Ambush Marketing: prohibido felicitar a los atletas en Río
  • La proximidad de los Juegos Olímpicos de Río está haciendo que sean ya muchos los organismos oficiales implicados en el evento que comiencen a lanzar normas tendentes a la protección de sus sponsors oficiales o de los del COI y, en todo caso, a evitar la aparición de casos de ambush marketing durante la celebración de los Juegos




Quedan apenas algo más de seis meses para que dé comienzo uno de los acontecimientos deportivos del año 2016: la celebración de una nueva edición de los Juegos Olímpicos, que se disputarán por primera vez en Río de Janeiro y que supondrán, durante 29 días, la mayor congregación de estrellas del mundo del deporte en torno a un evento que llamará la atención de millones de espectadores en todo el mundo. Ello supone un atractivo comercial para las firmas y marcas de incalculable valor, compañías que no dudan en asociarse con el Comité Olímpico Internacional (COI), los respectivos Comités Olímpicos Nacionales o con el Comité Organizador de turno para desembolsar ingentes sumas de dinero que le logren otorgar el rol de Sponsor Oficial. Sin embargo, nuevamente, como cada cuatro años, la figura del ambush marketing y de los Non Sponsors vuelve a sobrevolar los Juegos, algo que trata de evitar a toda costa el COI y las distintas representaciones nacionales.

Ambush Marketing: prohibido felicitar a los atletas en Río



La primera en dar un paso al frente en este sentido ha sido la Asociación Olímpica Británica, la BOA, que ha anunciado la imposición, obligatoria, a todos lo miembros y deportistas que conformen el Equipo Olímpico Británico, de una serie de normas tendentes a la protección de los patrocinadores oficiales de dicho Comité así como el respeto a los patrocinadores globales del Comité Olímpico Internacional para la cita brasileña.

De este modo, la BOA prohíbe expresamente, entre otras medidas, la felicitación por cualquier medio que los patrocinadores personales de los diferentes integrantes del equipo olímpico británico pudieran realizar a sus embajadores de marca en los Juegos Olímpicos como consecuencia de los éxitos conseguidos por éstos en los mismos. Así, cita textualmente la imposibilidad de utilizar campañas y estrategias para dichas felicitaciones, haciendo especial hincapié en la prohibición de las mismas usando para ello cualquiera de las plataformas conocidas en las redes sociales. De igual modo, se exige a los deportistas que no colaboren en ningún tipo de campaña orientada a eclipsar, de manera directa o indirectamente, a la multinacional alemana adidas, sponsor técnico del Equipo Olímpico Británico, cuyo logo deberá estar siempre bien visible en la indumentaria del deportista.

La BOA matiza



La decisión ya ha causado los primeros conflictos entre esos deportistas que, salvo sorpresas, estarán en Río 2016 representando al Reino Unido, y la BOA y, por extensión, el COI. Hasta tal punto es así, que después de filtrarse dicho documento impositivo de las normas a observar por estos atletas, la propia BOA ha tenido que salir a escena para matizar la información publicada al respecto, aunque en ningún momento ha negado su existencia.

Lo que sí ha admitido es que la marca que patrocine a cualquier miembro del Equipo Olímpico Británico y no tenga consideración de sponsor oficial o bien del COI o bien de la propia BOA, deberá comunicar al organismo las estrategias que pondrá en marcha durante los Juegos con su patrocinado para contar con el visto bueno de dicha Asociación antes de poder lanzar la misma, algo que se antoja de difícil, por no decir, imposible cumplimiento por parte de dichas firmas.




Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top