La Superliga que amenaza a la UEFA
  • Estados Unidos, Europa, Australia, Sudáfrica, China y Brasil ya trabajan para la creación de una Superliga Mundial que podría ponerse en marcha en el año 2021, cuando haya acabado el último acuerdo para modificar el actual formato de la Champions League




No gana para sustos. La UEFA, máxima responsable del fútbol continental europeo y bajo cuya tutela se desarrolla la competición de clubes más importante del mundo, la Champions League, ve ahora como una nueva amenaza se extiende rápidamente por todo el continente con el riesgo de dejar arrinconada a un lado a su competición de oro, la Champions League, en pos de un nuevo torneo que amenaza, de salir adelante, con llevarse todo cuanto ose oponerle resistencia.

La Superliga que amenaza a la UEFA



Durante años la UEFA vivió siempre con la eterna amenaza de los grandes clubes europeos que anhelaban la creación de una liga europea paralela a su Champions League integrada por los mejores clubes de Europa y que dejaría, evidentemente, en un segundo plano a la competición de la UEFA. Y ahora que los ecos de aquella iniciativa parecían haberse perdido para siempre con el transcurrir del tiempo, el máximo organismo rector del fútbol continental comprueba como está expuesto a una amenaza mucho mayor que implicaría a todos los continentes del planeta.

Así, clubes de Europa, China, Rusia, Sudáfrica, Australia, Brasil y Estados Unidos ya trabajan en la creación de una nueva Superliga Mundial, una superliga en la que participarían los mejores clubes de los cinco continentes y que dejaría en un segundo plano de manera definitiva a la Champions League.

Temor a la Premier


La idea de la nueva Superliga Mundial parte del temor de los clubes europeos a la todopoderosa Premier League, ahora aún más poderosa económicamente hablando tras el último contrato televisivo alcanzado. Así, los clubes europeos que participan en la actual Champions League temen que con la última modificación de la competición (que concede de manera directa cuatro plazas en la fase de grupos a España, Alemania, Italia e Inglaterra) y tras el último acuerdo televisivo alcanzado en la Premier, los clubes británicos adquieran una capacidad económica tal que sea inalcanzable para el resto de campeonatos domésticos, pasando a convertir la Champions League en una especie de Premier League 2.

La iniciativa ha sido muy bien acogida por países como China o Estados Unidos, que anhelan entrar a formar parte de una competición que les sirva de escaparate a nivel mundial y reafirme el crecimiento que sus respectivas competiciones domésticas están experimentando en los últimos años.

El riesgo de la creación de esta Superliga Mundial sería el distanciamiento que se produciría entre los clubes participantes en las mismas, los de mayor proyección internacional, y sus rivales en sus competiciones domésticas, hecho que podría suponer, a la larga, una pérdida de interés total por parte del aficionado en las mismas que acabe con la desaparición de algunas en muchos casos.


La Encuesta del día en Marketing Deportivo MD



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport


Participa y comenta esta noticia

 
Top