adidas pesca en la Masia
  • La marca alemana ha confirmado la última tendencia en las estrategias de las principales firmas de ropa deportiva dentro del sector de la representación: fichar a los futuros cracks cada vez más jóvenes para abaratar su incorporación a su catálogo de embajadores




¿Tiene algún sentido que una multinacional como adidas, con cracks mundiales en todos los deportes como embajadores de la marca, fiche a un jovencito de apenas 18 años, semidesconocido en todo el planeta, como nuevo representante de la compañía a nivel mundial? Para encontrar explicación a esta pregunta, a la que sin duda muchos le encontrarán dificultades para hallarla, habría que estudiar las nuevas estrategias de las grandes multinacionales dentro del mundo del patrocinio deportivo.

adidas pesca en La Masia


La firma alemana adidas no deja de pensar en el futuro y ha ido a buscar en una de las mejores canteras del fútbol europeo: la del FC Barcelona. Así, la multinacional germana acaba de hacer público el fichaje para su equipo de embajadores de un joven semidesconocido para todo el mundo pero que mayor proyección tiene dentro de La Masia: el surcoreano Seung Woo Lee.

De este modo, el jugador, que ha destacado tanto en los juveniles como en el filial azulgrana, con el que ya ha hecho alguna que otra aparición, se incorporará a una cartera de embajadores repletas de estrellas del mundo del deporte de la que a partir de ahora también formará parte él mismo.

Una estrategia de futuro


Sin embargo su fichaje esconde mucho más. Las compañías de ropa deportiva se dieron cuenta hace ya algunos años que los fichajes de las estrellas del mundo del deporte como embajadores una vez éstos estuvieran consagrados exigían un enorme esfuerzo económico que a veces las mismas no eran capaces de afrontar.

El fichaje por parte de Nike de un semidesconocido rookie allá por el año 2003 lo cambió todo en el mundo del patrocinio deportivo. El jugador, que pasó directamente del instituto a la NBA sin pasar por el banco de pruebas que es la universidad, fue rechazado precisamente por adidas lo que aprovechó Nike para incorporarlo a un precio "modesto" (aunque en aquel momento se consideró disparatado pagar nada por un jugador que ni había pasado por la universidad) a su equipo de embajadores. Hoy es uno de los deportistas más importantes y mediáticos del planeta.

Desde entonces, las compañías se afanan por tener controlado el semillero de futuras estrellas deportivas para así abaratar el coste de sus fichajes. La estrategia es sencilla: ficha joven, muy joven, cuando son desconocidos mediáticamente pero con un enorme potencial. Y házlo barato para asegurarte al mismo cuando ya rompa a estrella del deporte. El caso de Seung Woo Lee es el último ejemplo, con el que adidas no solo se guarda su futuro sino que además mima uno de los mercados más atractivos para las grandes multinacionales: el asiático.


La Encuesta del día en Marketing Deportivo MD



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport


Participa y comenta esta noticia

 
Top