Nike se queda sin la "ceja" en Río
  • El anuncio del jugador de los Pelicans de renunciar a los Juegos de Río debido a sus problemas físicos echa por tierra la estrategia elaborada por la compañía norteamericana Nike para/con el jugador para la cita olímpica, un evento patrocinado por su gran rival adidas




Está llamado a ser una de las grandes estrellas del baloncesto NBA en los próximos años, tanto a nivel deportivo como a nivel comercial. Pero mientras llega ese momento, la firma norteamericana Nike ha visto como la estrategia articulada en torno a uno de los jugadores con más futuro dentro del baloncesto USA ha experimentado un sorprendente parón después de que su protagonista, Anthony Davis, anunciara su renuncia a los Juegos Olímpicos de Rio, un evento en el que Nike tiene puestas muchas esperanzas para la explotación comercial de su imagen.

Nike se queda sin la "ceja" en Río



Si hace apenas 48 horas se confirmaba que Anthony Davis no volvería a jugar en lo que resta de la actual temporada por sus recurrentes problemas físicos que arrastra desde hace tiempo en el hombro y la rodilla, hace apenas unas horas se ha podido conocer de boca del propio jugador de los Pelicans su renuncia a los Juegos Olímpicos de Rio después de confirmarse que estará fuera de las pistas al menos durante un periodo nunca inferior a los cuatro meses.

El anuncio ha caído como un verdadero jarro de agua fría para la firma nortaemericana Nike que pierde, de este modo, a uno de sus proyectos angulares dentro de la estrategia diseñada por la marca estadounidense de cara a ganar mediaticidad y repecusión en un evento, los Juegos Olímpicos, que recordémoslo una vez más, están patrocinados por su gran rival adidas.

El jugador mejor pagado de la historia del baloncesto



Davis renovó hace ahora apenas un año por los Pelicans con un contrato por cinco temporadas a razón de 29 millones de dólares anuales, o lo que es lo mismo, 145 millones de dólares por una nueva alianza que comenzaría en 2016 y que convertiría al jugador en el crack mejor pagado de la historia de la NBA, un puesto que hasta entonces ostentaba Kobe Bryant, que firmó en 2004 un acuerdo por siete temporadas con los Lakers a cambio de 136 millones de dólares.

A esta cifra hay que sumarle lo que le abona Nike por convertirlo en el año 2012, donde fue elegido en el número 1 del Draft, en uno de sus mayores valores dentro de la compañía de cara al futuro. Desde entonces, la firma ha ido labrando una más que interesante estrategia con el pivot para ir dotándolo, cada vez más, de una mayor presencia en las estrategias comerciales de Nike dentro de la NBA, una línea de actuación que ahora se ve interrumpida por este inesperado anuncio de Davis de no estar presente en los Juegos, un anuncio que en Nike ya comienzan a valorar en muchos millones de dólares en pérdidas.


La Encuesta del día en Marketing Deportivo MD



Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top