La marca Liverpool se hunde por la crisis de las entradas
  • Los aficionados del Liverpool comenzaron una protesta el pasado sábado contra los precios de las entradas que han aprobado para la temporada que viene los dueños norteamericanos del club británico.

  • El abandono de más de 10.000 hinchas de las gradas de Anfield en pleno partido ha provocado una importante crisis de reputación en la marca Liverpool y ha llevado la intranquilidad a la Premier ante el temor de que la misma se extienda y acabe afectando a la suya.



Los aficionados de la Premier han dicho ¡Basta!. Y lo han dicho tan alto que han sido capaces de que una de las organizaciones deportivas más importantes del mundo, la Premier League, haya tenido que fijar una reunión de urgencia para tratar de evitar la expansión de una crisis de reputación a nivel global que pueda acabar afectando no sólo a los clubes integrantes de la competición sino a la propia imagen de la misma, en el Reino Unido y a nivel internacional, donde la liga británica cuenta con millones de aficionados repartidos por todo el planeta.

"Hola, ¿Queréis que sigamos siendo vuestros clientes?"



Nunca antes un movimiento tan "relativamente" pequeño ha metido tanto miedo en el cuerpo a la todopoderosa Premier League. Todo sucedió hace apenas unos días. Durante el encuentro celebrado en Anfield que disputó el conjunto local, el Liverpool de Jürgen Klopp contra el Sunderland. El mismo transcurría con una plácida victoria (que al final fue momentánea) de los de Klopp por dos goles a cero ante su rival, cuando se desencadenó todo.

Desde las gradas de Anfiled, un grupo de unos 10.000 aficionados comenzaron a recriminar a Fenway Sports Group, el dueño norteamericano propietario del Liverpool, su decisión, incomprensible para muchos, de subir el precio de las entradas para la temporada que viene, un precio que superará los 100 euros. Las pancartas comenzaron a hacerse visible por todo el estadio contra esta decisión y desde las redes sociales se completó dicha acción con un mensaje en el que eran bastante claros: "¿Queréis que sigamos siendo vuestros clientes? Pues decidle a Fenway Sports Goup que sus precios están echando a los hinchas". El tweet, lanzado por una de las peñas del Liverpool, fue la señal que estaban esperando 10.000 aficionados para comenzar a abonar, a mitad de partido, las gradas del estadio de Anfield, dando una visión tan espectacular como preocupante.

Los derechos de televisión



Corría el minuto 77 y la acción fue un completo éxito: esos 10.000 hinchas se convirtieron desde entonces en una punta de lanza que tiene más que preocupados no sólo a los dirigentes del Liverpool sino, de igual manera o incluso más, a los rectores de la Premier.

En realidad, los aficionados protestan por una realidad más que aplastante: a pesar del acuerdo alcanzado por la explotación de los derechos televisivos de la Premier League para el nuevo ciclo 2016/2019, y que reportará 6.900 millones de euros sólo a nivel nacional a los que habría que sumar otros 3.800 millones de euros por su venta a nivel internacional, esto es, más de 10.000 millones de euros, dicha gestión no tendrá una repercusión directa sobre el aficionado, que no sólo verá como sus precios no bajan sino que, además, como es la intención de los dueños del Liverpool, suben.

El gesto, simbólico, alcanzó tal repercusión que la Federación que agrupa a las peñas de aficionados de la Premier rápidamente formalizó una reunión para establecer acciones similares a partir de la próxima jornada en todos los estadios, algo que ha comenzado a alarmar sobremanera a los rectores de la Premier.

La marca Liverpool se hunde por la crisis de las entradas



La crítica ha supuesto, de manera inmediata, una verdadera crisis de reputación en torno a la marca Liverpool cuyos dirigentes se ven incapaces de dar una respuesta airosa a, por un lado su decisión, ya aprobada, de incrementar el precio de las entradas hasta más de esos 100 euros, y por otro lado, a contentar al aficionado con medidas que traten de maquillar dicha decisión y eviten daños mayores a la marca Liverpool.

En la Premier preocupa el gesto. Y mucho. El organismo no se puede permitir una crisis de reputación tal y como la presentada en el Liverpool, sobretodo si tenemos en cuenta que los ingresos por día de partido en los clubes británicos son uno de los más altos de toda Europa, algo que se explica por tener una de las cifras más altas de asistencia al estadio durante toda la temporada, alrededor del 95% por partido, en comparación con el resto del continente.

La crisis a la que ahora se enfrenta el Liverpool y, por extensión, la Premier, ya fue prevista hace apenas un año por el actual técnico del Valencia, Gary Neville, que ya afirmaba entonces sus dudas respecto a que el gigantesco acuerdo alcanzado por la Premier por sus derechos fuera a repercutir de forma positiva en el aficionado. Por cierto, la huída de los aficionados de Anfield provocó tal desconcierto en el Liverpool que en apenas 15 minutos el Sunderland fue capaz de remontar y acabar el encuentro con un sorprendente resultado de empate a dos goles.


La Encuesta del día en Marketing Deportivo MD




Si te ha gustado el artículo síguenos en Twitter @marketingdeport

Participa y comenta esta noticia

 
Top