• En la marca estadounidense han comprobado como el acuerdo que están a punto de firmar con el Chelsea británico de 80 millones de euros puede pasarles factura en el corto y medio plazo en otras importantes operaciones en las que se haya inmersa y que tienen como objetivo fundamental el vestir al FC Barcelona y al Real madrid




Aunque no es oficial aún, puesto que ninguna de las partes ha salido públicamente a hacerlo, el acuerdo que se ha filtrado y que pone de manifiesto la alianza a firmar en las próximas semanas entre el Chelsea británico y la firma norteamericana Nike ya ha comenzado a tener importantes consecuencias para la marca estadounidense en su proceso de implantación de una ambiciosa pero a su vez arriesgada estrategia por conquistar el fútbol europeo y en el que estarían integrados los dos grandes colosos del fútbol español: el Real Madrid y el FC Barcelona.

80 millones de euros



Lo anunciábamos en exclusiva a comienzos de la presente semana y ayer prácticamente todos los medios de comunicación se hacían eco de los nuevos datos filtrados al respecto desde el Reino Unido: la firma norteamericana efectivamente, tal y como adelantábamos en Marketing Deportivo MD, sería la encargada de tomar el relevo de la multinacional alemana adidas en la sponsorización técnica del Chelsea a partir de la temporada 2017/2018 en unos términos muy parecidos de los que ya informáramos en su momento.

Así, ese acuerdo entre marca y club rondaría una cifra final de unos 80 millones de euros anuales que constaría de una base de unos 65 millones de euros, tal y como adelantamos y una parte variable que incrementaría dicha cantidad hasta esos 80 millones de euros y en la que estarían metidas primas, logros por objetivos y royalties.

Nike sufre las primeras consecuencias de su acuerdo con el Chelsea


Sin embargo, dicha alianza, que como decimos no ha sido aún confirmada ni desmentida por ninguna de las partes, ya ha comenzado a pasar factura a la marca norteamericana en los planes de expansión de la compañía de cara a la estrategia a implantar por la compañía en los próximos meses.

Y lo ha hecho en dos de sus principales objetivos dentro de dicha estrategia y que han conformado y condicionado el proceder de la compañía en los últimos meses dentro del fútbol europeo a nivel de clubes: el Real Madrid y el FC Barcelona.

Así, con respecto al primero, la alianza firmada por el Chelsea y Nike ha supuesto un motivo de satisfacción para el club blanco, uno de los posibles clubes que en los próximos años podría cambiar de aires en lo referente a sponsorización técnica, puesto que ya dispone de un punto de partida a partir del cual comenzar a negociar una potencial relación con la firma estadounidense: esos 80 millones de euros que en un club como el Real Madrid podrían dispararse a casi el doble, alrededor de unos 150 millones de euros.

Cuestión más peliaguda es la que se vive en el gran rival del Real Madrid: el FC Barcelona. Inmerso en una profunda negociación con la marca norteamericana, cuyo contrato concluye el 30 de junio de 2016, en el seno de la entidad azulgrana no ha sentado nada bien el acuerdo alcanzado con el Chelsea, esos 80 millones de euros, toda vez que esa fue la cifra que inicialmente ofrecieron los estadounidenses para renovar la relación que le da derecho a seguir vistiendo al club.

Así, en la directiva azulgrana no logran entender que en Nike valoren y cuantifiquen los acuerdos respectivos con Chelsea y Barcelona de manera prácticamente igual, lo que habría motivado un esfuerzo final de la compañía por seguir vinculada al club y que habría a su vez justificado esa cifra de 100 millones de euros con la que amanecían ayer prácticamente la totalidad de los medios de comunicación.

Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top