Los Once TOP Partners de Río
  • Las marcas patrocinadoras de unos Juegos Olímpicos incrementan sus valor una vez concluidos los mismos hasta un 10% según datos de la prestigiosa consultora Interbrand




El pasado viernes comenzaron, por fin, los Juegos Olímpicos de Río 2016. Un evento deportivo muy alejado de aquel que organizaran los griegos allá por el siglo VIII antes de Cristo o la versión moderna que rescató para la humanidad el noble francés Pierre Frédy, Barón de Coubertin, allá por el siglo XIX. Un evento que ha pasado de buscar al citius, altius, fortius (más rápido, más alto, más fuerte), a velar por los intereses de un reducido grupo de firmas comerciales capaces de controlar y dominar los juegos: los patrocinadores oficiales de los mismos, auténticos garantes de la viabilidad de éstos aunque a un precio demasiado elevado para el movimiento olímpico.

Los Once TOP Partners de Río



Son el evento deportivo más importante, conocido y visto a nivel mundial. Los Juegos Olímpicos son un acontecimiento capaz de congregar en torno al televisor a más de 3.500 millones de espectadores en más de 220 países de todo el mundo, una cifra que supera con mucho a las que obtiene otro evento deportivo casi tan importante como los Juegos, un Mundial de Fútbol FIFA, que con todo no supera los 3.000 millones de espectadores de audiencia.

Con este panorama, es más que indudable que los Juegos Olímpicos son el escenario ideal para tratar de posicionar una marca a nivel mundial, darse a conocer o consolidar la estrategia de expansión de la misma a través de los mismos. Todo ello lleva a que el interés y atractivo que los Juegos despiertan en las firmas y marcas comerciales habiliten al Comité Olímpico Internacional a elaborar y establecer un elitista programa de patrocinadores oficiales, Top Partners, al que tan sólo se accede con el depósito de una buena suma de millones de euros.

Programa Olímpico


El Comité Olímpico Internacional ha habilitado un programa de sponsorización y patrocinio en el que están, en la actualidad, hasta 11 firmas comerciales: Atos TI, Bridgestone, Coca-Cola, DowGeneral Electric, McDonald'sOmega, Panasonic, P&G, Samsung y Visa.

En el periodo interjuegos, es decir, desde los Juegos Olímpicos de Londres 2012 hasta los Juegos Olímpicos de Río 2016, la inversión realizada por estos 11 Top Partners ascendió a los 1.000 millones de dólares con el único objetivo de permanecer en el elitista grupo de elegidos para sponsorizar al COI. Ese esfuerzo no es valdío ni mucho menos. Según la prestigiosa Interbrand, el valor de las marcas patrocinadoras de unos Juegos Olímpicos es capaz de incrementarse más de un 10% una vez concluido el evento gracias al fomento de unos valores intrínsicamente asociados al mundo del deporte que son capaces de absover en beneficio propio.

Todo ello le lleva a tener una posición e importancia de mucho peso dentro del propio Comité Olímpico Internacional, hasta el punto que quedan más que justificados el mimo y el decoro con el que dicho comité trata a sus patrocinadores en pos de proteger sus legítimos intereses tan sumamente apreciados por los mismos y obtenidos a golpe de talonario. Las medidas anti ambush marketing son quizás los elementos más destacados de una estrategia que tiene como fin básico el tratar de no perder un status quo actual en el que dichos patrocinadores juegan un papel más que importante dentro de cualquier evento deportivo.

Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top