LaLiga tiene al enemigo en casa
  • El evento que debía servir para la mayor expansión de la marca LaLiga a nivel mundial se caracterizó por la ausencia por completo de las grandes estrellas de la competición, estuvieran premiados o simplemente nominados, una ausencia que ha dejado muy tocada la imagen de marca de la organización y la competición a nivel mundial




¿Alguien puede imaginarse que en la gala del Balón de Oro organizado hasta ahora de manera conjunta por FIFA y la prestigiosa France Football, el galardonado no asistiera al evento? O vamos más allá aún, a la probablemente organización que más cuida su producto, la NBA: ¿alquien puede concebir que en la gala de entrega del MVP el galardonado no asista a recoger el trofeo? Esto que parece a todas luces imposible de pensar, es contra lo que está luchando la Liga de Fútbol Profesional en España para lograr proteger al máximo su producto y expandir la marca a nivel mundial.

Unos premios sin premiados



El pasado lunes se celebró en Valencia una nueva edición de los #PremiosLaLiga que reconocen a los que han sido los mejores del fútbol español la temporada pasada en una gala organizada por la propia Liga de Fútbol Profesional y que no tiene más objetivo, además del indicado, el de activar su marca a nivel mundial. No en vano, el interés que la misma despertó fue tal que más de 170 países adquirieron los derechos para retransmitir el acto en riguroso directo.

Ni Griezzman, Mejor Jugador de La Liga Santander, ni Luis Suárez, premio LaLiga World Player, ni Leo Messi, Mejor Delantero, ni la mayoría de los premiados, como las grandes estrellas que aúna la competición, hicieron acto de presencia sin embargo en una gala concebida para mayor gloria precisamente de la marca LaLiga en su intento de expansión internacional.

LaLiga tiene al enemigo en casa



Que las grandes estrellas del mundo del fútbol que tiene LaLiga dentro de su competición, ya sean futbolistas o entrenadores, se nieguen a asistir a un evento clave para la expansión internacional de su marca, dice mucho de donde reside el verdadero problema de la organización a la hora de vender su producto.

En la NBA, probablemente la competición que más y mejor cuida su producto, el baloncesto, a nivel mundial, sería impensable un desplante de este tipo. Una organización que obliga literalmente a las grandes estrellas a comparecer ante los medios de comunicación antes y después de los partidos o a los entrenadores a justificar antes de la disputa del encuentro ante prensa y aficionados porqué no van a jugar en ese partido las grandes estrellas del equipo si se diera el caso, en ningún momento dejaría ocurrir una situación tan esperpéntica como la acontecida el pasado lunes.

Que la gala en la que se va a presumir de marca LaLiga con las grandes estrellas que adornan y participan en la competición tenga como principal resumen la ausencia por completo de esas estrellas, estén o no nominadas, dice mucho del largo camino por delante que le queda por realizar a una organización que, recordemos, está integrada precisamente por los clubes que participan en la misma, cuyo objetivo es expandir su marca por todo el mundo lo máximo posible y que cuenta con la nula colaboración en el intento de esos propios clubes, incapaces de obligar a las estrellas a las que generosamente pagan a asistir a un acto para mayor gloria de la marca de la competición. LaLiga tiene al enemigo en casa y aún no sabe como combatirlo.


La Encuesta del día en Marketing Deportivo MD



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport


Participa y comenta esta noticia

 
Top