adidas se plantea romper con el United
  • Con la amenaza de quedarse sin participar en la Champions League la temporada que viene por segundo año consecutivo (tercera ocasión que ocurriría en las últimas cuatro temporadas), en la firma alemana comienzan a surgir voces críticas que abogan por una ruptura unilateral del contrato con el club británico antes de que la situación degenere en un mayor daño a la imagen de la marca germana del que ya le está provocando




185 millones de euros invertidos en fichajes y refuerzos en la última pretemporada no parecen haber sido suficientes como para evitar que el Manchester United haya firmado su peor arranque liguero de los últimos 30 años, una situación que le vuelve a dejar muy lejos de la máxima competición del fútbol europeo, la Champions League, y que por primera vez desde que comenzara su relación, ha llevado a la multinacional alemana adidas a valorar la oportunidad de continuar en el futuro con una relación que le supone más de 100 millones de euros anuales de inversión.

Un equipo a la deriva



Ni esos 185 millones de euros gastados en fichajes el último año, ni la llegada de José Mourinho ni la firme intención desde todos los estamentos del club de revertir la situación. Nada, absolutamente nada, parece ser válido para cambiar una tendencia que ha llevado al club de Manchester a firmar su peor arranque en la Premier League de los últimos 30 años que le dejan a 11 puntos del líder y a ocho puntos de los puestos que dan derecho a disputar la próxima edición de la Champions League.

Y es precisamente este punto el que ha vuelto a encender todas las alarmas en el club de Manchester en su relación con la multinacional alemana adidas, una compañía a la que la Cláusula del Pánico que tiene fijada en su contrato y por la que se reduce hasta un 30% la aportación de la firma al club británico el año que no se clasifique para la Champions League parece haberse quedado corta y ya comienza a valorar la oportunidad de adoptar medidas mucho más drásticas que pasarían incluso por la ruptura unilateral del contrato con el club británico.

Fracaso absoluto



Lejos de intentar sacar una lectura positiva (si es que la hay) de la actual situación del United a nivel de rendimiento deportivo, y que pasaría por ver el ahorro, considerable, que la firma obtendría en aquella campaña en la que el club de Old Trafford no se clasificara para la Champions, en el seno de la compañía comienzan a levantarse voces discordantes que analizan la oportunidad (o no) de continuar al lado de un club que puede convertirse en la peor inversión jamás realizada por la firma germana dentro del mundo del deporte.

El hecho incuestionable que saca a la luz la evolución del club británico en Champions desde la retirada, allá por la temporada 2012/2013, de sir Alex Ferguson, deja  muy a las claras cuál es el verdadero sentimiento dentro de la marca alemana. Desde entonces, la presencia del club en la Champions League ha sido meramente testimonial: en la primera temporada de David Moyes (2013/2014) en el banquillo (destituído antes de que acabara la misma), el United quedó fuera de toda competición europea por primera vez desde el año 1990. A la temporada siguiente, 2014/2015, la entidad, con Van Gaal al frente, consigue clasificarse para la Champions League para la siguiente edición, la 2015/2016, una edición en la que es eliminado a las primeras de cambio en la fase de grupos. Al término de dicha temporada, el club sólo puede clasificarse para la Europa League, quedando nuevamente en apenas tres años fuera de la máxima competición continental. De confirmarse ahora los peores presagios, el club volvería a estar, por segundo año consecutivo (y tercero en cuatro años) fuera de la Champions la temporada que viene.

adidas se plantea romper con el United



Con todo, en la marca ya dan casi por asumido que muy probablemente la realidad sea esa: una nueva temporada sin Champions en Old Trafford la temporada que viene, una situación que ha encendido las alarmas en adidas pero con una visión mucho más amplia.

En la firma alemana comienza a preocupar no ya el futuro del club la temporada que viene sino con una visión mucho más a largo plazo, cuál va a ser el destino de la entidad a lo largo de la vida de su relación comercial. Así, en la firma ya existen voces que plantean dar un año más como nueva oportunidad, el de la temporada que viene, al club de Old Trafford, para tratar de reconducir la situación a nivel deportivo para, en caso contrario, comenzar a plantearse al ruptura unilateral del contrato que les une antes de la conclusión del mismo con el objetivo de evitar un deterioro imparable de la marca alemana en su relación con el club británico.

Esas voces existentes dentro de la compañía cuestionan la oportunidad de continuar al lado de un club que, a pesar de tener (todavía) un importante comercial potencial, está provocando que la imagen de adidas como marca comience a deteriorarse por culpa de dicha relación, viendo como única solución antes de que sea demasiado tarde tratar de ponerle remedio a la misma, la ruptura unilateral del contrato si a finales de la próxima temporada la situación en el club de Old Trafford no ha encontrado una mejor solución a nivel deportivo.

Sin embargo, no le saldrá nada barato. Esas tímidas voces (cada vez en mayor número) que cuestionan la duración del contrato de adidas con el United en el futuro se enfrentan a un motivo clave para echar abajo sus planes de ruptura con la entidad británica: esa ruptura unilateral del contrato podría costarle a la marca, además de una importante mella en su imagen a nivel mundial (en todo caso inferior según esos críticos a la que obtendría la firma continuando en su relación con el club británico), una cifra nunca inferior a la que el Chelsea ha tenido que abonar a la marca por romper de manera unilateral su contrato hasta seis años antes de la conclusión del mismo para caer en manos de Nike. Esto es, en el supuesto de que adidas decidiera poner punto y final a su relación con el United, la marca debería abonar al club una cantidad que estaría muy por encima de los 50 millones de euros en concepto de indemnización.

Las voces críticas desde dentro de la entidad que ahora abogan por una solución drástica a su relación con el United son las mismas que en su momento ya cuestionaron la firma de un contrato de tales características (10 años de duración a casi 100 millones de euros anuales) ante los grandes riesgos en los que la marca podía verse inmersa, unos riesgos que han comenzado a aparecer apenas un par de años después del inicio de dicho vínculo.


La Encuesta del día en Marketing Deportivo MD



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top