El zika tumba los planes de Nike con el golf para Rio
  • La negativa de una de las grandes apuestas de Nike a estar presente en los Juegos Olímpicos de Rio por temor al virus del Zika contrasta severamente con la decisión de Jordan Spieth, principal embajador de Under Armour, de acudir a la cita olímpica




Es una de las grandes citas de los Juegos Olímpicos de Río que darán comienzo el próximo mes de agosto. La vuelta a la consideración de deporte olímpico del golf colmó la satisfacción de aquellos que durante tanto tiempo lucharon para que ello fuera posible. Pero no sólo esa satisfacción llegó a nivel deportivo. A nivel extradeportivo, más centrado dentro del mundo del marketing deportivo, el interés sobre este nuevo deporte olímpico recayó sobre todo en las marcas y firmas comerciales con presencia en el mismo, que rápidamente pusieron toda su artillería pesada en marcha para argumentar y poner en marcha sus estrategias de cara a la cita olímpica con este deporte.

El zika tumba los planes de Nike con el golf para Rio



Una de las que más interés reunían en torno al mismo y a su cita olímpica no era otra que la multinacional norteamericana Nike, que veía en su gran embajador, Rofy McIlroy la oportunidad de oro para establecer otro campo de batalla más en la que restar protagonismo a las marcas oficiales a través del temido ambush con embajadores como el jugador norirlandés.

Sin embargo, toda la potencial estrategia que pudiera estar poniendo en marcha la firma estadounidense para este deporte se ha venido a bajo como un castillo de cartas cuando el propio McIlroy ha hecho público, de manera oficial, hace apenas unas horas, su decisión de no acudir a los Juegos Olímpicos de Río 2016 debido al temido Zika.

Under Armour



"Aunque el riesgo de infección es considerado en la actualidad como bajo, es, igualmente, un riesgo y en mi caso particular, yo no estoy dispuesto a correrlo", ha señalado el jugador en unas manifestaciones que han caído como un auténtico jarro de agua fría en el seno de la firma norteamericana.

McIlroy fue fichado hace ahora unos años a golpe de talonario por Nike que puso encima de la mesa 250 millones de dólares para incorporar a su catálogo de embajadores oficiales al que en aquel momento estaba llamado a ser uno de los sustitutos naturales del norteamericano Tiger Woods.

Por si fueran pocas las malas noticias para Nike, hace apenas unos días Jordan Spieth, una de las grandes promesas (ya realidades) del mundo del golf a nivel mundial y embajador de la multinacional con sede en Baltimore, Under Armour, confirmaba su presencia en los Juegos Olímpicos de Río, afirmando no temer al zika y considerando su asistencia como una oportunidad única en un evento que considera será "memorable".

Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top