Ibra también acaba con la estrategia de adidas en su debut con la marca alemana
  • El internacional sueco asestó un durísimo golpe a su nueva marca, y con ello a toda su estrategia, durante el debut del mismo con la firma alemana en el Manchester United - Manchester City del pasado fin de semana en el que pudo verse al delantero como volvía a sus antiguas botas Nike tras no adaptarse a las nuevas y flamantes adidas X16.1 Stellar Pack con las que debutaba como embajador de adidas




Ocurrió hace apenas una semana. Después de muchos meses de trabajo, la firma norteamericana Nike, junto con su filial Jordan, determinó que el partido de Champions League que enfrentaba en el Camp Nou al FC Barcelona y al Manchester City era el escenario ideal para que debutara ante el mundo las nuevas zapatillas que la conocida marca que dominaba con mano firme dentro del mundo del baloncesto, Jordan, hiciera su debut con la segunda versión de sus primeras botas de fútbol con uno de los principales embajadores de la multinacional estadounidense: el internacional brasileño Neymar Jr. Sin embargo, no todo salió tal y como esperaban en la marca.

Neymar acaba en 45 minutos con la estrategia de Nike y Jordan para el fútbol



Con una estrategia cuidadosamente estudiada, Neymar saltaba al terreno de juego con sus flamantes nuevas NJR x JORDAN Hypervenom, la nueva versión de las botas que Jordan había concebido para el fútbol, completamente blancas y que el brasileño estaba dispuesto a poner de actualidad dentro de la estrategia de Nike y Jordan para las mismas.

Sin embargo, no todo salió como ambas firmas esperaban. El brasileño hizo, deportivamente hablando, una primera parte más que discreta y en varias ocasiones se le pudo ver sobre el terreno de juego realizando movimientos que denotaban una cierta falta de adaptación a las nuevas botas que provocaron que el internacional saltara al terreno de juego en la segunda parte con unas botas completamente diferentes dejando en el vestuario azulgrana las nuevas NJR x JORDAN Hypervenom y, con ello, gran parte de la estrategia con la que durante tantos meses Nike y Jordan habían planificado ese debut.

El escenario idóneo



La acción del brasileño resultó un duro golpe, como decimos, a la elaborada y estudiada estrategia de Nike y Jordan, que a pesar de dicha preparación, obviaron una variable en su análisis: la adaptación del crack del FC Barcelona a las nuevas botas. ¿Podía haber una situación más negativa para los intereses de una compañía que la sufrida por Nike (y por extensión por Jordan) en el debut de las nuevas NJR x JORDAN Hypervenom sobre un terreno de juego con uno de los principales embajadores de la compañía? La respuesta la encontramos tan sólo unos días después a casi 1.200 kilómetros de distancia de Barcelona, en la ciudad de Manchester.

En ella, a las nueve de la noche del pasado miércoles saltaron al terreno de juego de Old Trafford los jugadores del Manchester United y del Manchester City en partido correspondiente a los Octavos de Final de la Capital One que reunía todos los ingredientes para ser el más destacado de esa ronda de la competición con diferencia. Sobre el césped se enfrentaban dos equipos con el objetivo de pasar de fase mientras que a nivel extradeportivo, varias circunstancias lo hacían casi más atractivo, como el enfrentamiento entre José Mourinho con su "enemigo" Pep Guardiola además del choque entre dos marcas como adidas, sponsor técnico del United, y Nike, que realiza la misma función en el City.

Ibra también acaba con la estrategia de adidas en su debut con la marca alemana



Todo estaba previsto para que el partido fuera el escenario idóneo para que adidas pusiera en marcha, tal y como tan sólo unos días antes había hecho Nike, su estrategia con el que durante muchos meses había sido protagonista dentro del mundo del marketing deportivo ante su más que evidente salida del catálogo de embajadores de Nike para formar parte del portfolio de adidas.

Con ello, y aunque desde la conclusión de la pasada Eurocopa de Francia se había podido ver al internacional sueco entrenando con botas negras adidas, la marca decidió que el enfrentamiento entre el United y el Manchester City era el escenario ideal para consolidar el debut de Zlatan Ibrahimovic con la firma de las tres bandas, un debut que se había producido tan sólo tres días antes en el encuentro entre el Chelsea y el United.

Y así ocurrió. El internacional sueco saltó al terreno de juego con unas, curiosamente, también botas blancas, las nuevas adidas X16.1 Stellar Pack, con las que puso en marcha la estrategia alemana para el debut del jugador con la firma en Old Trafford y que, logró desviar para sí gran parte de los focos de la atención mediática durante el encuentro.

Pero sin embargo, y también tal y como ocurrió tan sólo unos días antes, algo no salió como en la compañía alemana esperaban. Completamente perdido (como gran parte de su equipo), el sueco realizó una primera parte mucho más que discreta con sus nuevas botas, lo que llevó al jugador a tomar una decisión insólita: al igual que Neymar había saltado de  nuevo al césped al inicio de la segunda mitad con sus tradicionales botas Hypervenom dejando en el vestuario las nuevas botas de la compañía Jordan, el sueco hizo lo mismo: culpabilizó su bajo rendimiento y su pobre puesta en escena sobre el césped durante la primera mitad a las nuevas botas con las que debutaba con adidas y volvió al terreno de juego al inicio de la segunda mitad...¡¡¡con sus antiguas botas Nike!!!

El gesto no pasó inadvertido para nadie: adidas se había cuidado mucho de que todos los focos estuvieran pendientes del debut del sueco con la marca alemana por lo que su vuelta al terreno de juego sin las flamantes botas blancas alemanas y luciendo sus antiguas botas Nike, tiró por tierra toda la estrategia de adidas para el debut del jugador con la marca. Para colmo alemán, el rendimiento del jugador, sin ser el ideal, mejoró sustancialmente con respecto al puesto en escena durante la primera parte.

¿Podía haber una situación mucho más complicada de digerir para una compañía que la vivida por Nike y Jordan en su estrategia con sus nuevas botas con el brasileño Neymar? Evidentemente sí. Por muy enrevesada que la misma pudiera parecer, había otra peor: que la vuelta al terreno de juego no fuera con otras botas del catálogo oficial de dicha compañía (en este caso de Nike, o en su defecto, de la propia Jordan), sino que la misma se produjera con unas botas de la marca rival a la que pertenecía el jugador antes de su fichaje por adidas. Dos ejemplos de cómo la precipitación y la falta de pruebas sobre la adaptación de los embajadores a los nuevos productos puede echar por tierra una estrategia de meses.



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport


Participa y comenta esta noticia

 
Top