Alarma en Nike: el PSG quiere más dinero
  • Los dueños árabes del PSG consideran, apenas un año y medio después de la entrada en vigor de su nueva alianza de renovación con Nike dentro del apartado de la sponsorización técnica, que los términos económicos acordados en ella se han quedado completamente desfasados siendo necesaria, consecuentemente, una revisión. La opción Burrda vuelve a aparecer, amenazante, en el horizonte de una Nike que ve como en el club estarían dispuestos a negociar con la marca suiza o con otras de nuevo cuño en el fútbol, como Under Armour o New Balance




La estrategia de Nike dentro del mundo del fútbol, con la cesión voluntaria de una serie de entidades deportivas de primer orden (como puede ser el Manchester United) para focalizar su estrategia en su gran objetivo, lograr equipar a Real Madrid y FC Barcelona, sin descuidar a otras entidades estratégicamente interesante para la entidad norteamericana en relación al mercado en el que se desenvuelven, puede estar a punto de vivir una inesperada sorpresa que puede echar por tierra todo lo recorrido hasta el momento por parte de la firma estadounidense.

Una renovación sobre papel mojado



Hace ahora algo más de dos años, a finales de 2013, una de las entidades futbolísticas que más poder están adquiriendo dentro de este deporte en los últimos años, el PSG, llama incesantemente a las puertas de los dirigentes de la firma estadounidense Nike con el único objetivo de renegociar un contrato de sponsorización técnica que los dirigentes árabes del club francés consideraban completamente fuera de mercado por lo escaso de su rendimiento.

Hasta ese momento, Nike abonaba al club galo por dicho concepto una cifra que rondaba los 6,5 millones de euros, cantidad irrisoria para el dinero que clubes como Real Madrid, con adidas, FC Barcelona, con Nike o incluso el Manchester United, aún con Nike, percibían de sus respectivos patrocinadores oficiales. En aquellos momentos todavía no se había producido la ruptura de mercado de adidas con su incorporación al Manchester United.

Aquella presión parisina dio sus frutos, sobre todo por el enorme interés que la compañía del swoosh tenía en un mercado como el francés, una plaza sumamente interesante para la marca estadounidense que había logrado arrebatar apenas unos años antes con su llegada a la Selección Francesa de Fútbol después de que esta estuviera más de 40 años junto a adidas.

Alarma en Nike: el PSG quiere más dinero



Los términos del contrato fueron rápidamente filtrados a la prensa especializada: Nike seguiría vistiendo al PSG hasta el año 2022 a cambio de un incremento sustancial en los emolumentos que el club parisino recibiría por parte de la marca norteamericana: una cifra cercana a los 25 millones de euros anuales. Sin embargo, apenas un año después de la entrada en vigor del nuevo contrato, desde el PSG consideran urgente y fundamental una nueva revisión de dicha alianza por considerarla completamente desfasada.

¿Que ha ocurrido en este breve periodo de tiempo para que los dirigentes árabes del club parisino, con su dueño Nasser Al Khelaifi vuelva a amenazar a la marca estadounidense con una ruptura del acuerdo pactado? Fundamentalmente un hecho clave: el megaacuerdo alcanzado con adidas por parte del Manchester United que ha supuesto una verdadera ruptura del mercado dentro del sector del marketing deportivo.

A partir de ese momento, de la oficialidad de los casi 100 millones de euros anuales que abona la marca al club británico, como si de una fila de fichas de dominó se tratase, las principales entidades europeas han ido exigiendo a sus respectivos patrocinadores técnicos un incremento sustancial en las retribuciones que percibían para adecuar el contrato que les unía a su nueva realidad: Bayern Munich (80 millones de euros/año con adidas) o FC Barcelona (105 millones de euros con la propia Nike) son dos de los más claros ejemplos de renovación al alza en las dos grandes firmas de ropa deportiva.

Ahora, el dueño del PSG considera más que insuficiente y completamente desfasado las percepciones que recibe su entidad de Nike, un club habituado en los últimos años a estar presente en las rondas finales de la Champions y en lo más alto de las diferentes competiciones en el fútbol francés, como decimos, un mercado altamente importante desde el punto de vista estratégico para los norteamericanos.

Así, según ha podido conocer Marketing Deportivo MD, el propio Nasser Al Khelaifi ha hecho llegar a Nike la necesidad urgente de revisar considerablemente al alza su contrato, para situarlo en una cifra cercana a los 50 millones de euros anuales. Y para ello, ha desempolvado una amenaza más que latente que ya utilizó en su momento, allá por el año 2013, para sustentar sus negociaciones en aquella renovación con Nike.

La opción Burrda


Con una adidas con poca capacidad de reacción como consecuencia de los megacontratos alcanzado en el mundo del fútbol con diferentes entidades tras su apuesta con el Manchester United, en Nike se equivocan si consideran que las cartas con las que el PSG puede presionar a la firma para una ostensible mejora en su relación pueden ser muy bajas.

Justo un año antes de su última renovación de 2013, allá por el año 2012, unos recién llegados dueños del PSG rápidamente pusieron sus ojos sobre un primer objetivo: el acuerdo de sponsorización técnica que el club mantenía con Nike. Y para ello, se sentaron las bases ya en aquel momento de lo que después sería su alianza para la renovación en el año 2013. En aquel instante, los nuevos dirigentes árabes presentaron como principal amenaza a Nike el nombre de una firma que llamó poderosamente la atención en el sector por su poca relevancia en el mismo: Burrda, pero con muchas posibilidades para convertirse en nuevo patrocinador técnico del club en aquellos momentos.

La explicación era muy sencilla: Burrda pertenece al grupo suizo Pilatus Sports Management SA, un grupo que está participado, fundamental y principalmente, por un importante fondo de inversión qatarí. Y ahí las cosas ya van hilando unas con otras. La presencia del jeque qatarí en el PSG acercaría posiciones con la marca suiza que ya se ha postulado para ello y que tendría capacidad económica suficiente, dinero que procedería de los petrodólares, para poder optar, aunque a muchos les suene realmente extraño, a una camiseta como la del PSG.


La Encuesta del día en Marketing Deportivo MD



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport


Participa y comenta esta noticia

 
Top