Ben Simmons aplaza su cita con Nike y con adidas
  • El jugador y sus representantes prefieren esperar al desenlace del Draft antes de decidirse por cualquiera de las ofertas presentadas tanto por Nike como por adidas, enfrascadas en la última batalla por hacerse con los servicios del que está llamado a convertirse en el nuevo crack de la NBA




La disputa que las dos principales firmas de ropa deportiva vienen manteniendo en las últimas semanas en el universo NBA por tratar de hacerse con los servicios del que está llamado a ser una de las grandes estrellas del mundo de la canasta en los próximos años y próximo protagonista del Draft de esta temporada, Ben Simmons, ha visto como a la misma se ha incorporado un invitado no esperado de última hora: el propio Simmons y sus representantes.

Un nuevo crack



Es una de las grandes estrellas, aún por pulir evidentemente, en el mundo del baloncesto USA surgida en las últimas semanas con la configuración del Draft de la nueva temporada, un draft al que acudirá muy seguramente como número dos del mismo pero que no es obstáculo para que las dos principales firmas de ropa deportiva del mercado, Nike y adidas se hayan enfrascado en una importante batalla por conseguir sus servicios.

Detrás de esa batalla subyace el temor de ambas compañías a cometer algún error del tipo en el que ambas han incurrido en los últimos años, bien por exceso de celo, como en el caso de adidas con Derrick Rose, posiblemente la peor inversión de la compañía en los últimos años, bien por otro exceso pero esta vez de superioridad de Nike en el sangrante caso de Stephen Curry.

Ben Simmons aplaza su cita con Nike y con adidas



De una manera u otra, lo cierto es que ambas firmas se han puesto como gran objetivo la incorporación, ahora que aún no ha debutado en la NBA, una tendencia que sería interesante fuera objeto de análisis en otro artículo, del que está llamado a ser uno de los líderes del baloncesto NBA en el futuro.

Así, Nike ha puesto encima de la mesa de sus representantes un acuerdo de cerca de 8 millones de euros por cinco años de relación, incentivos aparte, para tratar de convencer a los mismos de la oportunidad y conveniencia de incorporarse al catálogo de embajadores de la firma norteamericana. Por su parte, adidas ha ido un poco más allá y ha ofrecido un montante total de 10 millones de euros por el mismo periodo en el que ya vendría incluido un extra de 2 millones de euros y otro millón adicional si el jugador fuera reconocido como Novato del Año.

Sin embargo, lo que nunca esperaban ambas compañías es el paso al frente dado por los representantes del jugador, quién por cierto decidió no asistir al NBA Draft Combine para esperar pacientemente al sorteo del Draft. Y todo por que tanto sus representantes, encabezados por Rich Paul como el jugador consideran mejor opción la de ver cuál es definitivamente el resultado del Draft dado que son conscientes de que una elección por parte de una de las franquicias interesadas, Los Angeles Lakers, la franquicia más mediática de toda la NBA, elevaría su caché de manera directa e inmediata, aval que podrían presentar ante ambas compañías a la hora de negociar una mejora en las citadas ofertas, una decisión no exenta de riesgo puesto que recalar en una franquicia de menor calado (se habla de los 76ers) podría provocar el efecto contrario y que fueran las compañías las que se negaran a alcanzar dichas cantidades.


La Encuesta del día en Marketing Deportivo MD



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top