A Nike le entran las dudas con Neymar
  • En la marca norteamericana comienzan a dudar sobre si es el momento adecuado para dar el paso y convertir al futbolista brasileño en el nuevo embajador global de la compañía en sustitución de Cristiano Ronaldo tras los últimos escándalos que salpican al internacional del FC Barcelona




Noviembre de 2015. Marketing Deportivo MD publica una exclusiva a nivel mundial de la que se hacen eco gran parte de los medios de comunicación más importantes y prestigiosos del mundo: la firma norteamericana Nike tenía previsto dar el paso y en un año tan sumamente importante para la compañía estadounidense como es este 2016, con importantes eventos deportivos como los Juegos Olímpicos de Río, la Eurocopa de Francia o la Copa América Centenario, convertir al internacional brasileño del FC Barcelona, Neymar Jr, en su nuevo embajador global en sustitución de Cristiano Ronaldo, que poco a poco y de manera progresiva iría cediendo protagonismo al brasileño en las campañas de la compañía. Hoy, casi medio año después, en la firma comienzan a surgir las primeras dudas acerca de si la decisión tomada es la correcta.

Es hora de que Neymar releve a Cristiano



La llegada del año 2015 supuso, en la estrategia de Nike a nivel mundial dentro del apartado de embajadores de marca, un antes y un después. Sobretodo en su relación con el astro brasileño. Así, y a pesar de que el rendimiento de Neymar, deportivamente hablando, aún carecía de ese plus que le llevara a convertirse en foco mediático en el FC Barcelona capaz incluso de eclipsar al mismo Leo Messi (embajador de adidas), el ocaso de la marca Cristiano se iba haciendo cada vez más patente. Muy probablemente, en Nike se encontraban ahora no sólo con un problema sino con dos: ni Neymar daba el paso adelante que justificara su elección como máximo representante de Nike ni Cristiano lograba mantener por más tiempo su excelso rendimiento deportivo lo que, a la larga, repercutiría necesariamente de manera negativa en la estrategia de la firma para/con el jugador luso.

Ese ansiado paso adelante que esperaba todo el mundo que diera Neymar se llevó a cabo en uno de los momentos más delicados para la suerte del FC Barcelona en las competiciones a nivel deportivo: en Septiembre de 2015, se lesionaba su auténtica referencia sobre el terreno de juego, Leo Messi, una lesión que le tendría apartado del césped casi ocho semanas. Era el momento para comprobar la valía de Neymar que debía salir como máximo referente del club, misión para la que fue fichado. Y sin el argentino sobre el campo, Neymar no ha decepcionó.

El rendimiento mostrado por el internacional brasileño sobre el césped durante ese tiempo le aupó a convertirse en la gran referencia del equipo tanto a nivel deportivo como mediático hasta el punto de que muchos lo situaron, incluso, al menos al mismo nivel de importancia en el club que el propio argentino. Además se confirmaba lo que muchos consideraban sucedería: sólo cuando el protagonismo recayera necesariamente en Neymar, hecho que únicamente ha ocurrido cuando Messi no ha estado sobre el césped, el brasileño sería capaz de explotar los motivos por los que tanto Real Madrid como FC Barcelona se disputaron su contratación.

A Nike le entran las dudas con Neymar


Entonces, en Nike lo vieron claro: el ocaso deportivo de Cristiano unido a su más que probable salida del Real Madrid, probablemente el club de fútbol más mediático del mundo, le dieron a Nike más razones aún para confirmar su apuesta por Neymar como nuevo referente a nivel mundial. Su rendimiento deportivo (muchos lo ponen incluso como serio candidato al próximo Balón de Oro), su cada vez mayor tirón comercial entre los aficionados y las marcas y la celebración de los Juegos Olímpicos en Río en este 2016 hicieron que Nike tuviera cada vez más razones para considerar una máxima que por entonces parecía una realidad: era hora de que Neymar relevara a Cristiano.

Sin embargo, el transcurrir del tiempo y, sobretodo, el devenir de los acontecimientos, ha comenzado a albergar las primeras dudas dentro del seno de la directiva de la multinacional norteamericana acerca de si, realmente, es el momento adecuado para llevar a cabo ese proceso de transición.

Así, en los últimos meses, una turbia nube se ha posicionado sobre la imagen del brasileño que no está dejando en muy buen lugar al jugador ni a nivel deportivo ni, preocupantemente, fuera de los terrenos de juego, un aspecto que preocupa en Nike casi tanto como lo que ocurre dentro de él. La bajada en el rendimiento deportivo del jugador, un hecho más que plasmable desde hace semanas unido a una "alegre" vida fuera de los terrenos de juego, en su parcela más personal, con fiestas y celebraciones continuas, han llenado de preocupación e inquietud a los responsables de la compañía. Para acabar de cerrar el círculo, sus problemas con Hacienda no han ayudado en nada a la hora de mejorar esa imagen del jugador que se transmite al exterior.

En Nike esta caída en picado de la popularidad de Neymar, o mejor dicho, esta nueva imagen que el brasileño está comenzando a transmitir, preocupa y mucho. Los últimos escándalos que han afectado a la compañía vienen precisamente a través de importantes embajadores a nivel mundial de la firma, un hecho del que Nike pretende huir a toda costa y evitar nuevos daños a su imagen de marca. Un paso en falso en la estrategia a seguir con Neymar podría suponer un auténtico desastre de proporciones incalculables para la transmisión de la marca a nivel mundial, algo que en la firma pretenden evitar a toda costa lo que le ha llevado a plantearse una nueva realidad: ¿es el momento adecuado para que Neymar tome el relevo en Nike?


La Encuesta del día en Marketing Deportivo MD



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top