Ben Simmons: Nike ya tiene a su nuevo LeBron
  • La marca pretende repetir con el que está llamado a ser el próximo gran dominador de la NBA tanto en el apartado deportivo como en el comercial, Ben Simmons, el alcanzado hace ahora más de diez años con LeBron James




Hace ahora más de una década, la multinacional norteamericana Nike da un importante paso hacia adelante en lo que muchos consideran un verdadero salto al vacío y con el que sentaría las bases de lo que hoy es su absoluto dominio dentro del mercado del baloncesto NBA: se hacía con un joven jugador que se había saltado la etapa universitaria para saltar al baloncesto profesional de la NBA a base de talonario, una inversión que, con el paso del tiempo. demuestra la enorme tasa de retorno que ha logrado la marca con un joven que respondía al nombre de LeBron James. Hoy, casi 13 años después, la marca repite estrategia con un joven jugador que está llamado a ser una de las grandes estrellas del baloncesto NBA en los próximos años.

Un crack en potencia



Año 2013. LeBron Raymone James es un joven y prometedor jugador de baloncesto que despunta en este deporte en el instituto hasta el punto que ya en aquel momento era considerado como una de las grandes promesas llamadas a triunfar en el baloncesto profesional de la NBA. Durante su etapa en el instituto, en Ohio, fue proclamado por tres veces "Mr. Basketball"  y por su cuenta y riesgo decide dar el salto directamente a la NBA sin pasar por los años de experiencia que le habrían dado el baloncesto universitario. Así, en ese año, 2003, LeBron Raymone James, que a partir de entonces sería (y es conocido) como LeBron James, es elegido en la primera posición del Draft de la NBA por los Cleveland Cavaliers. El resto de su historia deportiva, ya es conocida. LeBron James se convierte desde sus inicios en uno de los grandes del baloncesto NBA. En su primera temporada en la liga se llevó el título de Rookie del Año en la NBA y, desde entonces, el listado de títulos conseguidos no ha hecho más que aumentar, como ser elegido varias veces MVP de la NBA, tener dos anillos de la NBA y lograr la medalla de oro en los últimos Juegos Olímpicos de Londres con los Estados Unidos.

Sin embargo, en aquel año, en el 2003, todo este camino de títulos con el que ha sembrado su carrera el jugador franquicia de los Cavs no eran más que potenciales cualidades que podrían (o no) llegar a producirse. Y desde el punto de vista del marketing deportivo, adidas adoptó en aquel entonces una decisión que, de haber sido diferente, hubiera deparado una situación de mercado en la actualidad completamente distinta a la que tenemos hoy en día.

adidas no quiere a LeBron


La marca alemana adidas no era una desconocida para LeBron James. No en vano, la firma se encargaba de suministrar las equipaciones y material deportivo a la escuela secundaria en la que LeBron estudiaba por entonces. Y la cercanía y proximidad al jugador le colocaban, a priori, en una situación mucho más ventajosa que la que podía tener en aquel momento su gran rival Nike, una firma que por entonces no era ni la mitad de lo que es en la actualidad dentro de la NBA. El escenario en aquellos momentos era bastante simple: adidas vivía plácidamente con una de las grandes estrellas NBA del momento, Tracy McGrady, que actuaba como gran embajador de la marca dentro del baloncesto profesional norteamericano. Curiosamente, por aquel entonces, adidas perdía a otra joven estrella que ya despuntaba en el universo NBA: un tal Kobe Bryant, que abandonaba la marca alemana a la espera de firmar un acuerdo mucho mejor en lo económico con alguna otra marca interesada.

La situación en Nike, por su parte, distaba mucho de ser la que tiene actualmente. Su máxima representación dentro de la NBA era Vicent Carter y en la firma norteamericana suspiraban por dar un golpe en la mesa que rompiera con el status quo existente y que daba cierta ventaja a adidas frente a Nike. Los directivos de Nike se encontraban más que interesados en cerrar un acuerdo con una estrella del baloncesto USA que permitiera ascender escalones en su particular carrera con adidas. En un primer lugar todos los ojos se fijaron en la estrella en ciernes que era Kobe Bryant y que acababa de romper su contrato con adidas. Sin embargo, contra todo pronóstico, la firma norteamericana llevó a cabo un giro en su estrategia que muchos en su momento catalogaron como mínimo de arriesgada. Los visionarios gestores que entonces tenía la marca decidieron apostar muy firmemente por un chico de Ohio que tenía potencial para ser una gran estrella dentro del mundo de la canasta: LeBron James con un contrato de siete años de duración a cambio de 90 millones de dólares. El tiempo ha acabado dando la razón a aquellos dirigentes de la firma.

Ben Simmons: Nike ya tiene a su nuevo LeBron


Ahora, 13 años después, Nike pretende repetir estrategia con el que está llamado a ser el próximo número 1 del draft: Ben Simmons, alero de Louisiana State y llamado a ser el rey de la NBA en la próxima década y al que muchos consideran heredero natural de LeBron James. Al menos, en el apartado extradeportivo, ya ha superado a su predecesor, LeBron James, como rookie más rico de la NBA.

Así, Nike habría puesto encima de la mesa del jugador un contrato de 100 millones de dólares para tratar de hacerse con una de las grandes promesas del baloncesto USA en los próximos años y repetir, con ello, el éxito alcanzado con LeBron desde hace más de una década. Sin embargo, no lo tendrá fácil. A pesar de su despampanante oferta, tiene como opositoras a importantes rivales, como son adidas o Under Armour. La primera, pretende repetir el éxito alcanzado con Andrew Wiggins haciéndose con uno de los principales rookies de la NBA mientras que Under Armour suspira por darle un compañero a Stephen Curry en su estrategia dentro de la NBA, por lo que la cifra se podía disparar finalmente por encima de esos 100 millones de dólares.




Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top