Wimbledon y US Open, bajo sospecha
  • 2 de las 96 alertas recibidas por la Unidad de Integridad del Tenis sobre posibles amaños de partidos en el periodo julio-septiembre pasado correspondían a encuentros de Wimbledon y del US Open de este año




Preocupación en la organización de dos de los torneos de tenis más importantes del mundo por la posible repercusión negativa que sobre su marca puede recaer como consecuencia de las últimas noticias que en torno a los mismos se han publicado. La Unidad de Integridad del Tenis recibió entre julio y septiembre de este año hasta 96 alertas sobre posibles amaños de las que al menos dos se refieren a un partido en Londres y otro en Nueva York.

Wimbledon y US Open, bajo sospecha



La Unidad especial creada por el mundo del tenis para garantizar y velar por la limpieza dentro del mismo, la Unidad de Integridad del Tenis (TIU) reveló hace apenas unos días que entre los partidos investigados por presuntos amaños en el último trimestre, entre los meses de julio a septiembre, se encuentran un encuentro del último Wimbledon y otro más del último US Open.

El organismo comisionado por la ATP, la WTA, la Federación Internacional y por los Cuatro Grand Slams para frenar los crecientes amaños que se focalizan en el mundo del deporte y, sobre todo, en el mundo del tenis, reconoció que en ese periodo recibió hasta 96 alertas sobre posibles amaños, de las que al menos un encuentro corresponde a cada uno de estos torneos.

Daño a la imagen


Las casas de apuestas y los investigadores de la TIU detectaron movimientos preocupantemente sospechosos de dinero o resultados extraños en dos partidos del Grand Slam, ninguno del circuito ATP o WTA, 21 en los Challenger (la segunda división del mundo del tenis), 54 en los Futures maculinos (la liga de las promesas que esperan a dar el salto a profesionales), 9 en los Futures femeninos y ninguno en la Copa Davis.

La crisis de credibilidad que el mundo del tenis, uno de los más afectados por el amaño de partidos, motivó que en enero de este año se creara la TIU con el objetivo de investigar los resultados supuestamente amañados. Los dos Grand Slams, tanto Wimbledon como el US Open, han mostrado su preocupación por la existencia de esos dos encuentros que pueden dar lugar a una importante crisis de reputación de sus respectivas marcas que, a su vez, puede traducirse en importantes perjuicios económicos en forma de ceses de patrocinios.

Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport


Participa y comenta esta noticia

 
Top