Iberdrola abandona la Selección
  • La importante compañía energética española ha decidido no renovar el contrato que le une a la Real Federación Española de Fútbol, que ve como desde el fracaso del Mundial de Brasil 2014 ha perdido ya cerca de 40 millones de euros en contratos de patrocinio con la marcha de importantes firmas comerciales de su catálogo de sponsors oficiales




Sigue la sangría dentro de la Real Federación Española de Fútbol en cuanto a huida de patrocinadores oficiales se refiere, una sangría para la que no parece haber remedio dentro de la Rfef y que ha dejado ya un vacío de casi 40 millones de euros en patrocinio que la organización española dejará de ingresar desde el fracaso de la participación de España en el Mundial de Brasil 2014.

Époda dorada y decepción



Desde que la Selección Española de Fútbol consiguiera lo que ninguna otra selección nacional había conquistado hasta entonces en la historia, la secuencia Eurocopa (2008) - Mundial (2010) - Eurocopa (2012), el proceso de desgaste a nivel de imagen que ha sufrido como consecuencia de su desastrosa participación en el último Mundial de Brasil 2014 ha pasado factura, y mucha, en lo referente a la captación y mantenimiento de patrocinios deportivos.

La época dorada de la Selección Española, que arrancaba en el año 2008 con el título de la Eurocopa celebrada en Austria y concluía con otra Eurocopa, la de Ucrania en el año 2012, mediando la conquista de un Mundial entre ambas, el de Sudáfrica 2010, dejó en las arcas de la Federación Española de Fútbol unos ingresos procedentes de patrocinio deportivo hasta entonces inimaginables. Tanto, que el caché de la Selección Española se disparó hasta límites insospechados, tanto por disputar encuentros amistosos como por permitir asociar la imagen de marcas comerciales a la doble Campeona de Europa y Campeona del Mundo.

40 millones de euros



Sin embargo, la conquista de la Eurocopa 2012 puso el punto final a un ciclo histórico con la entrada en una espiral de malos resultados deportivos que comenzaron con el fiasco de la Copa Confederaciones del año 2013 y para continuar con el fracaso de Brasil 2014 y la Eurocopa de Francia de 2016.

Todo ello ha provocado que las marcas comerciales hasta entonces asociadas a la Federación Española de Fútbol hayan comenzado a valorar la oportunidad, o no, de continuar al lado de un equipo que parece haber entrado en caída libre y al que ahora la llegada de un nuevo seleccionador, Julen Lopetequi, parece querer volver a darle los aires que hace apenas unos años obtuvo.

Los malos resultados, unidos a la decisión de la Rfef de poner fin, en el año 2013, a su relación comercial con Santa Monica Sports, la agencia encargada hasta ese momento de la gestión y captación de socios comerciales para la Federación Española de Fútbol, ha provocado un agujero en el apartado de ingresos procedentes de patrocinadores oficiales que ya ronda los 40 millones de euros tras el último anuncio de Iberdrola.

Iberdrola abandona la Selección



La última en coger la puerta de salida ha sido el patrocinador principal de la Selección Española de Fútbol, Iberdrola, que en el día de ayer finalizaba su contrato, una alianza que no ha renovado y que supondrá el que la Rfef deje de percibir de la compañía energética 12 millones de euros anuales, destinados fundamentalmente a abonar las nóminas de los empleados de la Federación.

Desde el fiasco del Mundial de Brasil y la ruptura con Santa Mónica Sports, la lista de firmas que han dejado de patrocinar a la Selección Española no para de crecer, entre las que se encuentran Iberdrola (12 millones de euros); Gillete (7 millones de euros); Nissan (3 millones de euros); Cepsa (3 millones de euros); Banesto (2,5 millones de euros) o Bimbo (1,2 millones de euros) entre un largo listado.


La Encuesta del día en Marketing Deportivo MD



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport


Participa y comenta esta noticia

 
Top