Nike "no paga traidores"
  • La firma norteamericana puede dejar sin Juegos Olímpicos a uno de los atletas más prometedores de los Estados Unidos después de que éste firmara con New Balance sin considerar el derecho de tanteo que tenía reservado Nike en su anterior contrato con el deportista




La sóla presencia de un acontecimiento deportivo de la repercusión, mediaticidad y notoriedad que engloban en torno a los mismos unos Juegos Olímpicos provocan en las compañías un celo excesivo a la hora de poder articular sus estrategias para los mismos, conocedoras que durante casi un mes toda la actualidad del planeta girará en torno a lo que suceda en los mismos.

Si tenemos en cuenta que la vinculación (y por lo tanto explotación) de éstos sólamente podrá ser ejercida por los denominados Official Partners o sponsors oficiales de tamaño evento, a los Non Sponsors no les queda más remedio que recurrir (en muchos casos con un notable éxito) a técnicas de ambush marketing para tratar de contrarrestar esa posición de privilegio en la que están los patrocinadores oficiales de la competición. Ello motiva que el celo con el que esos non sponsors fijan sus estrategias de cara a los Juegos lleve a adoptar medidas como las interpuestas por Nike contra un joven atleta estadounidense.

Un prometedor futuro



Boris Berian es uno de los atletas jóvenes con un futuro más prometedor dentro del atletismo estadounidense. Campeón del Mundo de pista cubierta en la especialidad de 800 metros lisos, el atleta, de tan sólo 23 años de edad, está considerado como una de las grandes promesas del deporte en los Estados Unidos.

Este potencial no ha pasado inadvertido para las principales firmas comerciales dentro de los Estados Unidos, conscientes de que una vinculación ahora, cuando están en los inicios de sus carreras, puede salir, en términos de inversión, mucho más rentable que hacerlo o afrontarla cuando ya sea una verdadera estrella consagrada.

Un rendimiento excelso



Por este motivo, las grandes multinacionales tratan de incorporar, ahora que aún están despuntando, a dichos deportistas a su catálogo de embajadores oficiales. Y Boris Berian no podía ser menos. Así, una de las primeras compañías que se fijó en el enorme potencial del atleta estadounidense no fue otra (como no podía ser de otro modo) que la marca norteamericana Nike, que en junio de 2015 le puso encima de su mesa un contrato de patrocinio que vincularía a las partes hasta diciembre de ese mismo año, en una especie de contrato a prueba en el que la marca valoraría si las expectativas creadas con el atleta respondían o no a la realidad.

El excelente rendimiento deportivo vino rápidamente a poner de manifiesto el acierto a la hora de llevar a cabo la inversión, por lo que el interés que en su momento Boris Berian despertó en Nike fue propagándose a otras firmas comerciales que también quisieron tener su parte de éxito asociando su imagen a la del atleta estadounidense.

Nike "no paga traidores"



Y la que pareció conseguirlo no fue otra que New Balance, que a finales de Diciembre de 2015 puso encima de la mesa de los representantes del deportista un contrato de tres años de duración por valor de 400.000 dólares, cifra que podría dispararse hasta los 600.000 dólares en función de una serie de variables especificadas en el mismo como la conquista de una medalla olímpica (150.000 dólares más) o el establecimiento de un nuevo récord mundial en los Juegos (100.000 dólares más).

Dada dichas condiciones, Boris Berian  no dudó ni un instante en abandonar Nike y pasar a vestir ropa que le suministraba New Balance. Sin embargo, lo que no podía esperar Berian es que la que había sido durante seis meses su patrocinadora principal interponía una demanda a nivel judicial que podía dejarle sin su participación en los Juegos Olímpicos.

Así, Nike ha solicitado vía judicial la suspensión cautelar de la participación de Berian en cualquier cita deportiva durante los próximos meses en tanto en cuanto se resuelva la demanda interpuesta por la firma norteamericana contra el deportista y sus representantes al considerar que Berian firmó con New Balance sin considerar una cláusula de su contrato que concedía a Nike el derecho de tanteo por el cual podría seguir patrocinando y vistiendo al campeón del mundo siempre que igualara como mínimo la mejor oferta recibida por Berian.


La Encuesta del día en Marketing Deportivo MD



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top