Rakuten, la ficha que le faltaba a Florentino para romper el mercado: la camiseta del Madrid valdrá casi 300 millones
  • Tras el acuerdo entre el Barça y Rakuten, todos los ojos se han girado hacia la Casa Blanca a la espera de un movimiento en torno a su camiseta, movimientos que el club madridista lleva en el más absoluto de los silencios y con el que pretende dar su último gran golpe a escala mundial: obtener casi 300 millones de euros por la camiseta madridista




55 millones de euros por temporada fijos tras firmar con Rakuten. Una cantidad que hay que añadir a los 105 millones de euros que cada año abonará la firma norteamericana Nike y que convertirán, hasta el momento, a la camiseta del FC Barcelona en la mejor pagada del mundo (con permiso de la elástica del Manchester United) de todo el planeta fútbol. Pero el acuerdo alcanzado entre el FC Barcelona y la compañía japonesa para el patrocinio comercial de su camiseta encierra muchas más consecuencias incluso en la casa de su máximo rival. Quizás sin saberlo, el club azulgrana le hadado a Florentino Pérez la pieza que le faltaba para romper el mercado con la camiseta del Real Madrid.

Un silencio que ensordece



Desde que la multinacional alemana adidas rompiera el mercado con el megaacuerdo alcanzado con el Manchester United, al que vestirá durante los próximos años a cambio de 94,5  millones de euros anuales y desde que Chevrolet firmara su alianza con el club de Manchester para estar presente en la camiseta de los Diablos Rojos por casi 62 millones de euros al año, la característica más destacada de todo el escenario que se dibujaba a partir de esos momentos ha sido una: el enorme silencio, ensordecedor en ocasiones, que desde el Real Madrid, ganador de dos de las tres últimas Champions League, se transmitía de cara al exterior.

Ni siquiera el posterior acuerdo de su máximo rival, el FC Barcelona, primero con Nike (105 millones de euros por temporada) y hace tan sólo unos días el firmado con Rakuten (55 millones de euros por temporada) ha cambiado la situación en la Casa Blanca. Sin embargo, sí podemos decir que con Rakuten se ha facilitado al presidente madridista la ficha que le faltaba para completar su puzzle: el del pelotazo con el que la entidad blanca pretende romper el mercado a nivel mundial.

El silencio de la sponsorización técnica



Con todas las cartas ya puestas encima de la mesa por parte de sus máximos rivales, ha llegado el momento de que sea el club madridista, con su presidente a la cabeza, el encargado de pasar a mover ficha en esta particular partida en la que se ha convertido el asunto del patrocinio de las camisetas de los grandes clubes de Europa. Así, desde que se anunciara de manera oficial, hace ahora algo más de un año, la alianza entre el Manchester United y la multinacional alemana adidas en una relación cifrada en casi 1.000 millones de euros por diez años de contrato, el silencio ensordecedor que se adoptó desde el Santiago Bernabéu a la hora de reclamar un trato similar al dado por los alemanes a los británicos (trato que sí pidió para sí el Bayern Munich, otro club adidas) llamó poderosamente la atención en el sector.

Sin embargo, ese silencio no obedecía más que a una estudiada estrategia por parte de Florentino Pérez y su junta directiva que poco a poco va comenzando a ver la luz. Así, hace unos meses revelábamos en exclusiva los planes de Florentino y su directiva para la sponsorización técnica de la camiseta blanca: 150 millones de euros fijos más unas variables en forma de incentivos por éxitos deportivos que en caso de alcanzarse podrían elevar el acuerdo más allá de los 200 millones de euros. Hace ahora apenas dos meses sacábamos a la luz, también en exclusiva, los primeros contactos que desde la sede de la propia adidas en Alemania reconocían haberse producido tras la conquista por parte del club madridista de la Undécima.

Patrocinio comercial: otro pelotazo



No es el único frente abierto de Florentino con la camiseta blanca. Su patrocinador comercial, ahora en manos de Fly Emirates que renovó en el año 2013 por un contrato de 25 millones de euros (que se elevan a cerca de 30 en caso de alcanzar determinados objetivos deportivos), es otro de los pelotazos con los que pretende reventar el mercado la entidad blanca.

Y nuevamente se parte como referencia con el Manchester United. Con unos ingresos de 62,5 millones de euros anuales procedentes de su alianza con Chevrolet, al presidente blanco tan sólo le faltaba conocer en cuanto valoraría el mercado en el momento actual la camiseta de su máximo rival: el FC Barcelona. La respuesta a esa pregunta la conoció hace tan sólo un par de días: 55 millones de euros fijos.

Con todos estos datos, en el Real Madrid consideran que el valor comercial de su camiseta no debería ser nunca inferior, en todo caso, a una cifra cercana a los 60 millones de euros por temporada, cantidad que con variables podría dispararse hasta casi los 80 millones de euros, una cifra que ya hay marcas dispuestas a acercarse a ella por plasmar su sello en el frontal del once veces Campeón de Europa.

La camiseta blanca, la gran baza de Florentino para las próximas elecciones



Con estos argumentos, Florentino Pérez ha puesto en marcha toda su maquinaria negociadora para presentarse en la recta final de la preparación de su candidatura para la reelección presidencial con una serie de preacuerdos que conviertan a la camiseta blanca en la mejor pagada de toda la historia del fútbol mundial.

El punto de partida son esos 210 millones de euros (150 + 60) que sumados a las variables podrían elevar el valor de la misma hasta los 280 millones de euros anuales (200 + 80), 280 millones de razones con las que Florentino trataría de convencer al electorado blanco de la conveniencia de su reelección. La campaña por la presidencia madridista ya ha comenzado y Florentino tiene un as bajo la manga: la camiseta blanca del Real Madrid, una estrategia a la que le faltaba una única ficha: Rakuten.

Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top