El plan de adidas por si sale del Madrid: traspasar a sus estrellas
  • La firma alemana tiene ya diseñada una minuciosa hoja de ruta que pasa por sacar a sus estrellas del club blanco ante la posibilidad, cada vez más temida por la compañía, de que la entidad estuviera estudiando, con visos de hacerse realidad, una multimillonaria oferta de la firma estadounidense Nike para sacarla de la entidad madridista a golpe de talonario




En adidas no se fían de Florentino Pérez. Y mucho menos de la firma norteamericana Nike. Por eso, desde hace meses, en la marca de las tres bandas llevan trabajando sobre un Plan B para minimizar al máximo el golpe que supondría para la compañía de las tres bandas una posible salida de la sponsorización técnica del conjunto blanco para dar espacio en el mismo a Nike, que habría hecho llegar ya a las oficinas del Bernabéu una suculenta oferta económica para hacerse con el cuadro madridista una vez éste concluya su vinculación con adidas.

Una oferta multimillonaria



Hace unos meses el mundo del fútbol se revolucionaba con una noticia que adelantaban varios medios de deportes generalistas más propiciada por la notoriedad que las negociaciones que por aquel entonces estaba generando la renovación del contrato de Nike con el FC Barcelona que por los indicios de ser realidad: la marca alemana adidas habría puesto encima de la mesa del Real Madrid una oferta económica para su renovación que con, variables incluídas, llevaría al club a ingresar alrededor de unos 150 millones de euros por temporada para convertirlo en la entidad mejor pagada por este concepto del mundo. La noticia rápidamente daba la vuelta al mundo y todos los medios daban por hecho ya un casi definitivo acuerdo entre las partes que vincularía a las mismas más allá del año 2020, fecha en la que acaba su actual relación, por esa cantidad anual.

Sin embargo, tan sólo unos meses después en Marketing Deportivo MD revelábamos los planes de la multinacional norteamericana Nike, unos planes que habría venido fraguando desde hace años y que habrían comenzado con la "pérdida" consentida de importantes clubes europeos, como el Manchester United, la Juventus de Turin o el Oporto para centrarse en sus dos grandes objetivos: renovar con el FC Barcelona, algo que ya ha conseguido, y llegar al Real Madrid. Para este segundo punto, la marca estaría dispuesta a alcanzar las premisas puestas encima de la mesa por Florentino Pérez tras la conquista de la Undécima Copa de Europa: un contrato de que llegaría sobre los 200 millones de euros anuales, variables incluídas, una cifra que en Nike sí habrían visto con buenos ojos alcanzar.

Una marca hipotecada


Con una firma, la alemana, muy hipotecada tras el acuerdo alcanzado hace ahora dos años con el Manchester United, 94,5 millones de euros por temporada, que hizo saltar por los aires el mercado de la sponsorización técnica a nivel mundial y que supuso un lastre para la marca que tuvo que avenirse a negociar con otros importantes valores dentro de la firma como el Bayern Munich, que también exigía un trato preferencial como el dado a los británicos, la compañía sabía que tan grandes esfuerzos podrían pasarle factura a la hora de acometer otro de sus grandes objetivos: seguir en el Real Madrid.

Y aunque en principio la compañía estaría dispuesta a hacer un último gran esfuerzo que permitiera retener a su máximo valor dentro del apartado de la sponsorización técnica, cada vez es más conscientes que la presión que está ejerciendo Nike, más liberada en cuanto contratos se refiere, podría hacer imposible su gran objetivo de retener al Real Madrid en su catálogo de clubes equipados por la firma alemana. Y ahí entra en juego el Plan B, la Hoja de Ruta alternativa, trazada por la compañía.

El plan de adidas por si sale del Madrid: llevarse a sus embajadores


Ante esta amenaza fantasma que se cierne sobre los alemanes, la firma tiene preparado un minucioso Plan B, una Hoja de Ruta alternativa por si llegara a producirse, definitivamente, una salida de las tres bandas de la camiseta blanca para dar cobijo en ella al swoosh: reforzar su gran apuesta, el Manchester United, con estrellas de la compañía alemana que ahora militan en el club madridista.

Desde el Reino Unido nadie pone en duda a estas alturas el enorme papel jugado por la marca alemana en la llegada del francés Paul Pogba, un jugador también pretendido por el Real Madrid, al Manchester United, una llegada en la que la firma habría desempeñado una importante misión que habría logrado acercar al jugador galo (recordémoslo, embajador de adidas desde hace apenas unos meses a razón de casi 5 millones de euros anuales) a Old Trafford, dando preferencia a esta opción sobre la madridista.

Pero es que la llegada del francés ha tapado otra operación que estaba a punto de ser llevada a cabo hace apenas unos meses: el traspaso de Gareth Bale, otro representante de adidas, al club británico. Tan sólo dos hechos han detenido esta otra operación: el primero, la llegada del francés. adidas pretendía que el jugador acabara en un club de la marca, preferentemente el United, aunque en caso de no ser posible, hacerlo en el Real Madrid, ante la amenaza de que clubes Nike como el FC Barcelona o el PSG se hicieran con el mismo. Ello mantuvo en stand by el interés del United por Bale, consciente de que el club británico no podía hacer otro sobreesfuerzo económico valorado en otros 100 millones de euros como mínimo.

El segundo, el interés del propio Bale. Con el título de la Undécima Copa de Europa en el bolsillo conquistada con el Real Madrid la temporada pasada, el galés pretende repetir hazaña pero esta vez en su propio país, en Cardiff, que acogerá la sede de la Final de la Champions de esta temporada.

Todo ello ha suspendido momentáneamente,que no anulado, la salida del jugador del cuadro blanco de la mano de adidas con destino al United. De hecho, en el Reino Unido ya se habla de un precontrato entre las partes en el que adidas tendría mucho que decir para acabar con el galés en las filas del club entrenado por José Mourinho (otro embajador de adidas) dentro de doce meses.

En la marca lo tienen claro. Su objetivo es seguir en el Real Madrid. Pero si ello no fuera posible, su plan pasa por llevarse a sus estrellas del club blanco a su nuevo referente, el Manchester United. Y los últimos pasos que se están dando en el club de Old  Trafford podría vaticinar que hay algo más en ese supuesto interés de Nike por el Real Madrid y, sobre todo, en ese silencio a la hora de exigir un trato de favor cuanto menos equivalente al que la firma da al Manchester United o el Bayern de Munich, de la entidad presidida por Florentino Pérez, once veces Campeona de Europa, a la propia compañía. La sombra del swoosh es más alargada que nunca y se ciñe sobre las oficinas del Bernabéu, algo que en adidas no quieren que les coja desprevenidos.


La Encuesta del día en Marketing Deportivo MD



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport


Participa y comenta esta noticia

 
Top