Florentino no encuentra galáctico para su plan comercial
  • El presidente madridista busca a la desesperada un nuevo fichaje lo suficientemente mediático que reactive, aún más si cabe, el poder de la marca Real Madrid en todo el mundo, una marca considerada de las más valiosas a nivel mundial pero que exige un enorme esfuerzo para mantenerla cada año




Desde que hace casi dos años Florentino diera su último golpe comercial, que no deportivo, haciéndose con una de las estrellas que había deslumbrado en el Mundial de Brasil 2014, el internacional colombiano James Rodríguez, cuyo rendimiento deportivo a la larga no ha sido el esperado en el departamento técnico del club, en el Real Madrid se afanan por tratar de dar otro importante golpe de efecto mediático que vuelva a disparar, a nivel mundial, una marca tan sumamente valiosa comercialmente hablando como la del Real Madrid, una marca que sin embargo exige, para su mantenimiento en ese rol, importantes esfuerzos.

James, el último gran golpe mediático de Florentino



La llegada de James Rodríguez supuso el último gran golpe mediático del presidente del Real Madrid, Florentino Pérez. A pesar de que su rendimiento a nivel deportivo se ha distanciado mucho de lo que esperaban del mismo en el departamento técnico de la entidad madridista, su rendimiento a nivel comercial ha colmado con creces las expectativas del club con el jugador colombiano. Al menos, en su primer año.

La llegada del cafetero respondía a un patrón-guía de Florentino en su política de fichajes: hacerse con el jugador que, mediáticamente hablando, más había copado el protagonismo del último gran torneo disputado, lo que garantizaría un rendimiento a nivel comercial lo suficientemente importante como para sufragar gran parte de su inversión, una estrategia que ayudaba a expandir aún más la marca Real Madrid por el mundo.

Florentino no encuentra galáctico para su plan comercial



Desde entonces, sin embargo, el Madrid se ha visto privado de este golpe mediático final al que tan acostumbrado tiene a los aficionados al fútbol en el último año. Así, en la pretemporada 2015/2016, la siguiente a la llegada de James al club, el Real Madrid careció de ese fichaje estrella de última hora que viniera a colmar las aspiraciones comerciales del club blanco.

Un error inexperado en un fax echó al traste toda la estrategia madridista para fichar a su galáctico de la temporada, David De Gea, un golpe que afectó y mucho a la imagen del Real Madrid a nivel mundial, convirtiéndolo en uno de los grandes fracasos de la gestión de Florentino, que no tuvo capacidad de reacción para enderezar el rumbo.

Esta temporada el Madrid tenía todos los ojos puestos en la Eurocopa de Francia. Había que hacerse con el galáctico de turno sí o sí, con ese jugador que, partiendo de un nivel deportivo excelso para poder jugar en el Real Madrid, acaparara a su vez portadas en los medios de comunicación que lo hicieran comercialmente atractivo para Florentino. Y ese jugador tenía nombre y apellidos: Paul Pogba. Sin embargo, la intromisión del Manchester United y los 120 millones de euros que pide al Juventus al club que quiera hacerse con los servicios del francés, han dado al traste, de momento, con el plan de Florentino para esta temporada.

El sistema de gestión de Florentino no puede permitirse un segundo año consecutivo sin galáctico. Tras el fiasco de De Gea, la no llegada de Paul Pogba puede volver a dejar al presidente blanco sin su galáctico de turno por segundo año seguido, una afrenta que no admite una marca como la del Real Madrid, tan valiosa comercialmente hablando que exige esfuerzos titánicos para mantenerla en la cúspide de las marcas más reconocidas y valiosas del mundo. Florentino busca galáctico para su plan comercial. El problema es que no encuentra candidatos.

Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top