botas negras que lucía el defensa del Real Madrid tanto en los partidos de la Selección Española y el club blanco como en los entrenamientos escondían el logotipo de adidas, lo que todo hacía suponer que la marca alemana era finalmente la elegida para equipar al de Camas durante los próximos años.

Tanto era así, que incluso llegó a filtrarse a la prensa desde el entorno cercano a las partes que la presentación oficial del acuerdo llegaría en Febrero de 2017, apenas un mes después de que hubiera concluído el derecho de tanteo que Nike tenía sobre el jugador para lograr retenerlo. Sin embargo, no ha hecho falta siquiera de que concluyera el citado periodo para que Nike, temerosa de ver a Ramos en el catálogo de su máxima rival, le pusiera encima de la mesa lo que desde antes de la última Eurocopa le reclamaba el jugador: un contrato acorde a su categoría (económicamente hablando) pero sobre todo, un papel lo suficientemente importante dentro de la compañía de cara al futuro, algo que se han preocupado de dejar plasmado a nivel contractual. Sólo el tiempo dirá si el jugador comienza a ser mucho más importante en los planes y estrategias de Nike de cara al futuro.

Y mientras en adidas han visto finalmente como su gran esperanza para recuperar protagonismo dentro del club madridista se ha esfumado por completo, una posibilidad que siempre tuvieron muy presentes en la marca alemana ante la convicción de que Nike jamás iba a dejar escapar a uno de sus grandes valores dentro del mundo del fútbol.


La Encuesta del día en Marketing Deportivo MD



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top