adidas mete en un lío al Madrid con Emirates
  • Como si de una irónica paradoja se tratara, el agua (de la lluvia en este caso) deslució el estreno de unas camisetas procedentes casualmente también del agua, de los océanos en este caso, borrando todo rastro de impresión del escudo madridista y, lo que es peor, del patrocinador principal del club, algo que no ha hecho nada de gracia en el seno de la aerolínea Emirates




Era uno de los grandes atractivos del partido: el Real Madrid iba a convertirse en el segundo club del mundo (el Bayern Munich lo hizo hace tan sólo unas semanas) en jugar un encuentro oficial con una camiseta hecha íntegramente con material de residuos reciclados del océano, una acción que se encargaron de promocionar días antes del encuentro la firma encargada de su producción, adidas, en su intento por resaltar su compromiso (y por extensión el del club blanco) con el respeto al medio ambiente. Sin embargo, la lluvia caída sobre el césped del Santiago Bernabéu a la hora del encuentro dejó muy transparente los problemas aún por pulir que existen en el diseño y concepción de la camiseta y, sobre todo, metió al club madridista en un serio aprieto con su otro patrocinador oficial: Emirates, al que no le hizo demasiada gracia ver como su emblema desaparecía como por arte de magia de la elástica blanca.

Una camiseta ecológica



Se había encargado adidas, en los días previos, de promocionar adecuadamente la utilización por parte del Real Madrid de la camiseta más ecológica con la que jamás haya disputado un encuentro, una camiseta hecha con material reciclado recuperado del océano en un compromiso en colaboración con la empresa Parley que se encargó de poner en marcha una iniciativa a la que finalmente se le dio el nombre de Parley for the Oceans.

La iniciativa pretendía poner de manifiesto la preocupación existente a nivel mundial por la contaminación de los océanos y cómo con material reciclado y con un serio compromiso con el respeto al planeta podía conseguirse productos en principio tan usuales como unas camisetas de fútbol. Así, para la elaboración de cada camiseta que utilizó cada jugador del Real Madrid en su partido ante el Sporting la marca alemana precisó de hasta 28 botellas de plástico de litro y medio recuperadas del Océano y que no han acabado finalmente contaminando el planeta.

adidas mete en un lío al Madrid con Emirates



Sin embargo, la acción de adidas, tan sumamente valorada a nivel mundial, rápidamente dejó a la compañía en muy mal lugar por problemas no previstos que deslucieron el debut de la citada camiseta y que pusieron de manifiesto que aún queda mucho camino por recorrer en este sentido. Pero, sobre todo, metió al conjunto blanco en un serio problemas con su otro patrocinador, Emirates, que rápidamente ha llamado la atención a la entidad madridista.

Todo estaba absolutamente preparado para que las camisetas fueran realmente las protagonistas principales del encuentro ante el Sporting de Gijón. Y finalmente así ocurrió: a la conclusión del encuentro, redes sociales y medios de comunicación no hacían más que hablar de dichas elásticas. Aunque no por el motivo que todos hubieran deseado.

La tremenda lluvia caída sobre el terreno de juego la tarde del sábado en Madrid provocó que, poco a poco, las camisetas recicladas del conjunto blanco sacaran a la luz uno de sus problemas: el agua iba "borrando" literalmente toda marca de impresión de la camiseta (más que nunca) blanca de Cristiano y compañía, provocando que tanto el escudo como la publicidad de Fly Emirates fuera desapareciendo poco a poco.

El hecho en sí provocó que a la conclusión del encuentro fuentes muy cercanas a Emirates mostraran la incomodidad y preocupación que en la compañía había sobre todo lo que sucedió en esa tarde sobre el césped del estadio blanco. En la aerolínea son conscientes de que la iniciativa era buena y que todo apuntaba a una importante estrategia de promoción, sobre todo de adidas, una decisión que respetaron en todo momento. Pero cuando el agua comenzó a eliminar todo rastro del patrocinador principal de la camiseta del club, provocando que las fotografías de las camisetas de las que todo el mundo hablaba aparecieran completamente en blanco, la cosa dejó de tener gracia para la compañía árabe.

El Madrid rápidamente ha hecho ver a la entidad que todo ha sido fruto de una serie de impredecibles casualidades que han dado lugar a tan curiosa situación. Pero en Emirates consideran que el club tiene que tener mejor previstas este tipo de circunstancias para tratar de evitar que, para tratar de promocionar la estrategia de una marca, se lesionen los intereses de otra que, recordemos, aporta al club cerca de 25 millones de euros anuales.


La Encuesta del día en Marketing Deportivo MD



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top