La FIBA deja sin Eurobasket 2017 a España y otras 13 selecciones más
  • La sanción puede volverse en contra de la propia FIBA que ya ve como importantes patrocinadores oficiales de la organización han puesto el grito en el cielo ante la ausencia del próximo Eurobasket de las mejores selecciones europeas




Un verdadero tiro en el pie. Así se considera la decisión adoptada por FIBA Europa y respaldada por FIBA de dejar fuera del próximo Eurobasket 2017 a España y otras 13 Selecciones más pertenecientes a otras tantas Federaciones Nacionales cuyos clubes habrían dado su apoyo al proyecto de competición de clubes de la Euroleague frente a la Champions League de baloncesto que quiere instaurar la FIBA.

La FIBA deja sin Eurobasket 2017 a España y otras 13 selecciones más



España, Bosnia y Herzegovina, Croacia, Eslovenia, Grecia, Israel, Italia, Lituania, Macedonia, Montenegro, Polonia, Rusia, Serbia y Turquía. 14 selecciones nacionales, la crème de la crème del baloncesto europeo (excluyendo a Francia, que no ha sido sancionada) han recibido la misma notificación por parte de FIBA Europa en la que se le comunica su exclusión del próximo Eurobasket 2017 como consecuencia del apoyo de los clubes de dichas Federaciones Nacionales a la competición de la Euroleague y el rechazo, por consiguiente, al proyecto de Champions League propuesto desde FIBA.

Sobre la mesa, y en teoría, una sanción fundamentada en la oposición radical de la FIBA al nuevo proyecto de la Euroleague de una NBA a la europea con una competición donde hasta 16 clubes se disputarían el mayor torneo a nivel de clubes de Europa cada año con independencia de sus resultados deportivos, garantizándose de manera permanente su participación, algo que, como decimos en teoría, es lo que da pie a la sanción de al FIBA. Sin embargo, detrás de esta decisión, hay mucho más.

El control del baloncesto europeo



Bajo la misma subyace un intento a la desesperada por parte de la FIBA de controlar la mejor competición a nivel de clubes del mundo tras la NBA y que tiene como sede Europa, una decisión que lleva fraguando desde hace meses y que tiene en la sanción a esas Selecciones el punto culminante de una serie de amenazas con la que el máximo organismo rector del baloncesto mundial ha tratado de ganarse el apoyo del baloncesto europeo a su proyecto de una Champions en este deporte en esa toma de control de la máxima competición continental.

La decisión es la culminación de un largo proceso iniciado ahora hace casi un año, en mayo de 2015, y en el que la Federación Internacional de Baloncesto comienza a interesarse, de manera abierta y sin esconderlo, por la gestión de la máxima competición del baloncesto europeo, plasmada en la Turkish Airlines Eurleague, controlada por los mejores clubes de Europa, en un intento de la organización de recuperar dicho control, y que supuso el punto de partida de las diferencias entre ambas entidades por dicho control.

Así, después de casi un año de disputas, la FIBA comienza a dejar caer una serie de amenazas, veladas todas ellas, contra aquellas Federaciones que permitieran que sus clubes, a través de sus respectivas asociaciones nacionales, dieran su apoyo al proyecto de la Euroleague frente al proyecto de la FIBA, algo que ha alcanzado su punto culminante con la decisión de dejar fuera del Eurobasket a esas Selecciones.

Sin embargo, FIBA Europa ha ido mucho más allá y ha pedido a la FIBA que lleve a cabo un nuevo sorteo de los grupos configurados para los próximos Juegos de Río con el objetivo de dejar fuera de dicho evento a esas mismas selecciones nacionales, algo sobre lo que la FIBA aún no se ha pronunciado ante la atenta mirada del Comité Olímpico Internacional.

Para muchos, sin embargo, es un verdadero tiro en el pie el que se ha dado la propia FIBA con dicha decisión. La sanción a esas 14 Federaciones Nacionales ha llevado la indignación a las mismas que reprochan al máximo organismo internacional que el acuerdo con la Euroleague procede directamente y ha sido alcanzado, por lo tanto, de manera unilateral por las Asociaciones de Clubes de esos países y no por las Federaciones correspondientes. La exclusión de dichas selecciones daría lugar a un veradero Eurobasket completamente descafeinado que podría tener su repercusión en los patrocinadores comerciales, que se plantearían mucho dar su apoyo a la FIBA para una competición sin interés alguno ante la ausencia de las grandes selecciones, algo que podría extenderse a los Juegos Olímpicos, en los que el COI ya comienza a tranquilizar a sus patrocinadores oficiales ante el temor de que una competición como el Baloncesto se quede sin sus mejores representantes en Rio.


La Encuesta del día en Marketing Deportivo MD



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top