Michigan vuelve a lucir Nike en su indumentaria
  • Hace ahora un año adelantamos en exclusiva el acuerdo al que habían llegado la Universidad de Michigan y la firma norteamericana y que suponía la vuelta del swoosh a los uniformes de una universidad con la cual la marca estadounidense revolucionó el mundo del patrocinio deportivo universitario hace casi 22 años




Hace tan sólo unas horas, en medio de un acto organizado de manera conjunta por ambas entidades, la Universidad de Michigan y la firma norteamericana Nike daban comienzo a su nueva etapa conjunta en el mundo del patrocinio deportivo universitario con un acuerdo que pretende revolucionar, tal y como ya hicieron hace casi 22 años, la sponsorización en el mundo universitario estadounidense.

Michigan vuelve a lucir Nike en su indumentaria



El acuerdo, que vinculará a las partes a lo largo de 11 años, supondrá el desembolso de 127,12 millones de dólares por parte de Nike y a favor de la Universidad de Michigan con opción a ser ampliado por otros cuatro años más, hasta 2031, lo que dispararía el montante total de la operación hasta los 173,8 millones de dólares.

La Universidad de Michigan recibirá 53,52 millones de dólares en efectivo mientras que otros 56,8 millones de dólares los percibirá en prendas de vestir, calzado y equipamiento. En el mes de marzo pasado ya recibió hasta 12 millones de dólares concretados en los términos del acuerdo suscrito que se abonarían a la firma del mismo. Otros 4 millones de dólares se sumarían a la operación en otros conceptos.

Un acuerdo que revolucionó el mercado del deporte universitario en USA



La relación entre Michigan y Nike se puede considerar como la gran impulsora del patrocinio del deporte universitario en USA. Hasta el año 1994, cuando se produce el primer acuerdo entre ambas partes, las universidades no lucían una marca en concreto dentro de sus uniformes. Hasta tal punto es así que diferentes secciones dentro de una misma universidad eran patrocinadas por marcas distintas. No había una explotación comercial de uno de los mayores valores del deporte universitario y la relación se sustentaba en base a un simple suministro de mercancía por parte de las marcas interesadas.

Pero en 1994 todo cambió. Nike revolucionó el mercado con un acuerdo de 1 millón de dólares para Michigan que puso el foco de atención del resto de marcas sobre dicho mercado a partir de entonces. La relación prosperaba y rápidamente el contrato de casi 7 millones de dólares por 6 años de duración más el suministro de mercancía y uniformes evolucionó hacia otro con muchas más ambiciones: en 2001, Nike y Michigan renovaron su alianza con un contrato por otros siete años de duración a cambio de casi 28 millones de dólares. Ninguna universidad hasta entonces percibía ese dinero. Pero las cosas cambiaron y de manera radical.

Las condiciones laborales de las fábricas de Nike se interpusieron como uno de los grandes focos de crítica dentro de la propia comunidad universitaria de Michigan. Las partes se fueron distanciando y la relación enfriando, lo que fue aprovechado por adidas para un contrato de ocho años de duración a razón de 7,5 millones de dólares. Era la temporada 2007/2008. Era el acuerdo más lucrativo que una universidad pública tenía en la actualidad con una marca dentro de dicho mercado, y en los últimos años se elevó hasta los 8,2 millones de dólares anuales.

Sin embargo, ello no le ha servido a adidas para continuar vistiendo a Michigan. Las críticas de los propios universitarios por la poca formalidad en la entrega de las prendas y una oferta muy superior de Nike ha propiciado la vuelta del swoosh a la universidad desde la que se revolucionó, hace ahora 21 años, el mundo del patrocinio en el deporte universitario USA.

Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top