Al Barcelona tampoco le gusta el Periscope de Piqué
  • En la entidad azulgrana trabajan para fijar una regulación mucho más exhaustiva y limitativa respecto al uso que de las redes sociales y las nuevas herramientas tecnológicas pueden hacer los integrantes de la plantilla del Barça al objeto de proteger posibles daños que con las mismas pudieran hacerse a la imagen del propio club




Gerard Piqué lo tiene claro: hace Periscope porque, en su opinión, la prensa, nacional e internacional, utiliza las imágenes como quiere y publica lo que le interesa, que no siempre tiene por qué coincidir con la realidad. Con esta postura, Piqué deja bien a las claras uno de los grandes valores y razones de ser de las redes sociales dentro del mundo del deporte: se han convertido en un medio canalizador de la opinón directa de las estrellas del mundo del deporte que han encontrado en ellas un canal por el que conectar directmente con el aficionado, lo que supone un verdadero plus añadido a las mismas. Sin embargo, desde el propio FC Barcelona no andan tan convencidos con la actitud de Piqué en el manejo de dichas herramientas.

Experto en redes sociales



Aparte de un excepcional futbolista, Gerard Piqué se ha destapado como un experimentado hombre de negocios que trata de abrir nuevas vías y oportunidades comerciales para cuando llegue el momento de colgar defintivamente las botas. Y puede que, precisamente por eso, por el marcado acento comercial que el jugador desprende en sus acciones, la entidad azulgrana habría puesto en marcha un proceso para tratar de limitar la actuación de Piqué, y del resto de la plantilla, por supuesto, con el uso de dichas redes.

Así, los departamentos de comunicación y jurídicos de la entidad azulgrana estudian ya la manera de limitar el uso de la última herramienta que ha popularizado el defensa catalán: el Periscope, una herramienta de Twitter que permite retransmitir vía streaming imágenes y sonido en tiempo real directamente sin ningún tipo de cortapisas.

Al Barcelona tampoco le gusta el Periscope de Piqué


A la entidad azulgrana le preocupa la vulneración del derecha la intimidad dentro de su propio sistema y, además, la violación de su política de comunicación puesta en marcha, una política, no obstante cada vez más restirciva y limitativa en la actuación de sus futbolistas con respecto al uso de dichas redes sociales.

Y aunque de manera oficial se trata de restar importancia a las acciones de uno de los jugadores con mayor peso específico dentro del vesturio culé, casi de manera paralela ya se trabaja desde ese departamento jurídico en la regulación del uso del Periscope en ábmtios privados. En la entidad no gustan nada las emisiones que tras los encuentros del Barça hace Gerard Piqué en directo y que arrasan entre sus seguidores en redes sociales, puesto que no se limitan a responder las preguntas de los usuarios sino que permiten vivir situaciones cotidianas a las que la prensa en general nunca tiene acceso, como el interior del avión en el que viaja el equipo o el propio vestuario azulgrana.

En un mundo completamente lleno de intermediarios y empresas dedicadas a la gestión de la imagen de los futbolistas, la llegada de una herramienta como Periscope (de las propias redes sociales en general) ha supuesto poner bocaabajo un status quo en el que se fiscaliza absolutamente todo en las declaraciones de los futbolistas para tratar de evitar una salida de tono del mismo que pueda a fectar a las reputaciones de las marcas del propio futbolista pero también del propio club, que es lo que quiere regular el FC Barcelona.


La Encuesta del día en Marketing Deportivo MD



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top