Andy Murray y Under Armour, a punto de asestar el golpe definitivo a adidas en el tenis
  • A las puertas del Masters 1000 de París, el escocés logrará ascender hasta el número 1 del ranking ATP si gana el torneo francés ante un rival que no sea Novak Djokovic aunque le valdría ser subcampeón si el serbio no lograra llegar a las semifinales




Lo tiene al alcance de la mano. Tan sólo 1.915 puntos son los que permiten al tenista serbio Novak Djokovic retener, al menos de momento, y hasta el Masters 1000 de Paris el cetro mundial pese al empuje del británico Andy Murray, que con una impresionante racha de quince victorias consecutivas, llega al torneo parisino con serias expectativas de convertirse en nuevo número 1 mundial aunque él mismo, quizás tratando de quitarse responsabilidad, ha manifestado que su objetivo es lograrlo en el primer tramo de la temporada en 2017.

Andy Murray y Under Armour, a punto de asestar el golpe definitivo a adidas en el tenis



Y si deportivamente hablando este hecho ya encierra mucha relevancia, a nivel de marketing deportivo el análisis a realizar dispara todo tipo de consideraciones. Y la que a primera vista se impone por encima de todas las demás es que, apenas dos años después de que la compañía norteamericana Under Armour incorporara a su catálogo de embajadores al tenista norteamericano, la marca está a punto de asaltar el trono mundial del tenis, un puesto que podía ser de adidas y que deja a la firma alemana en un muy mal lugar.

Desde que a finales del año 2014 la marca alemana decidiera, en otro de los grandes errores de la compañía de las tres bandas, renunciar al patrocinio de un Murray que se había convertido en el primer tenista británico en volver a ganar Wimbledon más de 77 años después ante las demandas del jugador y las pocas esperanzas que en la compañía tenían para el futuro del mismo, la situación de la compañía germana en el mundo del tenis no ha hecho más que empeorar comparada con la de Murray.

adidas vuelve a equivocarse


El no alemán a las peticiones de un Murray que pensaba estar ante uno de sus últimos grandes contratos de su carrera motivó que el tenista escocés buscara cobijo en otra firma de ropa deportiva de las nuevas que despuntaban dentro del mundo del tenis. Con la negativa de Nike ante el empuje de Under Armour, fue definitivamente la marca de Baltimore la que logró hacerse con los servicios de un tenista que desde entonces no ha hecho más que crecer.

Hasta llegar a la situación actual, donde tenista y marca están a punto de asestar un durísimo golpe a sus grandes rivales en la carrera por dominar el deporte mundial, Nike pero sobre todo adidas, que ve como se le escapa, no ahora sino hace dos años más bien, la posibilidad de volver a reinar en el mundo del tenis, un deporte en el que las dos grandes firmas van perdiendo cada vez más presencia ante marcas como Uniqlo, Yonex o la propia Under Armour.

No es la primera vez


No es la primera vez que un "exceso de vista" de los ojeadores de la multinacional alemana dejan a la compañía en un muy mal lugar en el mundo del tenis. A finales de 2011 llegó a la mesa de los dirigentes de adidas una propuesta de renovación que planteaban los representantes de un joven jugador de 22 años, "un tal Nishikori", que por entonces alcanzaba el número 26 del ranking ATP, para renovar con la marca durante los próximos años. Los responsables de la firma consideraron que las expectativas y el futuro que planteaban los representantes para el jugador eran, quizás, excesivos para la situación actual del mismo pero sobretodo, consideraban que los réditos que estaba obteniendo la marca por esa inversión en el jugador eran insuficientes para continuar al lado del mismo.

adidas se escuda para el "no" a Nishikori en un presunto cambio en las estrategias de la firma para Japón, un país donde el jugador, a pesar de su corta edad, es un auténtico ídolo además de ser el número 1 del tenis japonés. Ante la negativa alemana, los representantes comienzan a oír ofertas de otras firmas para acabar sellando el acuerdo con una marca casi tan desconocida por entonces en el mundo del tenis como Nishikori: Uniqlo.

Pero el destino es caprichoso y más de una vez llega con toda su crueldad para hacer ver a los protagonistas, en este caso a adidas, del error cometido. En Enero de 2012 a Nishikori no se le ocurre otra cosa que vencer en octavos de final al francés Tsonga, número 6 del mundo en aquel momento y convertirse en el primer jugador japonés en 80 años en disputar unos cuartos de final del Open de Australia ante el británico Andy Murray, por entonces número 4 del mundo. A pesar de que perdió, Nishikori ya había hecho suficientes méritos para que su fama se multiplicara exponencialmente ante la mirada atónita de adidas. Dos años más tarde, Nishikori se colaba en la final del US Open y aunque no lo ganó, le ayudó a agrandar aún más su imagen de marca en Japón.

Hoy el tenista es uno de los jugadores del circuito más mediáticos y reconocidos a nivel mundial con una imagen de marca capaz de generar millones de dólares en contratos comerciales para desconsuelo de adidas.

Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport


Participa y comenta esta noticia

 
Top