adidas comienza ver al United como su Derrick Rose del fútbol
  • En la marca alemana comienzan a analizar muy seriamente la oportunidad y rentabilidad de realizar un desembolso como el que llevan a cabo con el club británico dada la continua devaluación que, desde el punto de vista deportivo, está sufriendo la marca Manchester United desde la salida de Alex Ferguson del banquillo de los diablos rojos, una caída que no ha sido, por el momento, capaz de resolver ni el propio José Mourinho




Año 2011. Se filtra a la prensa uno de los acuerdos más importantes jamás firmados en la NBA entre un jugador y una marca comercial. La multinacional alemana adidas, en su afán por ganar mercado a a la marca estadounidense Nike, se hace con los servicios de Derrick Rose gracias a un multimillonario contrato que supondrá el desembolso de más de 180 millones de dólares durante los siguientes diez años, una alianza cuya rentabilidad pusieron muchos en duda ya en el mismo momento de la firma y que el paso del tiempo y, sobre todo, las continuas lesiones del jugador, han acabado convirtiendo en uno de los mayores errores de estrategia jamás firmados por adidas. Hoy, casi cinco años después, en la marca alemana comienzan a aparecer las primeras voces que hablan de su particular Derrick Rose dentro del mundo del fútbol: el Manchester United.

1.000 millones en 10 años



Con un acuerdo de 1.000 millones de euros en los próximos 10 años, la relación entre el Manchester United y la marca alemana adidas nacía como una demostración de músculo económico por parte de la compañía que asestaba de este modo un duro golpe a su gran rival, la firma norteamericana Nike, que no sólo veía como "perdía" a uno de sus valores dentro del mundo del fútbol sino que además comprobaba cuál era la fortaleza del estado de salud de su contrincante dentro del sector.

Sin embargo, tal y como ocurrió algunos años antes en el caso de Derrick Rose, hubo ya entonces, en el momento de la firma, algunas voces discrepantes que pusieron en duda la rentabilidad de un acuerdo como el citado y las enormes variables a la que el mismo estaba expuesto que hacían que dicha inversión y su tasa de retorno pudiera convertirse en un importante dolor de cabeza para la compañía germana.

La cláusula del miedo y la pérdida de imagen


Con un club incapaz de recuperarse, deportivamente hablando, del mazazo que le supuso la noticia de la retirada de los banquillos de su sempiterno entrenador, Alex Ferguson, en la marca impusieron una serie de cláusulas tendentes a proteger su inversión. Así, la compañía dispuso que esos casi 100 millones de euros anuales que debía abonar al United quedarían reducidos en un 30% de confirmarse la no clasificación del club para la edición de turno de la Champions League, algo que ya ha sucedido en dos ocasiones en los últimos tres años.

Esta cláusula del miedo sin embargo ha sido incapaz de proteger otro importante daño colateral en la compañía: la pérdida de prestigio de la marca Manchester United, deportivamente hablando, que está arrastrando en su caída a cuantas firmas osan asociarse desde un punto de vista comercial al futuro del club.

adidas comienza ver al United como su Derrick Rose del fútbol


A la desesperada, en adidas sólo visualizaban hace ahora un año una jugada maestra que pudiera hacer retornara al club a la senda del éxito: la llegada de José Mourinho, un embajador de adidas recordémoslo, al banquillo de los Diablos Rojos. Con un entrenador tan mediático como el luso, máximo representante de adidas en los banquillos, la marca confiaba en la consecución de un doble éxito: por un lado, recuperar el dominio deportivo que el club impuso durante años no sólo en el Reino Unido. Por otro lado, capitanear a nivel comercial el resurgir de la marca United y, por ende, de la de la propia adidas unida al club, con la figura de uno de sus máximos embajadores, José Mourinho.

Pero han bastado apenas un primer mes de competición para comprobar que la empresa es mucho más importante, complicada y arriesgada de lo que en principio se presuponía. Con un club fuera de la Champions League, su deambular en la Premier y en la Europa League no está siendo, ni mucho menos, un camino de rosas. En el club han sufrido a nivel deportivo tres importantes derrotas entre Premier y Europa League que han dejado en muy mal lugar, nuevamente, a la marca alemana, una marca que ya comienza a plantearse abiertamente si el United no acabará convirtiéndose en su particular Derrick Rose dentro del mundo del fútbol, una pesadilla que quita el sueño a los directivos alemanes que ya valoran la oportunidad de continuar con una alianza que se presuponía exitosa de partida desde un primer momento y que está encontrando en su camino importantes obstáculos que hacen dudar de los beneficios de la misma, aunque sólo sea en términos de imagen.

Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport


Participa y comenta esta noticia

 
Top