NBA y Sindicato tratarán de evitar un nuevo lockout
  • Las negociaciones sobre el último acuerdo dieron lugar a un paro de cinco meses que duró hasta diciembre del año 2011 y que redujo la temporada 2011/2012 con hasta 16 partidos menos, provocando la puesta en marcha de un calendario reducido por segunda vez en la historia de la liga.




Faltan todavía cinco años para que concluya el actual convenio colectivo firmado en su momento por la NBA  y la NBAPA, el sindicato de jugadores, pero antes de que el mismo venza a finales de 2021, las partes pueden expresar su voluntad de romper unilateralmente el mismo hasta el próximo 15 diciembre, una posibilidad que tiene en vela a todo el mundo del baloncesto.

La NBA tratará de evitar un nuevo lockout



Para muchos puede resultar excesivo que a cinco años vista para que concluya el actual Convenio Colectivo se pueda llegar a una situación de lockout, pero la realidad en la NBA es otra bien diferente. Y es que esos 5 años que restan para la finalización del mismo se acortan peligrosamente hasta el próximo 15 de diciembre, fecha que tienen de tope máximo las partes para denunciar el acuerdo y, con ello, romper unilateralmente la vigente del mismo.

Hasta el propio Adam Silver, alto comisionado de la NBA, ha declarado esperar que las partes lleguen a un buen puerto de destino en sus negociaciones y se pueda alcanzar un nuevo acuerdo colectivo antes de la fecha límite de salida espeficada por la propia competición.

Los millones de la Televisión, Nike y la publicidad



Sin embargo, no será una cuestión sencilla de asumir. El dinero ha comenzado a fluir en la NBA como nunca antes. Los acuerdos alcanzados por los derechos televisivos, que dejarán más de 24.000 millones de dólares; la alianza pactada con Nike que dejará en las arcas otros 1.000 millones de dólares por sustituir a adidas como principal patrocinador a partir de la temporada que viene y la entrada en vigor del pacto que permitirá, a partir también de la temporada que viene, lucir publicidad en las camisetas de las franquicias, han inundado de millones a la NBA, un hecho éste que los jugadores están observando con mucha atención.

De hecho, el propio LeBron James se encargó, a las pocas semanas de firmar el acuerdo por los derechos televisivos, de recalcar a las franquicias que ahora no iban a tener excusas para no incrementar notablemente el tope salarial contenido en el Convenio Colectivo y que se avecinaban negociaciones muy duras que podrían desembocar en un nuevo lockout.


La Encuesta del día en Marketing Deportivo MD



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top