El acuerdo con Rakuten dinamita las relaciones del Barça con Nike
  • El acuerdo con Rakuten puede sumir al FC Barcelona en un importante problema con su otro patrocinador principal, la firma norteamericana Nike, que nunca vio con buenos ojos la llegada de un sponsor que puede convertirse en competencia directa de la compañía para sus intereses dentro del club




Ayer todo eran caras de felicidad en el seno del FC Barcelona. La directiva azulgrana, después de más de un año de intensas negociaciones con firmas de todo el mundo, había logrado cerrar por fin el acuerdo de patrocinio comercial de la camiseta del club que iba a convertir a la elástica blaugrana en una de las camisetas mejor pagadas del mundo del deporte, un hecho que quiso poner en valor esa misma directiva catalana ante la convicción de la enorme repercusión que ello tendría entre los medios de comunicación de todo el mundo, tal y como ocurrió. Lo que pocos de esos medios de comunicación que inundaron sus portadas con el megaacuerdo entre el FC Barcelona y la firma japonesa Rakuten analizan son las consecuencias que dicho pacto pueden tener para el otro patrocinador de la camiseta azulgrana: su actual sponsor técnico, Nike.

55 millones anuales: un precio barato para las consecuencias que puede tener



Ante unos medios de comunicación que abarrotaban la sala en la que la directiva azulgrana iba a informar del acuerdo alcanzado para el patrocinio comercial de su camiseta, Josep María Bartomeu presentaba en sociedad la alianza que iba a unir al club catalán durante los próximos años con la firma japonesa Rakuten, que de este modo se convertía en la marca elegida por la entidad para sustituir a Qatar al frente de la camiseta a partir ya de la próxima temporada.

A cambio, durante los próximos cuatro años el club azulgrana recibirá de la firma japonesa un fijo de 55 millones de euros anuales que se pueden incrementar, en función de la consecución de una serie de variables, hasta los 66,5 millones de euros, una cifra si bien muy importante no debemos olvidar, en todo caso, inferior al acuerdo que el propio Josep María Bartomeu tenía cerrado con Qatar Airways antes de la celebración de las últimas elecciones a la presidencia del club, 60 millones de euros anuales fijos más una serie de variables, y que el propio Bartomeu se encargó de dinamitar exigiendo más dinero a los jeques árabes.

El acuerdo con Rakuten dinamita las relaciones del Barça con Nike



Así las cosas, el FC Barcelona presumía en el día de ayer del acuerdo alcanzado con los japoneses, un acuerdo sin embargo que puede tener consecuencias muy caras con el otro patrocinador de la camiseta azulgrana: la firma norteamericana Nike, con quien hace tan sólo unos meses renovaba su alianza durante los próximos diez años con otro acuerdo multimillonario: 105 millones de euros fijos anuales.

La situación que ahora se vive es el peor escenario para el club y sobre el que ya avisaba hace ahora justo un año la firma norteamericana Nike cuando el club se encontraba inmerso en dos frentes importantes de negociaciones: por un lado el de la renovación de su acuerdo con Nike y por otro lado el de la búsqueda de un patrocinador que viniera a sustituir a una herida Qatar que se consideraba ridiculizada tras romper el Barça el preacuerdo que tenía exigiéndoles más dinero.

En aquellos momentos, y cuando por primera vez aparece en escena el nombre de Rakuten como una de las posibles firmas candidatas a patrocinar la camiseta del club, Nike lanzó un serio aviso a la entidad: si llegaba Rakuten, habría problemas. El motivo, las imposiciones que la firma asiática habría hecho llegar a los dirigentes del club: cesión de todo el negocio online del merchandising del club, algo que afectaría enormemente a Nike, actual propietaria de dicha cesión, una petición que en el club comenzaron a valorar muy detenidamente por las implicaciones a que ello podría dar lugar con otras importantes firmas patrocinadoras de la entidad.

La venta online del merchandising del FC Barcelona es una importantísima fuente de ingresos tanto para el club como para Nike, actual sponsor técnico del FC Barcelona y al que la entidad azulgrana le tiene cedida la gestión y comercialización digital del mismo, una cesión que choca frontalmente con la propuesta que ponía en la mesa Rakuten a la entidad azulgrana.

El nuevo acuerdo con Nike habría ciertas esperanzas al recuperar el club la gestión total de las licencias de las tiendas oficiales del Barcelona y de todo su merchandising, hasta entonces en poder de Nike. Sin embargo, la gestión y comercialización del mismo a través de internet también estaban en poder de Nike y con el nuevo acuerdo con la firma estadounidense es algo que desde el club nunca han querido o nunca han sabido aclarar.

Lo que si implica el acuerdo con Nike es que esa gestión (supongamos que también incluye la que se hace a través de internet) seguirá en posesión de Nike hasta finales de 2018, cuando pase a manos del club y cuando el acuerdo con Rakuten ya vaya por la mitad de su recorrido. ¿Supondrá la llegada de Rakuten y sus condiciones un problema para la relación del Barça con Nike?


La Encuesta del día en Marketing Deportivo MD



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top