Heineken quiere un Gran Premio de F1 en Vietnam
  • El interés comercial del nuevo patrocinador de la Fórmula 1, Heineken, choca frontalmente con la estrategia del nuevo propietario de la competición, Liberty Global, que se opone a la disputa de grandes premios en países donde el interés por la misma es prácticamente nulo y que puede provocar un efecto devastador sobre la marca F1 con gradas completamente vacías




A comienzos del pasado mes de Junio se confirmaba: Heineken, una de las cerveceras más importantes del mundo, se convertía en nuevo patrocinador global de la Fórmula 1 durante los próximos 5 años a cambio de una cifra que rondaría los 200 millones de euros. En estos días, la conocida marca de cervezas ya ha comenzado a imponer sus exigencias para tratar de obtener la máxima rentabilidad a tan importante inversión.

200 millones por patrocinar la F1



El pasado mes de junio, la firma cervecera Heineken alcanzaba un importante acuerdo con la dirección comercial de la Fórmula 1, la FOM, para convertirse, en base al mismo, en el nuevo patrocinador global de la competición, según ha informado la propia compañía en un comunicado de prensa.

Aunque las cifras oficiales de la operación fueron confirmadas, Heineken preparaba su desembarco en la Fórmula 1 a lo grande: como patrocinador global de la competición. Para ello, la compañía holandesa estaba dispuesta a poner encima de la mesa un contrato de 200 millones de euros por cinco años de patrocinio que darían a la firma una relevancia a nivel mundial cuya tasa de retorno se antojaba lo suficientemente positiva como para emprender un patrocinio de este calado.

Heineken quiere un Gran Premio de F1 en Vietnam



Ahora, apenas unos meses después de comenzar a ejercer su labor como principal patrocinador de la F1, la compañía ya ha puesto sus cartas sobre la mesa: quiere un Gran Premio de F1 en Vietnam, un mercado estratégico para la compañía. El principal problema para su objetivo: que los nuevos dueños de la competición, el grupo Liberty Global, se oponen frontalmente a la organización de un Gran Premio que muy probablemente traerá otro de los grandes problemas a los que desea hacer frente la nueva propiedad: las gradas vacías.

El país del sudeste asiático interesa comercialmente a la firma cervecera, una compañía que si bien tiene a los Estados Unidos como principal mercado, sus estrategias y alianzas son muy fuertes en la zona gracias a un colaborador local. Sin embargo, la propuesta choca frontalmente con la opinión de Chase Carey, nuevo presidente de la Fórmula 1, que se niega rotundamente a volver a ver repteido los sucesos acontecidos en el pasado con Grandes Premios como Turquía, India o Corea donde la falta de recursos económicos de los aficionados y la poca cultura del motor existente en los mismos provocó que por televisión se vieran gradas prácticamente desiertas, lo que traslada un importante golpe a la imagen de marca de la competición.


La Encuesta del día en Marketing Deportivo MD



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport


Participa y comenta esta noticia

 
Top