#Rio2016 Day 3: Apple ya no hace tanta gracia al COI
  • La marca de la manzana mordida se ha subido al carro del ambush marketing con unas pulseras de colores para sus smartwatchs que vende en pleno corazón de Río, a tan sólo 10 kilómetros de la Villa Olímpica, y que están siendo un auténtico éxito entre los aficionados y los propios deportistas participantes en Río




No es, ni mucho menos, uno de los patrocinadores oficiales de los Juegos Olímpicos de Río. Pero ello no es ningún obstáculo para la conocida marca de la manzana para que una gran mayoría de los visitantes que acuden a su tienda en Río de Janeiro, estratégicamente ubicada, consideren que es uno de los principales sponsors de los Juegos de Río. Y eso ya no le gusta tanto al Comité Organizador ni a los responsables de velar por los intereses de las firmas pertenecientes al elitista club de los Top Partners del COI.

Unas pulseras éxito de ventas



Mucho antes de comenzar los Juegos Olímpicos de Río, Apple ya tenía clara su estrategia. Si se quería aprovechar la ola de la mediaticidad y notoriedad que los mismos iban a provocar, no quedaba más remedio que hacerlo desde el corazón mismo de los Juegos, en Río de Janeiro.

Así, la marca se dispuso a ubicar su tienda oficial a tan sólo 10 kilómetros del centro mismo de la Villa Olímpica, una distancia que muchos aficionados a la marca, incluidos atletas que participan en los Juegos, no dudan en realizar atraídos por uno de los productos de moda estos días en Río: las pulseras para smartwatchs que vende la marca de la manzana.

#Rio2016 Day 3: Apple ya no hace tanta gracia al COI



Apple lo tenía muy claro desde un primer momento: si quería sacar provecho de ese tsunami mediático en el que se iban a convertir los Juegos tenía que triunfar con la puesta a la venta de un producto que, sin vulnerar las reglas impuestas por el COI para evitar la aparición del ambush marketing, la distancia que les separara de ellas fuera tan fina y delgada que el éxito estuviera casi garantizado. Y así lo hizo.

La marca de la manzana puso a la venta, tan sólo una semana antes del inicio de los Juegos su nueva colección de pulseras para smartwatchs con las que Apple no incumple ninguna regla: no hace uso de emblemas ni logotipos olímpicos, no aparece la palabra Río o 2016 por ningún lado ni tampoco se hacen referencia de manera explícita a los Juegos. ¿Cómo lo ha conseguido entonces? Lanzando una colección con diferentes colores tan sumamente identificativos que cada aficionado lo asocia a un determinado país.

Así, no son pocos incluso los atletas que a través de las Redes Sociales lucen orgullosos su nueva pulsera con los colores de su país. Y eso ya no ha gustado tanto al COI. La marca ha sabido hilar lo suficientemente fino como para que su actuación no conlleve ni tan siquiera apercibimiento alguno por parte de los organizadores pero sí para que la identificación que, inconscientemente el comprador de las mismas hace con los Juegos sea casi total, lo que ha llevado a que los miembros encargados de velar por la protección de los derechos de los patrocinadores oficiales (como Samsung u Omega) a pasar de defender que Apple no estaba infringiendo ninguna norma a ver cómo sería posible detener la venta de dichos productos.

El asunto no es baladí: los colores de las pulseras, hasta 14 diferentes, han conseguido el efecto perseguido por Apple: su identificación total con los diferentes países participantes. Con un precio de 93 dólares, la marca de la manzana ha dado un importante mordisco a los Juegos en pleno corazón de Río, con una estrategia que demuestra como el ambush está muy presente durante estos Juegos.


La Encuesta del día en Marketing Deportivo MD



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top