El Barça no tiene dinero para el nuevo Camp Nou
  • La reforma del estadio, uno de los grandes proyectos de la actual directiva azulgrana y uno de los estandartes en los que apoyó Bartoméu su estrategia en las últimas elecciones, se encuentra estancada ante la falta de recursos económicos de la entidad para poder afrontar el proyecto dentro de los plazos inicialmente previstos




Uno de los grandes proyecto de la actual junta directiva del FC Barcelona, la reforma del Camp Nou, se retrasa de manera indefinida hasta tal punto de que el inicio de las obras, fijado para el próximo verano, no sólo no tendrá lugar en fecha sino que, además, desde el propio club reconocen que el mismo podría demorarse incluso más de un año.

El Barça no tiene dinero para el nuevo Camp Nou



Y aunque muchos han querido ver en todo este asunto como principal motivo de aplazamiento la falta de acuerdo con el Ayuntamiento de Barcelona para lograr obtener las licencias y permisos pertinentes para ello, la realidad ha llevado a reconocer públicamente a directivos de la propia entidad azulgrana una evidencia que ya se llevaba barruntando desde hace meses: no hay dinero en las arcas del club para acometer las reformas.

Así lo ha llegado a recocer incluso Susana Monje, vicepresidenta del Barça en asuntos económicos, durante la última asamblea de socios compromisarios en el turno de ruegos y preguntas. La falta de acuerdos con patrocinadores importantes y la ausencia de firma que venga a dar apellido al Camp Nou son algunos de los motivos que impiden que el club cuente con todas las garantías para acometer el proyecto.

El lastre de la deuda


No debemos olvidar que tanto el proyecto de reforma del Camp Nou, encuadrado dentro del proyecto Espai Barça y que incluye también el nuevo Palau Blaugrana, a pesar de contar ya con el concurso fallado, fue sometido a consulta entre los socios, acordándose que no se iniciaría el mismo hasta que la deuda del club no estuviera por debajo de los 200 millones de euros, un hecho que aún no ha sucedido.

Así, a pesar de haber reducido la deuda del club en más de 57 millones de euros en el último año, la realidad es que la misma alcanza aún los 271 millones de euros, una cifra que hace completamente inviable la puesta en marcha del proyecto. Si a esto le unimos esa falta de acuerdos de patrocinio importantes (como el del patrocinador comercial de la camiseta azulgrana), la ausencia de marca dispuesta a pagar lo que pide el club por el apellido del Camp Nou (desde la entidad azulgrana reconocen que mientras no esté este acuerdo cerrado no comenzarán las obras) y, además, el hecho de dispararse la cuantía que abona el club en concepto de fichas, todo ello hace que el proyecto de reforma del estadio azulgrana quede en stand by sin fecha para su reanudación, un duro golpe para el club y para el proyecto de Josep María Bartoméu al frente de la entidad.


La Encuesta del día en Marketing Deportivo MD



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport


Participa y comenta esta noticia

 
Top