La Premier en pie de guerra con LaLiga
  • El horario del primer gran Clásico de la temporada en España, un Barcelona - Real Madrid el próximo 03 de diciembre a las 16:15 hora local, ha levantado en armas a los aficionados británicos que no podrán seguir el encuentro por televisión debido a las normas de la Premier y la FA al respecto pero sobre todo a la competición británica, que ve en dicho horario un ataque en toda regla de LaLiga hacia los intereses comerciales de su institución




Estadios llenos, gradas repletas de aficionados y aficiones que dan un colorido especial a cada encuentro que se disputa, ingredientes indispensables que hacen que la Premier League sea una de las competiciones más atractivas desde el punto de vista comercial para patrocinadores y cadenas de televisión. Pero bajo esta aparente normalidad se esconde, sin embargo, una estrategia perfectamente estudiada por la competición británica orientada por un lado a la protección de su marca y su producto y, por otro lado, a la potenciación y venta de éste a nivel mundial. Una estrategia, no obstante, que se ve ahora seriamente afectada por la amenaza llegada de un peligro que no esperaban en el organismo británico.

Protección del producto



Ese aparente éxito de público existente en los campos británicos de la Premier League responde, como decimos, a una elaborada estrategia de la competición orientada precisamente a eso, a vender su producto. Así, una de las medidas favorecedoras y que propician que ello sea posible es la prohibición de la competición británica de retransmitir competiciones futbolísticas en el Reino Unido entre las 14:45 horas y las 17:15 horas (una hora menos en España) para así favorecer la asistencia a los estadios de los aficionados y con ello no perjudicar ni a los clubes ni, sobre todo, a la venta de los derechos televisivos a las operadoras, que valoran mucho gradas repletas de colorido y aficionados.

La medida es una antigua norma instaurada por al Federación Inglesa de Fútbol y consensuada con la Premier League y la Football League, la primera y segunda división del fútbol inglés precisamente. Todo ello redunda de manera sobre los clubes de manera positiva en un provechoso sistema de retroalimentación donde todas las piezas están perfectamente engarzadas para tratar de obtener un objetivo común: la explotación y protección máxima de la marca y producto Premier League.

Derechos televisivos



Ello ha provocado que la adjudicación de los derechos televisivos en la Premier, por cantidades astronómicas, haya sido objeto de envidia en otras competiciones europeas. Una de ellas, LaLiga, donde hasta el propio presidente anunció en su momento que uno de sus grandes objetivos es acercarse cada vez más e igualar lo que perciben los clubes de la competición británica en concepto de derechos televisivos. Y parece haber dado con la tecla para ello.

Si la Premier protege su producto con una serie de medidas extraordinarias, en LaLiga se han dado cuenta de que ha llegado el momento de comenzar a utilizar sus bazas. Y si éstas pasan no sólo por potenciar su producto a nivel mundial sino, además, por debilitar a uno de sus rivales, la Premier, que duda cabe que el objetivo se habrá conseguido.

La Premier en pie de guerra con LaLiga por El Clásico



Y lo ha hecho donde más duele: con el horario del primer gran Clásico de la Temporada en España, un Barcelona-Real Madrid, un encuentro que acumula una audiencia colectiva equivalente, a nivel mundial, a cuatro Super Bowls y que despierta interés en todo el mundo. Y una de las mejores armas de LaLiga para contrarrestar el poder de la Premier.

Así, los responsables de la organización española han decidido que ese primer gran Clásico de la temporada se celebre el próximo 03 de diciembre a un horario que ha levantado ampollas en el Reino Unido: las 16h15min hora local en España, una decisión que ha puesto en pie de guerra a la Premier con LaLiga.

Con este horario, LaLiga se asegura que dos mercados claves, el americano y el asiático, queden perfectamente cubiertos pero además, asesta un durísimo golpe a los intereses de la Premier League, que no sólo ve como sus aficionados no podrán ver El Clásico por televisión sino que, además, las asistencias a los estadios ese día disminuirán sensiblemente con respecto a cualquier otro fin de semana. Igualmente, los encuentros de esa jornada televisados para el resto del mundo de la Premier deberán competir contra un huracán, un Barcelona-Real Madrid, que amenaza con engullirlo todo.

En la Premier están de los nervios con LaLiga. Consideran que el movimiento llevado a cabo por la competición española, "camuflado" bajo la perspectiva de llegar a los mercados americanos y asiáticos, esconde un durísimo golpe en toda la línea de flotación de la marca de la competición británica, un golpe del que aún están recuperándose y que tratan de contrarrestar a dos meses vista de que se produzca.

LaLiga ya ha comenzado a defender su producto frente al de otras competiciones. Y se ha dado cuenta que, en la actualidad, y quizás más que nunca, la mejor defensa siempre será un buen ataque.


La Encuesta del día en Marketing Deportivo MD



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport


Participa y comenta esta noticia

 
Top