Nike tiembla: el cambio de ciclo en la NBA ya está aquí
  • La estrella de los Golden State Warriors, Stephen Curry, ya es el deportista con mayor potencial comercial de todo 2016 en la lista que de manera anual publica la prestigiosa SportsPro. 

  • No son pocos los que piensan que la posición del base estadounidense en este listado no es más que la confirmación real del inicio de un verdadero cambio de ciclo en la NBA donde la marca Under Armour tiene mucho que decir




Para muchos expertos, no es más que la confirmación oficial de una realidad que lleva vaticinándose desde hace un par de años y a la que la firma norteamericana Nike no ha podido o no ha sabido ponerle solución antes de que llegara a los extremos en los que se encuentra en la actualidad. Así, los augurios que vaticinaban un importante cambio de ciclo en la NBA en el terreno del marketing deportivo encabezado por el base de los Golden State Warriors, Stephen Curry, que supondría la puerta de entrada a una "amenazadora" Under Armour dentro del universo NBA ya se ha confirmado según el último estudio publicado por SportsPro y su prestigiosa lista de deportistas más comerciales de todo 2016.

Curry, la estrella que viene



Cuando hace ahora ya algunos años Under Armour corrió para hacerse con los servicios de un jugador llamado a ser una de las estrellas de la NBA en el futuro más cercano no parece que inquietara a muchos dentro del sector. Al fin y al cabo no se trataba más que de un jugador con buenos mimbres para convertirse en estrella (como tantos otros) al que la propia Nike renunciaba (casi despreciaba) amparada en su amplio catálogo de grandísimos jugadores dentro de la NBA.

Pero Under Armour vio algo más. A los informes que tenía en su poder acerca de su rendimiento deportivo y del enorme potencial que se le auguraba a nivel de crecimiento como jugador, se le unían otros casi más importantes como los anteriores: desde el punto de vista comercial, Curry reunía todas las condiciones que podían convertirlo, de darse una serie de circunstancias, en el gran embajador con el que la compañía de Baltimore articulara su estrategia de ataque dentro de la NBA.

MVP y anillo 


Cuando Kevin Plank puso encima de la mesa apenas cinco millones de dólares para hacerse con los servicios del jugador como su nuevo embajador, muchos le tildaron de loco. No en vano, hasta la propia Nike había renunciado a pagarle algo más de 2,5 millones de dólares anuales por retenerlo en su nómina de embajadores. ¿Qué hacía a Plank casi el doble por un jugador con enorme potencial pero que no había conseguido hasta el momento nada? La respuesta ya la ha comentado el propio Plank en más de una ocasión: simplemente, intuición.

Cuando nadie creía que Curry lograra hacerse un hueco entre las grandes estrellas dominadoras del baloncesto, los LeBron, Durant, Bryan y compañía, todos ellos embajadores de Nike, el base de los Warriors comenzó a demostrar sobre la pista todo ese potencial, toda esa intuición que Plank sí fue capaz de ver. Tal fue así que él solo, rodeado de una importante cohorte de secundarios de lujo, llevó a los Warriors hasta su primer anillo en la NBA, título que acompañó con el de MVP de toda la temporada regular. Under Armour ya tenía lo que quería: un megacrack a nivel deportivo capaz de competir con los mejores. Su potencial en marketing ahora era cuestión de la compañía estadounidense.

Nike tiembla: el cambio de ciclo en la NBA ya está aquí 


Con Curry en modo triunfador, el saber sacarle partido a todo su potencial comercial era cuestión de desempeño, trabajo y estrategia de Under Armour, que mezclando oportunamente todos esos ingredientes logró multiplicar de manera exponencial su presencia en la NBA hasta el punto de triplicar y cuadruplicar el número de zapatillas vendidas en el universo NBA.

Ello animó a otras compañías a comenzar a ver a Curry como el gran representante al que querer aunar su imagen para potenciar los valores que el base de los Warriors recogía en torno a su persona. Y lo que parecía imposible, se consiguió. La imagen de jugador responsable, trabajador, humilde y dedicado por completo a la comunidad, consiguió ir calando entre las marcas que pronto desviaron la atención de los grandes focos que reclamaban para sí las estrellas tradicionales como los citados LeBron James y compañía y comenzaron a llamar a las puertas del representante de Curry.

Ahora, en 2016, lo que todos veían como un imposible es una realidad. La propia SportsPro lo tiene muy claro: Stephen Curry es la estrella con mayor potencial comercial de todo el mundo del deporte. No hablamos ya de que sea el deportista que más dinero ingresa por ficha o por acuerdos comerciales. No es ese el foco de este análisis. El mismo va mucho más allá: es el saber que cuando las marcas analizan a qué estrella del mundo del deporte les gustaría unir su imagen para expandir sus valores entre los consumidores, el primero al que miran es al base de los Warriors. Y eso preocupa, y mucho, a Nike.

Lo que comenzó como una minusvaloración de un jugador que, como tantos otros, aspiraba a lo máximo, ahora es uno de las grandes preocupaciones de la compañía de Oregon. Y lo es porque detrás de Curry está una de las grandes amenazas de la marca norteamericana: Under Armour, un problema al que deberá enfrentarse ante una evidencia que le quita el sueño en un mercado que mueve millones de dólares al año. El cambio de ciclo en la NBA ya está aquí y lo encabezan Under Armour y Stephen Curry.

El listado completo de los 50 deportistas más comerciales según SportsPro se puede consultar aquí.


La Encuesta del día en Marketing Deportivo MD



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport


Participa y comenta esta noticia

 
Top