El derbi de Manchester esconde la gran batalla adidas - Nike de la Premier
  • El choque que disputarán el próximo sábado los dos clubes de la ciudad de Manchester ha puesto en el foco de la atención mediática el primer gran enfrentamiento de dos de las compañías importantes del mundo, Nike y adidas, por acaparar para sí el protagonismo en ese otro partido que ambas compañías disputarán a nivel de marketing deportivo




El próximo fin de semana, con el retorno de las competiciones nacionales a la acción tras el parón liguero que los partidos de clasificación para el Mundial de Rusia 2018 han motivado, la ciudad de Manchester vivirá en sus carnes el primer gran derbi de la temporada. Un derbi que este año es diferente a cualquiera que hasta entonces se haya podido disputar gracias, como no, a la presencia en los respectivos banquillos de los clubes de los dos entrenadores más mediáticos del mundo: Pep Guardiola en el del City y José Mourinho en el del United.

El derbi de Manchester esconde la gran batalla adidas - Nike de la Premier



El primer gran derbi de la temporada en la Premier League llevará a los aficionados a la ciudad de Manchester con un enfrentamiento directo entre los dos clubes de la ciudad que acaparará la atención de todo el mundo con un más que interesante choque a nivel deportivo. Pero si importante es la expectación que a nivel deportivo ha generado dicho derbi, la que ha logrado provocar a nivel extradeportivo, centrándonos en el apartado del marketing deportivo, es si cabe aún mayor.

El choque entre ambos clubes no es más que un traslado del enfrentamiento Nike - adidas, las dos compañías de ropa deportiva más importantes del mundo, a los terrenos de juego. Y por si fuera poco, con dos de los entrenadores más mediáticos del mundo en las filas de ambas entidades: Guardiola Mourinho.

El potencial televisivo de la Premier



Hasta no hace mucho, y aún hoy, se puede escuchar en los mentideros de la industria deportiva en la Premier una máxima que muchos especialistas ponen como segura: si el acuerdo que hace algo más de un año firmó la Premier League de sus derechos televisivos hubiera sido negociado ahora, con la seguridad de contar con Pep Guardiola como nuevo técnico del Manchester City y la de ver a José Mourinho en el banquillo del Manchester United, las cifras del mismo, ya de por sí espectaculares (6.900 millones para el nuevo ciclo de tres años) habrían sido, sin lugar a dudas, mucho mayores.

Es la conclusión a la que se llega partiendo de una premisa: el contar en una competición doméstica como ya lo hizo en su día LaLiga con los dos entrenadores más mediáticos del mundo, es un importante valor añadido para dicha competición. Si a ello le añadimos el poso que queda el que los clubes que dirigen estén patrocinados por Nike y adidas, la expectación a nivel de marketing deportivo llega a su punto álgido tal y como ocurriera en la competición española durante años.

Un encuentro clave


La única diferencia con los choques que ambas marcas disputaron en la competición española al frente de Real Madrid y FC Barcelona con los dos técnicos en su banquillo es que el choque en España fue la tormenta perfecta: dos escuadras patrocinadas cada una de ellas por una de las grandes marcas comerciales y con dos técnicos en los banquillos patrocinados igualmente por una de las grandes firmas: adidas (Real Madrid y José Mourinho) y Nike (FC Barcelona y Pep Guardiola).

En el choque el próximo fin de semana la única salvedad será que ambos técnicos pertenecen ya a la marca adidas, a pesar del interés de Nike de volver a acercar posturas con el que durante años fue su embajador tras su llegada al banquillo del City. Pero si en los banquillos adidas tiene a los dos entrenadores, en las plantillas el dominio lo ejerce Nike, que cuenta con mayor número de embajadores en ambos clubes que adidas. Por lo demás, las espadas de ambas compañías están en todo lo alto. Y el interés es máximo, sobre todo para Nike, que ha visto en los últimos años como su papel en la Premier ha ido reduciéndose hasta llegar a la situación actual, donde únicamente tiene en la entidad de Manchester a su único representante. Y a pesar de que a partir de la temporada que viene la situación será diferente (la firma norteamericana ya se ha asegurado al Chelsea y tiene casi cerrado el acuerdo con el Tottenham), lo cierto es que su relevancia en la Premier ha ido cayendo en picado.

Por este motivo, el derbi del próximo fin de semana se antoja, si cabe, aún mucho más importante y trascendental para ambas compañías, la una interesada en recuperar parte del prestigio que un día tuvo en la Premier League, y la otra, adidas, más que convencida de que, con una adecuada estrategia, el derbi no debería ser interpretado más que como un triunfo de la firma alemana fuera cual fuera el resultado al final del encuentro.


La Encuesta del día en Marketing Deportivo MD



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport


Participa y comenta esta noticia

 
Top