adidas y el fiasco Pogba
  • En la marca alemana comienza a asustar el pobre rendimiento demostrado por su nuevo embajador en la última Eurocopa jugada en su país ante el temor de que el mismo no sea capaz de cubrir las enormes expectativas marcadas en la propia firma con su fichaje llamado a ser una de las grandes bazas en el terreno del marketing deportivo de la multinacional germana




Llegó como una de las estrellas más rutilantes que iban a participar en la Eurocopa recientemente finalizada en Francia. A nivel deportivo, todos los ojos estaban puestos en la actuación que el internacional francés Paul Pogba iba a desarrollar durante el campeonato y que vendría  a corroborar (o quién sabe si tal vez no) si el crack galo era acreedor de todas las expectativas que en torno a él se han creado y, sobre todo, si merecía el que los grandes equipos de Europa se lo disputaran. Pero las lecturas a sacar no afectaban ni se quedaban en el mero apartado deportivo. A nivel extradeportivo, y adentrándonos en el punto de vista del marketing deportivo, era más que interesante conocer si la multinacional alemana adidas se anotaba otro tanto con la compra del jugador de la Juventus.

Una decepción



Pero muy pronto se comenzó a ver, al menos desde el punto de vista deportivo, que ésta no iba a ser la Eurocopa del jugador francés. Su último encuentro, la gran final ante Portugal, confirmó lo que durante las semanas previas se venía anticipando y levantó una oleada de críticas, a nivel deportivo, sobre el internacional de la Juventus, al que se le ha achacado, sobre todo, la falta de liderazgo total para tomar las riendas en una selección donde casi han tenido mayor presencia que él otros jugadores de menor talla mediática.

Esta decepción ha comenzado a aumentar los rumores acerca de si el interés por el jugador, y la cantidad de millones que los distintos clubes interesados están dispuestos a poner encima de la mesa para hacerse con el crack no responde más a una orquestada campaña de marketing fruto de su representante que ha elevado como pocas veces ha ocurrido el caché y la valoración de un jugador como Paul Pogba que a la verdadera dimensión, a nivel deportivo, del jugador.

adidas y el fiasco Pogba


Más esta decepción no se ha limitado a afectar meramente al plano deportivo. En términos de imagen y a nivel mediático y de marketing deportivo, la frustrante actuación de Pogba en el torneo ha provocado una seria preocupación en la multinacional alemana adidas, marca que logró hacerse con sus servicios a golpe de talonario poco antes del inicio de la Eurocopa.

Pogba llegó a adidas como una de las derivadas del escándalo Valbuena-Benzema. O dicho de otra manera, de no haber ocurrido el mismo y Benzema haber acudido a la cita europea, a buen seguro que adidas no habría arriesgado tanto, al menos económicamente, para hacerse con el jugador como nuevo embajador.

Pero la eliminación desde dentro de la propia Federación Francesa de la posibilidad de que Benzema fuera a la #Euro2016 precipitó todos los acontecimientos. adidas necesitaba un embajador francés con el suficiente tirón mediático a nivel internacional que viniera a coger el testigo del delantero madridista en un territorio clave para la marca como era Francia y lo encontró, sin lugar a dudas, en Pogba.

Rápidamente, nada más confirmar su fichaje, una vez conocido que Benzema no estaría en la #Euro2016, adidas comenzó a articular toda su estrategia, o gran parte de la misma, en torno a su nuevo embajador, una decisión que muchos consideraron como demasiado arriesgada ante la
posibilidad de que cualquier fatalidad, en forma de lesión, pudiera condicionar la campaña de adidas para la #Euro2016.

Lo que nadie ponía en duda es que Pogba iba a llevar a adidas a poco menos que los altares del marketing deportivo a poco que el futbolista rindiera. Y ahí ha estado el problema. El mayor temor de adidas se ha confirmado y se ha visto agravado no por el hecho del pobre rendimiento del crack galo sino por la imagen transmitida de no poder cuanto menos convertirse en el faro guía del equipo en el que esté, un requisito casi trascendental para la marca exigido por esta en sus contratos de más alto nivel con las más altas estrellas deportivas.

En adidas han aparecido las dudas. Dudas porque la que estaba llamada a ser su gran estrella se convierta finalmente en un fiasco o, al menos, en una apuesta no tan ganadora como en principio se esperaba tal y como ha ocurrido con el colombiano James Rodríguez tras su primer año en el Real Madrid.

Lo que sí tienen claro es que en esa incesante búsqueda por encontrar un sustituto a Messi capaz de recoger el testigo que a buen seguro dejará el argentino en apenas unos años, Pogba ha perdido posiciones frente a una apuesta cada vez más segura como parece ser el galés Gareth Bale.


La Encuesta del día en Marketing Deportivo MD



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top