Las designaciones de Rio y Tokyo como sede olímpica, bajo sospecha
  • La Fiscalía Nacional Francesa ha abierto una investigación tendente a aportar algo de luz en los procesos de adjudicación de los Juegos Olímpicos de los últimos 15 años aunque reconoce que, a pesar de las sospechas, hasta el momento no se ha podido demostrar aún nada de manera fehaciente.

  • Las elecciones de Rio 2016 y Tokyo 2020, en las que habrían intervenido directamente los Diack, en el ojo del huracán.




Por si fueran pocos los escándalos de corrupción que han salpicado en los últimos meses a organismos y entidades como FIFA, UEFA, la CBF o la Federación Internacional de Atletismo, con casos de sobornos para elección de sedes de torneos o compras de patrocinadores para conseguir determinados favores, ahora viene a sumarse a todo este listado un organismo del que, hasta el momento, no existían, al menos públicamente y de manera oficial, indicio alguno de que esta plaga que asola al deporte en los últimos meses pudiera haber contaminado también al mismo: el Comité Olímpico Internacional, COI.

Las designaciones de Rio y Tokyo como sede, bajo sospecha



La sombra de la sospecha y de la incertidumbre ha vuelto a sobrevolar el mundo del deporte. Y en esta ocasión en un organismo del que, hasta el momento, ha logrado salvarse de cuantas acusaciones por fradue y posible corrupción  se han podido plantear sobre el mismo en el pasado. Sin embargo, Fiscalía Nacional Francesa ha visto indicios suficientes como para iniciar una investigación ante las sospechas que existen en la designación de Río y Tokyo como sede de los Juegos Olímpicos de este mismo año 2016 y del año 2020 respectivamente.

Ante esta información, a la que ha tenido acceso Marketing Deportivo MD, fuentes del Comité Olímpico Internacional se han defendido argumentando que, hasta el momento, no existe ninguna prueba que venga a demostrar la veracidad de tales sospechas, asegurando que desde el COI se pondrán a la entera disposición de la justicia frances para tratar de esclarecer, lo antes posible, una situación que puede comenzar a pasarle factura en su relación con sus principales patrocinadores.

Los Diack, en escena otra vez



La presente investigación está relacionada con la que desde noviembre hay abierta en torno al ex presidente de la Federación Internacional de Atletismo, la IAAF, Lamine Diack, de 82 años de edad y con más de 15 al frente de la misma, sospechoso de haber ocultado controles positivos antidoping a atletas rusos a cambio de dinero. Ahora, además se sospecha de Diack, miembro del COI durante 14 años (desde 1999 hasta 2013), y su hijo, Papa Masata Diack, podrían haber actuado como intermediarios entre algunos miembros del COI y ciudades candidatas durante dichos años a organizar los Juegos Olímpicos.

Llama poderosamente la atención que el ex presidente de la IAAF, que durante gran parte de la carrera por organizar los Juegos del año 2020, fue partidario de la candidatura turca de Estambul, cambiara sorpresivamente de parecer en la recta final para mostrar su apoyo a Tokyo, elegida finalmente como sede, coincidiendo justamente con la llegada de una importantísima firma japonesa al patrocinio de la Federación Internacional de Tenis. Su hijo habría llevado a cabo operaciones similares para que Rio obtuviera los Juegos de este mismo año.

La preocupación es máxima dentro de la entidad. El riesgo a que el temor a un nuevo escándalo dentro del mundo del deporte comience a lastrar la confianza que las grandes firmas comerciales han depositado hasta ahora en el Comité Olímpico Internacional tal y como ha sucedido con los escándalos existentes en entidades como la FIFA, que ha propiciado la estampida de patrocinadores oficiales, ha comenzado a ser visto como una realidad más que factible que puede llevarse por delante la imagen y marca de dicho Comité tal y como ha ocurrido con entidades afectadas por dichos escándalos.




Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top