Nike decidirá su embajador global tras los Juegos
  • Según ha podido conocer en exclusiva Marketing Deportivo MD, y a pesar de que la idea inicial de la compañía, tal y como avanzamos hace algunos meses, era la de dar el relevo de Cristiano Ronaldo al internacional brasileño antes de la cita olímpica, el final de temporada del portugués, con títulos de Champions League y Eurocopa en su bolsillo, han paralizado los planes de la multinacional norteamericana, que ahora aboga por esperar a ver como se desarrollan los acontecimientos en los Juegos Olímpicos de Río




Todo estaba más que dispuesto. La estrategia era clara. Cristiano Ronaldo había entrado, hace apenas doce meses, en una preocupante espiral negativa que no sólo afectaba a su nivel deportivo sino que, además, y casi de manera tan importante como la anterior, repercutía de forma importantísima en términos de imagen. A todo ello se le unió, como principal soporte de dichas dudas, la edad del futbolista y la sensación, generalizada, de estar entrando en la fase final de su carrera, esa en la que, llegado el momento, las estrellas comienzan a pensar más en un retiro dorado que en una alta competición. Y Nike lo sabía y tenía la imperiosa necesidad de actuar.

Es la hora de Neymar



La cuestión estaba clara. Había llegado el momento. Era la hora de Neymar. A pesar de que el experimento se quiso adelantar hace ahora dos años con la excusa del mundial brasileño de 2014, el fiasco de la canarinha en el que estaba llamado a ser "su" Mundial eclipsó el rendimiento de Neymar sobre el terreno de juego y, por ende, los planes de Nike para el lanzamiento oficial del brasileño como nuevo embajador global a nivel mundial.

La consigna estaba clara. Tener todo preparado y esperar para cuando todos los factores confluyeran e hicieran propicio el momento en el que dar el testigo al internacional brasileño en detrimento del crack luso. Y ese momento parecía haber llegado hace apenas doce meses. Con un Ronaldo en decaída, en Nike lo vieron claro: los Juegos Olímpicos de Río serían el momento propicio para hacer ese "traspaso de poder" a nivel interno entre sus dos máximos embajadores a nivel mundial.

Nike decidirá su embajador global tras los Juegos



Pero el destino es caprichoso. Y cuando los estadounidenses tenían toda su estrategia más que lista y preparada para que el traspaso de hiciera de la manera menos traumática posible, o lo que es lo mismo, que el cambio de un embajador a otro no repercutiera negativamente en el impacto sobre la marca Ronaldo, y cuando no había en el horizonte elementos suficientes como para presagiar un cambio brusco en dichos planes, con un transcurrir de temporada pobre en cuanto a rendimiento para los intereses de Cristiano, y con una Nike que veía como su máxima rival, adidas, recogía otro Balón de Oro de manos de Messi, su gran embajador, un final de campaña inesperado completamente para los intereses de la multinacional y, sobre todo, del jugador portugués, han sembrado de dudas a la firma estadounidense.

Cuando nadie daba  nada por ello a comienzos de 2016, con un Real Madrid sumido en una importante crisis, el club blanco lograba hacerse con su Úndecima Copa de Europa, con una nueva Champions League, que daba cierto aire tanto a adidas (con el Real Madrid) como a Nike (con Cristiano Ronaldo).

Con un Cristiano vencedor, el portugués se asomaba a la Eurocopa de Francia con la esperanza de hacer un buen papel con su selección, un papel que acabó en matrícula de honor con el título final conseguido por la selección portuguesa cuando nadie lo esperaba ante la anfitriona Francia. Para entonces, la figura de Ronaldo comenzaba a hacerse sitio nuevamente entre todos: la Argentina de Messi (tanto selección como jugador embajadores de adidas) había fracasado en su intento por conseguir la Copa América Centenario y el camino se habría sin grandes obstáculos para una nueva candidatura del portugués al próximo Balón de Oro, con una carta de presentación como la Champions que hacía presagiar que, a poco que el luso y su selección tuvieran una buena actuación, la cosa estaría más que encaminada.

Lo que nadie presagiaba es que esa buena actuación acabara con el título en manos portuguesas y con un Cristiano, para mayor realce de Nike, en plan épico, lesionado en la gran final y con unas emotivas lágrimas que conmovieron al mundo.

A partir de ahí aparecieron las dudas en Nike. Cristiano se convertía, por derecho propio, en el máximo candidato al próximo Balón de Oro, algo que, a día de hoy, muy pocos ponen en duda que conseguirá con el título de la Champions y la Eurocopa en su haber. Por su parte, Neymar acude a los Juegos tras el fiasco de su selección en la Copa América (aunque hay que decir que él no participó) y con un bagaje más que discreto en la recta final de campaña en su actuación con el FC Barcelona.

Con estos antecedentes, la marca tan sólo espera la finalización de los Juegos para optar por una u otra estrategia. La recuperación de la vía Ronaldo es un hecho y sólo una actuación excelsa del brasileño en su casa, en la cita olímpica, propiciaría que Nike siguiera adelante con sus planes de sucesión en el Trono de Hierro de la marca norteamericana. En caso contrario, en Nike optarán por aguantar y seguir apostando por Cristiano para explotar al máximo su casi seguro próximo Balón de Oro. Será entonces cuando, una vez dicho adiós el portugués por la puerta grande, toda la responsabilidad pasará a manos del brasileño. Una responsabilidad que puede pesar y mucho en el crack del FC Barcelona.


La Encuesta del día en Marketing Deportivo MD



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top