Las camisetas protestas no gustan a la NBA
  • La WNBA ha impuesto una sanción económica a los New York Liberty, los Phoenix Mercury y a los Indiana Fever, así como a sus jugadoras, por lucir en sus últimos partidos camisetas negras en protesta por los recientes incidentes raciales ocurridos en los Estados Unidos




Si hay una organización que tiene muy claro que el deporte que en ella se práctica, en este caso el baloncesto, es un producto y que, como tal, hay que cuidarlo al máximo y protegerlo de posibles injerencias externas que pudieran ir en contra de su comercialización, expansión e internalización, esa no es otra que la NBA, que trata de mantenerse al margen de cualquier tipo de polémica, causa o fin, por muy digna o positiva que ésta sea, que entienda pudiera repercutirle de manera negativa a la larga sobre su imagen.

Las camisetas protestas no gustan a la NBA



Y esto es lo que ha ocurrido precisamente estos últimos días en la WNBA, la rama femenina de la NBA, con la iniciativa puesta en marcha por las jugadoras de hasta tres franquicias, los New York Liberty, los Phoenix Mercury y a los Indiana Fever, de lucir camisetas de protesta en color negro por los últimos  incidentes raciales acontecidos en los Estados Unidos y que tiene en vilo a la sociedad estadounidense.

Así, la NBA femenina ha impuesto una multa de 5.000 dólares a las citadas franquicias por permitir que sus jugadoras lucieran, durante la ronda de calentamiento en los prolegómenos de algunos partidos recientes, camisetas negras en señal de protesta por la situación de incertidumbre racial que se vive en estos días en la sociedad norteamericana con la muerte de un ciudadano negro a manos de la policía y el asesinato de varios policías en Dallas como respuesta a lo anterior. Además, las jugadoras fueron multadas con 500 dólares cada una de sanción.


Críticas a la organización



Pero lejos de conseguir el efecto deseado, proteger su imagen de marca, lo que verdaderamente ha conseguido la organización es una oleada de críticas en su contra por el desigual trato ante situaciones similares en su división masculina, en la que nunca se ha atrevido a entrar a sancionar ni a franquicias ni a jugadores ante hechos parecidos.

El 25 de marzo de 2012 los Miami Heat al completo, con LeBron James a la cabeza, publicaban una fotografía en las redes sociales con todos los jugadores luciendo una sudadera con capucha con el lema "Todos somos Trayvon Martin", un joven afroamericano estadounidense abatido a tiros por un policía de raza blanca que alegó como motivo para ello que el joven llevaba capucha y no se lograba identificar con claridad su cara.

Más recientemente, en Diciembre de 2014, grandes estrellas de la NBA secundaron un gesto iniciado por el crack de los Chicago Bulls, Derrick Rose, que apareció durante la ronda de calentamiento de un partido oficial con una camiseta en la que podía leerse "I can't breathe", "No puedo respirar", el grito de auxilio lanzado por otro afroamericano, Eric Garner, que murió en julio de ese mismo año después de que un agente de policía le hiciera una llave de presa tras ser arrestado por vender cigarrillos sueltos libres de impuestos y que generó una ola de violencia y manifestaciones en los Estados Unidos ante la decisión de los tribunales de dejar en libertad sin cargos al policía acusado de los hechos.

En tanto uno como otro caso, la actitud de la NBA fue la de no sancionar a ninguna de las partes implicadas, línea de actuación que no ha seguido en la WNBA como hemos podido comprobar.


La Encuesta del día en Marketing Deportivo MD



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top