Under Armour dispara primero en los Warriors
  • Kevin Plank ha querido dejar bien claro a Nike que el mando en la franquicia californiana lo llevan Stephen Curry y la propia Under Armour en unas declaraciones que parecen ser el punto de partida para una temporada cargada de hostilidades en materia de marketing deportivo dentro de la franquicia




A principios del pasado mes de julio se producía el que sin duda es uno de los movimientos del verano en la NBA: Kevin Durant, uno de los líderes de los Oklahoma City Thunder, decía adiós a la que había sido su casa durante tantos años para incorporarse a la franquicia de moda en la NBA: los Warriors de Stephen Curry. Y mientras a nivel deportivo comenzaron a aparecer los análisis que auguraban que el anillo ya sólo lo podían perder los propios Warriors, dando una muestra con ello del potencial deportivo de la propia franquicia, a nivel extradeportivo, centrándonos en el mundo del marketing deportivo, su llegada implicaba un análisis mucho más minucioso y detenido cuyas consecuencias ya estamos comenzando a ver.

Los gallos de Cruyff llegan a los Warriors



El anuncio del fichaje de Kevin Durant por los Warriors provocó un verdadero tsunami en la NBA. Y no solo a nivel deportivo. En ese apartado del marketing deportivo volvíamos a vivir una situación que en su momento ya advirtiera el mítico Johan Cruyff con la llegada de Neymar al FC Barcelona: en aquel momento, allá por el año 2013, el holandés advertía del peligro de meter en un mismo vestuario a dos gallos, no por la mala relación que pudiera surgir entre ellos sino por los problemas que las marcas que los patrocinaban, adidas en el caso de Leo Messi y Nike en el caso de Neymar, podían generar.

La llegada de Durant a los Warriors suponía trasladar "los gallos de Cruyff" del mundo del fútbol al deporte de la canasta. Stephen Curry es el máximo embajador de Under Armour, una de las compañías que más ha crecido en los últimos años y que más amenazante se muestra en el horizonte frente a la hegemonía de las tradicionales adidas pero sobre todo Nike. Durant por su parte fue el protagonista indirecto hace dos años de la lucha que mantuvieron la propia Under Armour con Nike, su patrocinador personal, por hacerse una con los servicios del jugador y la otra por mantener al crack de los Thunder en su equipo de embajadores. Al final, Nike logró que se mantuviera en el mismo pero a un coste muchísimo más elevado de lo que jamás habría pagado de no haberse interesado la compañía de Baltimore en el jugador.

Under Armour dispara primero 



Con este escenario, el anuncio del fichaje de Durant por los Warriors, amén de generar un intenso debate deportivo sobre la supremacía que iba a ejercer la franquicia californiana en la NBA con una plantilla difícilmente mejorable a nivel deportivo, salía a la luz otro no menos importante debate acerca de cómo iban a poder convivir dos marcas como Under Armour y Nike luchando entre sí por acaparar el protagonismo dentro del equipo.

Y el tiempo, apenas un mes después, de aquellos que auguraban problemas entre ambas compañías, no ha hecho más que darle la razón a los mismos. Así, la primera en desatar las hostilidades ha sido Under Armour, que a través de su propio presidente, Kevin Plank, ha querido dejar bien claro que la supremacía de la marca y de su embajador, Stephen Curry, dentro del equipo, no va a variar ni un sólo ápice por el hecho de llegar a la franquicia Kevin Durant de la mano de Nike.

"Sin lugar a dudas los Warriors son el equipo que hoy en día son gracias a Stephen Curry y eso es algo que el propio Kevin Durant ya conocía muy bien antes de firmar con ellos. Es más que evidente que no va a pedir el mando del equipo", ha afirmado recientemente en unas declaraciones el multimillonario propietario de Under Armour que se ha encargado de recordar que Curry es el líder no sólo de los Warriors sino también de su compañía, una firma que ha experimentado un incremento en sus ventas sin precedentes en los últimos años gracias al buen desempeño deportivo de la franquicia de Oakland en la NBA.

No debemos olvidar, para añadir un grado más de complejidad al asunto, que en el año 2014 Under Armour entorpeció las negociaciones de renovación que Durant y Nike estaban llevando a cabo con una oferta de 300 millones de dólares para incorporarlo a su equipo de embajadores que capitanea Stephen Curry. Para muchos aquella oferta no era más que un farol que, sin embargo, en Nike dieron toda la credibilidad del mundo para retener al crack por un importe que rondaba los 320 millones de dólares a través del derecho de tanteo. En Under Armour jamás vieron esa renovación como una derrota sino como una declaración de intenciones a la propia Nike: "No hemos conseguido al jugador pero al menos hemos logrado que Nike pague por él una cifra muy superior a la que en principio estaba dispuesta a abonar", afirmó entonces el propio Plank. Ahora, con Durant y Nike en los Warriors, los gallos de los que en su momento hablaba Cruyff han desembarcado en la NBA de la mano de la franquicia de California. Y las hostilidades, al parecer, no han hecho más que comenzar.


La Encuesta del día en Marketing Deportivo MD



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport


Participa y comenta esta noticia

 
Top