adidas teme un traspaso de Griffin III
  • En la firma alemana comienza a preocupar seriamente la incidencia que una posible salida del quaterback de su actual franquicia, los Redskins, pueda tener en la imagen de marca del jugador y, por extensión, en la de la propia adidas




La multinacional alemana adidas se halla realmente preocupada por la especial situación que vive uno de sus principales embajadores dentro del mundo del football en los Estados Unidos: Robert Griffin III, llegado a la marca hace ahora ya más de tres años a golpe de talonario y sobre el que ahora se ciernen serias dudas acerca de su continuidad en los Redskins de Washington, lo que podría depreciar considerablemente su valor como marca a nivel comercial.

En la puerta de salida



Las continuas lesiones y la falta de continuidad han lastrado enormemente la carrera del que todo el mundo consideraba uno de los grandes candidatos a tener voz propia dentro de la NFL en el corto y medio plazo: el quaterback de los Redskins, Robert Griffin III, uno de los principales apoyos de la marca alemana adidas para la puesta en marcha de su estrategia comercial dentro del football en los Estados Unidos.

Todo ello ha repercutido enormemente para que, desde hace meses, sea uno de los principales nombres sobres los que se cierne la sombra de ser cortado por parte de su actual equipo, que ya no lo tiene ni entre los principales jugadores para ser titular esta temporada. No son pocos los informes que defienden que Griffin está en la parrilla de salida de los Redskins aunque el propio entrenador del equipo ha confirmado que cuenta con él para el inicio de esta nueva temporada aunque nadie pone la mano en el fuego porque ello sea realmente así.

adidas teme un traspaso de Griffin III



Hasta tal punto es así que varias franquicias rivales ya han preguntado de manera oficial por la situación del jugador, algo que preocupa y muy seriamente en adidas, una marca que logró arrebatar a Nike a uno de sus grandes objetivos allá por el año 2012 a base de dólares y que ha convertido al quaterback en uno de sus principales aliados dentro de la NFL para poner en marcha su estrategia. La sombra de un posible traspaso es vista en la compañía como una mala imagen y una depreciación de su marca, la de Griffin, en el mercado norteamericano.

Pero, ¿debe adidas estar realmente preocupada? Sí y no. Sí, porque evidentemente, su salida del equipo y de la manera en que lo hará, con el interés de su franquicia por venderlo, no es una buena imagen para la imagen de marca del jugador, con todo lo que ello puede suponer para adidas y su propia marca. No, porque a nivel económico, la influencia de la venta del calzado de football en los Estados Unidos es prácticamente mínima. No tiene nada que ver con otros deportes como puede ser el del baloncesto. Su principal preocupación e incidencia radica, precisamente, en esa utilización como estandarte para poner en práctica las estrategias comerciales y de marketing de la compañía dentro de la NFL, recordémoslo, una competición y una organización patrocinada por su gran rival Nike, que llegó a la misma tras conseguir imponerse a Reebok en la puja por sus derechos, filial de adidas.

Sea como fuere, en la multinacional alemana ya trabajan activamente para que, en caso de un hipotético traspaso, éste pueda ser vendido como un éxito que repercuta de manera positiva en su imagen y no como un fracaso.




Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top