Confirmado: España ya tiene su "cursed shirt" particular: la camiseta blanca
España no gana cada vez que luce el color blanco en su camiseta
  • Cuatro años después España volvió a jugar otra vez de blanco y, como viene siendo habitual desde el año 1994, cada vez que La Roja juega de este color, los resultados a nivel deportivo son desastrosos para los intereses de la Selección Nacional, resultados que chocan frontalmente con el éxito que obtiene adidas con su comercialización




Era considerado un encuentro trascendental. El partido disputado en el día de ayer ante Croacia se consideraba clave toda vez que iba a dirimir la primera posición del Grupo en el que ambas selecciones están encuadradas, una primera posición que determinaría el discurrir de ambos combinados nacionales en la #Euro2016 a partir de ahora de un modo trascendental: el hacerlo por el lado "asequible del cuadro", en caso de lugar en primera posición, o por el contrario, avanzar por el lado "complicado" de éste, en el que también están selecciones del calado de Alemania, Francia, Italia o Inglaterra. Con su derrota, España decidió continuar su participación en el torneo con el lado "dificil" del torneo, una decisión en la que, para muchos, incluso dentro de la selección, ha tenido que ver un aspecto fuera del terreno meramente deportivo y más focalizado en la parcela del marketing deportivo combinado con la superstición: la maldición de España con la camiseta blanca.

Una decisión crucial



Para muchos, los más conocedores de este tipo de temas, la decisión de la multinacional alemana adidas de diseñar una camiseta blanca como segunda equipación de España para su participación en la #Euro2016 les trajo a la memoria una superstición de las tantas que hay arraigadas dentro del mundo del deporte: desde el fatídico Mundial de Estados Unidos del año 1994, con la eliminación de La Roja a manos de Italia en Cuartos de Final del torneo, cada vez que España ha participado en un torneo con camiseta blanca, las consecuencias han sido cuanto menos muy desfavorables a sus intereses.

Al Mundial estadounidense le siguieron el fiasco de otro Mundial, Francia, cuatro años después ante Nigeria en la primera fase, una de las mayores decepciones mundialistas del combinado español o seis años después el descalabro en la Eurocopa de Portugal, eliminada ante la anfitriona en la primera fase en un trascendental encuentro. El último descalabro con este color hasta la fecha fue en el pasado Mundial de Brasil, donde el debut de España en la competición, ante Holanda, fue luciendo este color con el resultado de sobra conocido por todos: 1 a 5 a favor de los holandeses.

Con este escenario España se presentaba en el trascendental encuentro de ayer ante Croacia con el debut de su camiseta blanca, un color señalado por adidas al que, paradójicamente, la firma alemana logra sacarle una gran rentabilidad: las camisetas blancas de la Selección Española cada vez que forman parte de su uniforme oficial son de las que mejores resultados suelen dar a la compañía en cuanto a ventas de segundos uniformes se refiere. Sin embargo, a nivel deportivo, el resultado no varía: otra vez que España vestía de blanco y otra vez que volvía a presentarse, cual maldición, un resultado adverso que complica y mucho el futuro de La Roja en esta Eurocopa.

Confirmado: España ya tiene su "cursed shirt" particular: la camiseta blanca



Para los que aún duden del alcance e importancia de este hecho, en adidas se lo toman tan en serio que ahora mismo se debaten entre los resultados deportivos obtenidos con la citada camiseta del combinado español y los resultados económicos, muy positivos, que obtiene la marca con sus ventas. Superstición frente a marketing.

No debemos olvidar que, en un mundo tan profesionalizado como el del deporte, donde los jugadores, aunque lo nieguen, miran y cuidan todos los detalles hasta el punto de rayar la superstición (jugadores que saltan al campo con el pie derecho siempre antes que el izquierdo, rezos y mil historias más que podríamos nombrar), las sensaciones de los futbolistas con un determinado uniforme pueden marcar el destino del mismo, encubrándolo al éxito tal o abocándolo al fracaso, arruinando con ello cualquier tipo de estrategia que la compañía pudiera tener prevista para dicha camiseta.

Quizás uno de los casos más 'sonados' de "camisetas malditas" lo viviera en sus propias carnes el Chelsea inglés. En la temporada 2009/2010, casualmente adidas , mismo sponsor técnico que la Federación Española de Fútbol, diseña como segunda equipación para el conjunto de Abramovich una camiseta en franjas azul marino y gris y detalles en amarillo fluorescente. Aquella temporada el Chelsea jugó cuatro encuentros con la citada camiseta y perdió los cuatro. Pero no sólo eso. Con esa camiseta, tres puntales del equipo se lesionaron: Ashley Cole, John Terry y Salomon Kalou. Todo esto junto provocó que plantilla, cuerpo técnico y aficionados calificaran a la camiseta como maldita, una camiseta que incluso The Sun bautizó como "Cursed Shirt". Ni que decir tiene que los datos de venta de la misma fueron desastrosos.

Ahora en adidas hay miedo y temor a que la camiseta blanca, una de las de mayor éxito de ventas cada vez que la lanza con el combinado español, pueda convertirse en la particular "Cursed Shirt" de la Selección Española de Fútbol. Y es que, por ahora, los españoles prefieren "ponerse colorados" a que se les vuelva a quedar la cara "blanca".



La Encuesta del día en Marketing Deportivo MD



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top