La guerra entre los hermanos Dassler resucita
  • Las dos marcas alemanas, cuyos fundadores fueron los hermanos Dassler, han presentado una demanda mutua por plagio en la que se acusan, la una a la otra, de haber copiado el material sintético de las suelas de las zapatillas para correr




Cualquier amante del mundo del marketing deportivo conoce, aunque sea a grandes rasgos, la historia de dos de las firmas de ropa deportiva más importantes del mundo. Fundada por dos hermanos alemanes, Adolf y Rudolf Dassler, sus caminos se separaron tras la Segunda Guerra Mundial dando lugar al nacimiento de lo que hoy son adidas (Adolf) y Puma (Rudolf), pero sobretodo, siendo el origen de una de las batallas familiares más importantes que jamás se haya puesto de manifiesto dentro del mundo del marketing deportivo. Ahora, más de 40 años después del fallecimiento de ambos fundadores, la batalla entre ambas vuelve con más virulencia que nunca, esta vez, en los tribunales.

Una guerra que no cesa



Año 2009. La empresa química alemana BASF ofrece a ambas compañías un nuevo material sintético, el poliuretano termoplástico, para su posible uso en las suelas de los zapatos deportivos en aquellos diseñados específicamente para correr. adidas fue la primera en aceptar el ofrecimiento y en el año 2013 pone en el mercado su línea de zapatillas impregnadas con tecnología Boots y que adidas presentó como una nueva amortiguación para las zapatillas de running.

Tan sólo dos años después, Puma lanzaba un producto similar, las NRGY, unas zapatillas que tenían el mismo tipo de material sintético utilizado por adidas pero suministrado por otra compañía que no era BASF. La disputa ya estaba en todo lo alto entre ambas compañías.

La guerra entre los hermanos Dassler resucita



adidas no lo dudó ni un sólo instante. Hace ahora unos meses presentaba una demanda en los tribunales alemanes por plagio en el diseño y creación de las zapatillas ya mencionadas. Puma se sabía entonces en una situación más que complicada, pues de haber perdido dicha batalla legal, no sólo se vería obligada a retirarse de la puja con adidas y reconocer la victoria de su hermanastra sino que además tendría que renunciar a un mercado que mueve millones de euros al año. Sin embargo, un triunfo le daría la oportunidad de dejar, aunque momentáneamente, fuera de combate a su gran rival dentro del mercado.

Hace apenas un mes, un juez de Düsseldorf rechazó la demanda interpuesta por adidas contra Puma, un rechazo en el que se aclaraba que no había lugar a admitir dicha demanda. O dicho de otro modo, se daba argumentos más que suficientes como para que Puma se supiera vencedora en esta batalla.

Pero lejos de conformarse, Puma, que vio a adidas tendida en el suelo y agonizante en dicha batalla, decidió no dejar pasar la oportunidad y contrarrestó con una demanda contra adidas en los mismos términos que la interpuesta por su marca hermana y en la que como principal aval presentan la sentencia de ese juez de Düsseldorf en la que se rechazan todos los argumentos presentados por adidas que presumiblemente la convertían en la pionera del uso, creación y puesta en el mercado de este tipo de tecnología.

Con los mismos, es ahora Puma la que pretende acaparar para sí el reconocimiento, legalmente hablando, de haber sido la primera en crear dicha tecnología, lo que puede ser un golpe casi mortal a las aspiraciones de adidas dentro del mercado, aunque en la firma fundada por Adolf Dassler ya han anunciado que recurrirán la sentencia anterior.


La Encuesta del día en Marketing Deportivo MD



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top