El juicio a Derrick Rose, la puntilla en su relación con adidas
  • A pesar de que el jurado popular que ha juzgado a Derrick Rose por el escándalo sexual que le ha llevado a los tribunales durante las últimas semanas ha exculpado al nuevo base de los New York Knicks, el proceso se ha convertido en la puntilla en la tortusoa relación del que estaba llamado a ser una de las grandes figuras de la NBA en su relación con la multinacional alemana adidas




La peor inversión de su historia en el mundo del baloncesto NBA, y muy probablemente, en del deporte en general. Así definía no hace muchos años un alto directivo de la multinacional alemana adidas en los Estados Unidos el acuerdo que en el año 2011 alcanzaba la marca germana con un prometedor y joven jugador que acababa de ser elegido MVP de la NBA dos años después de su debut dentro de la Mejor Liga de Baloncesto del mundo. Hoy, apenas cinco años después, la calificación coge aún mayor relevancia en adidas, una marca que tiene muy claro el futuro de su relación con el jugador.

El mayor contrato de la historia de la NBA



Año 2011. Apenas dos años después de su debut en la NBA, un jovencísimo Derrick Rose, base titular de los Chicago Bulls, era elegido como MVP de la temporada regular, confirmando lo que ya apuntaba desde su etapa universitaria: estaba llamado a ser una de las grandes estrellas de la Mejor Liga de Baloncesto del planeta.

Aquél nombramiento fue el estímulo que necesitaba la multinacional alemana adidas para tratar de plantar cara al dominio que la firma estadounidense Nike, en íntima colaboración con su marca Jordan, ejercían sobre el atractivo pastel del calzado deportivo en la NBA. Sin pensárselo dos veces, la marca alemana rompió el mercado con un contrato espectacular: más de 185 millones de dólares por 13 años de contrato en lo que muchos especialistas, incluso desde dentro de la propia compañía, consideraron la más arriesgada apuesta que jamás había realizado la firma. Con dicho contrato adidas se exponía a que una inoportuna lesión, una bajada en el rendimiento del jugador o simplemente cualquier escándalo a nivel personal de la, por entonces, nueva estrella de la NBA, dejara hipotecada la alianza de la marca con el base de los Bulls.

Las lesiones



No tuvo que esperar mucho los críticos de la actuación de la marca para comprobar cuánta razón llevaban. Apenas un año después, el base entró en una espiral de lesiones que le llevaron a estar apartado de las pistas de baloncesto más de un año y medio y que echó al traste toda la estrategia que la firma germana había diseñado para convertir a Rose en la punta de lanza de su actuación dentro de la NBA.

Su esperada vuelta a las pistas no fue nunca la esperada: su rendimiento no volvió a ser el mismo, las lesiones nunca dejaron de asomarse a la carrera del jugador y la marca comenzó a reconocer en sus círculos más cercanos que la inversión con Rose jamás le llegaría a reportar la tasa de retorno esperada en adidas.

El juicio a Derrick Rose, la puntilla en su relación con adidas



Su traspaso esta temporada a un equipo en horas bajas como los Knicks vinieron a confirmar a adidas que muy probablemente estaba ante la peor inversión jamás realizada por la compañía dentro del mundo del deporte. Con un Rose eclipsado deportivamente hablando en cuanto a su rendimiento por su llegada a un equipo como los Knicks, adidas se preguntaba qué más podía ocurrir para seguir infravalorando su relación con el jugador. Y la respuesta la iba a encontrar esta misma pretemporada.

Hace apenas unas semanas comenzó en los Estados Unidos el juicio que se sigue contra el jugador y que le ha llevado al banquillo de los acusados en el que una ex novia del nuevo base de los Knicks acusaba al jugador de violación junto con otras dos personas. Hace apenas unas horas se ha conocido la decisión del jurado de un tribunal de Los Ángeles por la que se exculpaba a Rose de todos los cargos de los que se le acusaba y por los que se le reclamaban hasta 21,5 millones de dólares.

Sin embargo, este escándalo ha sido la puntilla en su relación con adidas. Desde el inicio del juicio en la compañía han estado valorando cuál sería la mejor manera de proceder: ¿romper de manera unilateral con su relación (como han hecho recientemente importantes patrocinadores con sus embajadores en otros escándalos en los que éstos han incurrido) o comenzar a adoptar una postura menos expuesta que vaya escondiendo a Rose, poco a poco, de sus estrategias?.

El finiquitar el contrato de manera unilateral metería de lleno a la firma en un largo y duro proceso legal contra el jugador que, muy probablemente, le llevaría a desembolsar una importante suma de dinero en concepto de indemnización. Todo ello ha llevado a adidas a adoptar otra decisión mucho más inteligente: la marca ha decidido ir dejando en un segundo plano la figura de Rose, hasta dejar su presencia en las estrategias de la compañía poco menos que en insignificante. Una salida vista desde dentro de la firma como mal menor a la actual situación con el jugador y que viene a confirmar lo que ya se presumía incluso desde dentro: muy probablemente estamos ante la peor inversión de adidas de toda su historia.


La Encuesta del día en Marketing Deportivo MD



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport


Participa y comenta esta noticia

 
Top