A vueltas con James
  • Frente a los rumores de una más que posible salida del jugador colombiano de la disciplina del Real Madrid, en el club blanco sopesan y mucho las consecuencias que ello supondría en términos de marketing deportivo para la entidad madridista




En el Madrid no la tienen todas consigo. El que estaba llamado a ser una de las grandes figuras dentro del fútbol mundial y una de las estrellas con voz propia dentro de la plantilla madridista, el colombiano James Rodríguez, se ha convertido en uno de los principales dolores de cabeza para los responsables del club de Chamartín, que analizan todas y cada una de las variables que pueden traer como consecuencia la salida del internacional cafetero de la entidad blanca este mismo verano, unas variables en las que tiene un peso específico muy importante el aspecto extradeportivo y más vinculado al mundo del marketing deportivo.

A vueltas con James



Estaba llamado a ser una de las grandes figuras del plantel blanco cuando recaló en el club allá por el año 2014 tras la conclusión del Mundial de Brasil. Y tras una primera temporada plagada de éxitos a nivel personal en cuanto a su rendimiento, la segunda, que debía de haber sido la de su confirmación en el Real Madrid, no ha sido ni mucho menos la esperada entre los responsables y dirigentes de la entidad blanca.

Sus continuas lesiones que le han impedido el poder disfrutar, a nivel deportivo, de una continuidad en su juego más o menos aceptable pero sobre todo la entrada en juego de aspectos extradeportivos y más vinculados a una vida personal muy alejada de lo que debería ser en un futbolista de élite han despertado ciertos recelos entre los dirigentes del club, no sólo directivos sino también los responsables de la parcela técnica, que se plantean una salida del mismo del jugador colombiano esta misma temporada.

¿Qué pierde el Madrid con la venta de James?


Y llegados a este punto, conviene analizar qué es lo que realmente pierde el Madrid de producirse una salida del jugador colombiano de la entidad blanca. A nivel deportivo dentro de la entidad existen dudas más que razonables para pensar que el rendimiento del jugador, dados los antecedentes, volverán por la senda marcada durante la primera temporada en esta nueva campaña que está a punto de comenzar.

Lo que realmente lleva al Madrid y sus directivos a pensarse y mucho una salida del futbolista colombiano de la entidad son las consecuencias que desde el punto de vista del marketing deportivo podría tener la misma para la entidad. Desde el club siempre lo han tenido claro: James Rodríguez fue un fichaje más estratégico que deportivo. Considerado como uno de los futbolistas del Mundial de Brasil 2014, en el club blanco se pretendió aprovechar esa ola mediática que proporcionó su actuación mundialista para sacar tajada de la misma. Y a buen seguro que lo consiguió.

Los más de 70 millones de euros que el Real Madrid pagó por el futbolista al Mónaco quedaron rápidamente compensados por el excepcional y sorprendente ritmo de ventas de camisetas del futbolista en el primer año en el club madridista (más de 300.000 según la propia adidas) que le han convertido en el segundo futbolista que más camisetas vende tan sólo por detrás de Cristiano Ronaldo en el Real Madrid.

A ello contribuyó sobremanera, incluso más que su actuación mundialista, el enorme tirón que el futbolista tiene entre la afición latinoamericana por lo que el Real Madrid, con su fichaje, se aseguraba un doble efecto: aprovechar por un lado ese tirón mediático para hacer caja pero además abrir camino en el mercado sudamericano, un mercado en el que había perdido muchos enteros con la presencia de Messi y Neymar Jr en las filas de su máximo rival, el FC Barcelona.

Las ofertas llegadas por el colombiano a Chamartín no han alcanzado ni mucho menos las cifras que barajan en el club madridista para sentarse ni tan siquiera a considerarlas (se estima que aún están muy alejadas de los al menos 60 millones de euros que piden en la entidad madridista para sentarse a negociar) pero por encima de ello está la consideración de si es oportuno, en términos de marketing, decir adiós a una figura que tiene mucho aún que decir aunque tan sólo sea a nivel mediático en el actual Real Madrid.



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top