La renovación de Ronaldo activa el interés de adidas por sacar a Bale del Madrid
  • El agente de Gareth Bale considera que si el Madrid está dispuesto a renovar a Cristiano Ronaldo, quizás sea el momento adecuado para volver al fútbol británico a las filas del Manchester United de la mano, paradójicamente, de uno de los principales patrocinadores del club madridista, la multinacional alemana adidas




El excepcional final de campaña, al menos a nivel de éxitos deportivos, vivido por el portugués Cristiano Ronaldo tanto con el Real Madrid como con la Selección Portuguesa ha alterado por completo los planes que el presidente del club blanco tenía ya marcados para la estrella lusa y que no eran otros que proceder a su venta antes de que la depreciación en el valor del mismo llegara a sus límites. Sin embargo, el título de Champions League conseguido por el portugués con el Real Madrid y el de la Eurocopa de Francia cosechado con Portugal, ha dado un giro de 180 grados a la situación hasta el punto de que el club madridista se encuentra en una problemática mucho más amplia de la que en principio suponía.

Una renovación al alza



Con un Ronaldo triunfante y convertido en la referencia tanto del Real Madrid como de su Selección, a Florentino se le hacía muy difícil justificar ante los aficionados una salida, tal y como tenía previsto, del astro portugués de la entidad madridista a apenas un año de una nueva cita con las urnas a la presidencia blanca.

Todo ello provocó un cambio radical en los planes inicialmente previstos para disponer una nueva estrategia ya casi perfilada y que está a punto de ser anunciada en los próximos días: la renovación, al alza, de Cristiano Ronaldo hasta el año 2022 con un incremento en sus emolumentos a percibir del Real Madrid que se situarían en torno a los 20 millones de euros netos anuales con una única condición: se dejara abierta la puerta para que, cuando el rendimiento del jugador comenzara a disminuir y así lo aconsejasen los informes del club, se procediera a una salida del portugués para mayor rédito del club madridista.

La guerra de agentes Bale-Cristiano llevan al límite al Real Madrid



Pero ese incendio sofocado por la directiva blanca ha propiciado la aparición de otro foco no muy distante del anterior y que puede echar por tierra la estrategia preconcebida por el propio Florentino Pérez para el futuro madridista. Y ese segundo foco del incendio se llama Gareth Bale.

Florentino siempre lo tuvo claro desde prácticamente su fichaje. A poco que su rendimiento deportivo acompañara, quería convertir a Gareth Bale en el icono y representación del Real Madrid a nivel mundial en sustitución, precisamente, de Cristiano Ronaldo. La salida del luso, planificada como decimos tras la conclusión de la última campaña, hizo llevar al representante de Bale todas las bondades que desde la directiva blanca tenían planificadas para el británico con la marcha del luso.

Pero la permanencia del luso ha supuesto un radical cambio en la situación. Y en el entorno de Bale eso no ha gustado absolutamente nada. Consideran que si un jugador a punto de entrar en el eclipse de su carrera vale 20 millones de euros netos anuales, la ficha de su representado, Gareth Bale, debería ser incrementada unos cuantos millones más por encima de la del crack luso. Pero sobre todo, la paralización de manera abrupta del nuevo rol que se le iba a conceder a Bale dentro del club madridista con la renovación de Cristiano ha supuesto la gota que ha colmado el vaso en la paciencia de Jonathan Barnett, su representante.

La alargada sombra de adidas y el United


El representante del galés ha considerado toda una afrenta la paralización de los planes que Florentino tenía preconcebidos para el británico y ha comenzado a moverse en el entorno de un Manchester United que lleva meses anhelando por la llegada de Bale. Y para mal del Real Madrid, en esta intención tiene como aliado a, paradójicamente, uno de sus principales patrocinadores, la multinacional alemana adidas, también sponsor técnico del United.

Con el nuevo contrato a Ronaldo, en adidas consideran que la supremacía e influencia de Nike dentro del vestuario madridista seguirá siendo una realidad durante los próximos años, por lo que han decidido pasar a su Plan B. Y ese Plan B en la compañía germana pasa por llevar a Gareth Bale a una de sus mayores apuestas en el mundo del marketing deportivo de los últimos años: su acuerdo de patrocinio con el Manchester United.

En adidas llevan meses dándole vueltas a la cabeza acerca de como poner solución a una situación que amenaza con convertir su inversión en el United en un completo descalabro económico. La incapacidad del club británico de volver a la senda del buen rendimiento deportivo (no está clasificado para la Champions de esta temporada) han encendido las luces de alarma en la firma germana que ha visto a Bale en la solución a todos sus males.

Con un Bale, embajador de adidas recordémoslo, en las filas del club británico, el poder deportivo del United se dispararía pero, además, su capacidad para explotar comercialmente al jugador sería mucho mayor que la que actualmente tiene en el Real Madrid, eclipsado con las campañas de Nike.

En el Madrid saben de estos movimientos, y tratan de calmar a marchas forzadas el enorme malestar que existe en el entorno del Gales, comprobando una vez más cómo los efectos del inesperado éxito de Ronaldo pueden tener consecuencias no previstas para sus grandes apuestas de futuro.

Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport


Participa y comenta esta noticia

 
Top