Neymar arruina en 45 minutos la estrategia de Nike y Jordan para el fútbol
  • El brasileño echó por tierra en el encuentro que disputaron el pasado miércoles en Champions League el FC Barcelona y el Manchester City toda la estrategia que la compañía norteamericana Nike llevaba meses preparando de manera minuciosa para el desembarco de su filial Jordan dentro de un deporte y un mercado tan sumamente competitivo como atractivo como es el del mundo del fútbol




45 minutos. Una primera parte en un escaparate como la Champions League. Tan sólo le ha hecho falta ese tiempo al internacional brasileño Neymar Jr. para tirar por tierra toda la estrategia que la firma norteamericana Nike, patrocinadora personal del crack azulgrana, tenía prevista para el desembarco paulatino de su filial Jordan dentro de un deporte como el del fútbol, un auténtico golpe bajo del que seguro le costará recuperarse tanto a Jordan como a Nike.

Jordan llega al fútbol



Había expectación en el sector. Sobre todo después de que la multinacional estadounidense Nike se hubiera encargado, a través de una cuidada y estudiada estrategia, de generarla con la inestimable colaboración de uno de sus principales embajadores oficiales, el internacional brasileño Neymar Jr, y las redes sociales, unas herramientas impresdincibles en toda estrategia de las marcas comerciales que se precie en la actualidad.

Y no era para menos puesto que así lo había previsto y determinado la propia Nike. Hace ya meses que la misma, a través de su filial Jordan, anunciaba la intención de la conocida marca de zapatillas, con una amplia relevancia dentro del mundo del baloncesto, en realizar incursiones en otros deportes que fuera ampliando el campo de actuación de la compañía del Jumpman y su desembarco en otros mercados altamente atractivos con productos destinados a los mismos.

Así, una de las primeras decisiones en dicho sentido fue el anuncio que tanto Nike como Jordan realizaron hace ya meses poniendo sobre la mesa sus intenciones de comenzar a lanzar una serie de productos con destino exclusivo para las mujeres, algo que en la actualidad no hace. Pero quizás el que más llamó poderosamente la atención fue otro posterior en el que manifestaba su alto interés por entrar en un mercado y un deporte tan sumamente atractivo como competitivo como era el del mundo del fútbol.

Embajador mundial


Definido el objetivo, a la compañía tan sólo le hacía falta argumentar y articular una estrategia lo suficientemente sólida que diera relevancia a dicho propósito. Para ello, eligió entre su amplio catálogo de embajadores oficiales a aquél que reuniera en su persona el interés que éste iba a ser capaz de generar entre los aficionados protagonizando dichas campañas: un embajador que debía ser joven, altamente admirado dentro del mundo del fútbol y con una imagen tan potente que arrastrara tras de sí a millones de seguidores en todo el mundo.

Las miradas se centraron rápidamente sobre el nombre de dos protagonistas: Cristiano Ronaldo y Neymar Jr. Pero el portugués rápidamente fue descartado por varias razones: la primera, la edad. Ronaldo está entrando peligrosamente en una edad, más de 30 años, que vaticina el final de su carrera a corto plazo, lo que no parece un buen pie de entrada de la filial de Nike en el mundo del fútbol. Además, en Nike tenían muy claro que el portugués, más pronto que tarde, iba a dar paso como principal embajador de la compañía al brasileño Neymar, capaz de transmitir una imagen fresca, joven y con un enorme potencial de cara al futuro.

Seleccionado el embajador idóneo, la compañía comenzó a poner en práctica su estrategia con el lanzamiento de unas primeras botas de fútbol de una filial especializada en baloncesto que rápidamente llamaron la atención de todo el mundo. Sin embargo, la voracidad mediática de tres importantes eventos deportivos coincidentes en el tiempo con el anuncio de las mismas, la Eurocopa de Francia, la Copa América Centenario y los Juegos Olímpicos de Brasil, desviaron sumamente la atención hacia los mismos a pesar de los esfuerzos de Nike por evitarlo.

Neymar arruina en 45 minutos la estrategia de Nike y Jordan para el fútbol


Estaba claro: había que esperar al momento idóneo para una segunda fase en su estrategia. Y este momento idóneo llegó el pasado miércoles, con la máxima competición de clubes a nivel mundial, la Champions League, celebrando una nueva jornada con un choque entre dos grandes, FC Barcelona y Manchester City, que había generado una enorme expectación.

La decisión estaba tomada. El escenario que se aventuraba ante Nike y Jordan era el idóneo: un encuentro en todo lo alto del fútbol europeo entre dos entidades patrocinadas por Nike y con un Neymar dispuesto a ofrecer todo un recital con sus nuevas botas, una nueva versión de las botas diseñadas por Jordan para su desembarco en el mundo del fútbol: las NJR x JORDAN Hypervenom, unas botas que para mayor énfasis y notoriedad Jordan había concebido blancas en esta nueva versión conocedor de la repercusión que este color tendría entre la afición azulgrana, lo que haría fijar aún más el foco sobre las mismas.

Pero lo que no podía prever Nike es que en tan sólo 45 minutos toda esa estrategia se iría al traste. Justo los que tardó el brasileño en darse cuenta de que no estaba nada cómodo con las nuevas botas. A pesar de llevar ya un par de semanas entrenando con ellas, el debut en partido oficial no se hizo sin embargo hasta el encuentro del pasado miércoles y la imagen transmitida no pudo ser más demoledora y perjudicial para los intereses de ambas compañías.

Con un Neymar con evidentes signos de no encontrarse cómodo con las nuevas botas, Nike observaba con preocupación cada movimiento que realizaba al respecto el jugador brasileño sobre el terreno de juego. Pero su sorpresa llegó cuando el crack azulgrana volvió al terreno de juego tras el descanso del partido ataviado con sus clásicas botas Hypervenom, dejando en el vestuario azulgrana las nuevas botas de la firma Jordan. En tan sólo 45 minutos el brasileño, muy probablemente sin saberlo, había tirado por tierra toda la estrategia de Nike y Jordan para el desembarco de ésta en el mundo del fútbol alimentando con ello las críticas de los detractores de dicha decisión y que desde el anuncio de las intenciones de la filial de Nike para/con el fútbol llevan meses defendiendo con un mensaje repetido: Jordan es una marca de baloncesto.


La Encuesta del día en Marketing Deportivo MD



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport


Participa y comenta esta noticia

 
Top