El rendimiento de Rooney deprecia su marca hasta un 30%
  • El pobre rendimiento deportivo de la que ha sido una de las referencias del Manchester United y de la Selección Inglesa desde hace años ha provocado una importante depreciación en el valor de su imagen de marca que muchos especialistas cifran en más de un 30% lo que viene a demostrar la importancia e influencia del rendimiento sobre la marca del deportista




Podría decirse que si hay un punto de inflexión en la carrera deportiva de Wayne Rooney ese parece que va a ser esta temporada. Su pobre rendimiento en este inicio de campaña, criticado abiertamente no sólo por los aficionados sino incluso por su propio entrenador, el mediático José Mourinho, ha puesto el punto de mira sobre el desempeño deportivo de un jugador que hasta ahora había sido buque insignia no solo de su club, el Manchester United, sino también de la Selección Inglesa de Fútbol.

Un punto de inflexión



Pero llega un momento en la carrera de todo deportista en el que comienza a apreciarse un importante punto de inflexión en lo que a rendimiento se refiere que vaticina el inicio de una etapa mucho más moderada en sus actuaciones que darán paso, en el corto plazo, a la entrada en la recta final de su carrera. Y si bien hay algunas estrellas que son capaces de prolongar un rendimiento más que aceptable durante incluso esos años finales como profesional, como el caso de Zlatan Ibrahimovic o, como no, el caso extremo del portugués Cristiano Ronaldo, ambos superados la treintena de años y con un rendimiento deportivo sobre el césped envidiable, existen otros como es el caso de Rooney a los que el abismo de la retirada les lleva por la senda de un rendimiento deportivo mucho menor al que hasta entonces venían desplegando sobre el césped.

Rooney se ha convertido en este inicio de campaña en uno de los jugadores más criticados por la afición del Manchester United. Otrora ídolo de los Diablos Rojos, su pobre desempeño sobre el terreno de juego le ha convertido en el punto de mira de las críticas de unos aficionados que anhelan ver al Rooney explosivo y espectacular de campañas anteriores y que, desean, sobre todo, volver a disfrutar del rendimiento del jugador sobre el terreno de juego. Pero lejos de creer que se trate de una cuestión de agotamiento físico o mental, tal y como propugna su entrenador José Mourinho, los especialistas consideran que estamos ante el verdadero punto de inflexión en la carrera profesional de Wayne Rooney.

El rendimiento de Rooney deprecia su marca hasta un 30%



Y el asunto no es un tema baladí. En absoluto. Ni desde el punto de vista estrictamente deportivo pero, sobre todo, tampoco desde el punto de vista del marketing deportivo. Wayne Rooney es uno de los futbolistas más mediáticos del fútbol mundial. Icono de un club como el Manchester United o una selección como la inglesa, rápidamente se convirtió en un verdadero imán para las marcas y firmas comerciales que no dudaron en unir su imagen a la del delantero británico.

Firmas como EA Sports, Samsung o, sobre todo, Nike, forman parte de un extenso catálogo que reportan al jugador una cifra espectacular en cuestiones de ingresos. Sólo por su acuerdo con Nike, el delantero se embolsa una cifra cercana al millón de libras anuales (casi 1,2 millones de euros) a los que habría que sumar lo que percibe del resto de patrocinadores. La pregunta es ¿cuánto tiempo más podrá seguir con ese nivel de contratos con sus marcas de referencia?

En realidad, poco. A buen seguro que aún durante la vigencia de sus actuales alianzas, al igual que la que tienen con el United y que le genera más de 300.000 libras semanales, el jugador logrará mantener el nivel de ingresos que tiene hasta ahora. Pero, ¿y a partir de ahora, qué? La depreciación de la marca Rooney va camino de convertirse en un hito histórico. En la actualidad, especialistas del sector ya vaticinan una caída de más del 30% en su valoración con respecto a su status actual. Y su rendimiento deportivo no ayuda ni mucho menos a revertir la situación.

Con un rendimiento en retroceso y una marca en caída libre, los expertos propugnan que la mejor salida para el jugador sería un cambio de aires hacia nuevos mercados, tipo MLS, donde su marca vuelva a adquirir importantes connotaciones y atractivos para firmas como Nike o incluso su gran rival adidas en su proceso de expansión dentro del mercado estadounidense. Su rendimiento en el plano europeo está casi en las mínimas. Y no se habla sólamente a nivel deportivo. Desde el punto de vista del marketing deportivo, la marca Rooney comienza a presentar signos de agotamiento que auguran un desenlace muy diferente a la situación en la que ha vivido hasta ahora.

Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport


Participa y comenta esta noticia

 
Top